Avisar de contenido inadecuado

El yugo de la religiosidad

{
}

"Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud". Gálatas 5:1 (Dios Habla Hoy).

 

Cristo le dijo a Nicodemo "es necesario nacer de nuevo" y agrego "el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Cristo le estaba hablando de una vida espiritual en la cual es necesario entrar. El cristiano nacido de nuevo entra a vivir a esta dimensión espiritual que poco a poco comienza a vivir y va a ser cada vez más consciente de esta vida espiritual. El hombre natural en cambio no percibe las cosas espirituales. Ahora bien, la palabra de Dios está escrita en un lenguaje espiritual y así debe ser interpretada, es decir muchas cosas no tienen sentido en lo natural o carnal.

Ahora bien, los cristianos vivimos en un dilema, por haber nacido en lo espiritual ahora entendemos un poco sobre lo natural y otro poco sobre lo espiritual. Es decir nos falta un crecimiento en lo espiritual y estar conscientes de lo que sucede conforme avanzamos.

Proceso de liberación:

Aunque Pablo escribe a los gálatas sobre el problema de personas judaizantes religiosas que se metían a las iglesias para obligar y enseñar a cumplir con la ley, esto se aplica perfectamente en la actualidad. ¿Porque?. De manera natural somos religiosos cargados de hábitos del cuerpo y de la mente. Así como también tenemos hábitos de pensamientos, también tenemos hábitos de imitar a la sociedad y lo que nos rodea.  

Muchos de nuestros conocimientos de Dios han venido por el pensamiento y religiosidad del mundo que nos rodea. Dios nos comprende muy bien y nos tiene paciencia, pero no nos quiere dejar así como somos. Nos llevará por un proceso de aprendizaje y nos enseñara a caminar en verdadera libertad.   

 

"Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?" Romanos 7:22-24

 

La tendencia del cuerpo carnal y de la mente es a someternos. Pablo lo llama aquí la ley del pecado y de la muerte, esta ley nos llevara cautivos y creara conflictos entre lo espiritual y lo carnal. Una nos mata y otra nos da vida. Estas dos leyes batallan en nuestros miembros. !Están activas! !Muy activas!

 

El libro de Gálatas fue escrito por el peligro de la religiosidad, esta religiosidad se mete a las iglesias y si no se detecta, se posicionará para esclavizar a os hijos de Dios. Esta religiosidad se aprovecha de nuestra debilidad carnal, de nuestra tendencias religiosas y nos lleva cautivos a una religiosidad peligrosa y engañosa.

"y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud". Gálatas 5:1 (Dios Habla Hoy).

 

Esta religiosidad llega a ser un yugo. Un yugo invisible que nos ata a la religiosidad. Como hijos de Dios debemos enfrentar esta realidad, a través de lo espiritual.

 

Vivir en el Espíritu es vivir creyendo la palabra de Dios. Pero hay un peligro en lo natural de caer en el yugo de la religiosidad o falsa espiritualidad. El pueblo de Israel vivió 400 años en esclavitud y fue liberado por Dios. Pero parte del proceso de liberación consistió en vivir otros 40 años mas vagando en el desierto. Los cristianos nacemos en Cristo y somos liberados en lo espiritual, pero corremos el riesgo de ser esclavizados por la religiosidad. Aunque hay muchos tipos de esclavitud en las que podemos caer, en esta ocasión nos estamos enfocando en la religiosidad.

 

Manténgase en libertad:

Cristo ya nos concedió la libertad y nos invita a permanecer libres. Libres por convicción y no por emoción. Muchos hemos aprendido a entrar a la presencia de Dios y sentir la libertad de estar en el Espíritu. Pero se va la emoción y dejamos de creer que Dios está con nosotros y que seguimos siendo libres. La libertad no depende de sentimientos y emociones, sino depende de hechos reales por medio de la obra de Jesucristo.

"Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud". Gálatas 5:1 (Dios Habla Hoy).

Así que independientemente de la situación emocional, la palabra de Dios permanece siendo efectiva, y la realidad es que Cristo nos hizo libres.  Es nuestra responsabilidad mantenernos creyendo, permaneciendo fieles a estas palabras. Cuando obedecemos a una falsas doctrinas, a una apariencia de espiritualidad, caemos en falsa espiritualidad. Esto nos puede llevar a un yugo de esclavitud.

 

"Ustedes, los que quieren ser reconocidos como justos por cumplir la ley, se han apartado de Cristo; han rechazado la generosidad de Dios". Gálatas 5:4 (DHH)

 

La falsa espiritualidad o religiosidad te llena de orgullo y te miente de tal manera que te hace creer que eres digno de participar de las bondades de Dios. Esta actitud te puede mantener esclavizado de por vida. Esclavizado de la vida religiosa.  En Gálatas 5:4 vemos que el peligro de caer en esta religiosidad te aparta de la gracia de Dios, es decir de sus bondades. Cuando Cristo vino encontró en las sinagogas pura gente religiosa que lo llevaron a la muerte, aunque era el plan de Dios y se cumplió fielmente, podemos ver que la religiosidad los tenia esclavizados. Era un yugo invisible para ellos pero no para Jesús.

 

"!!Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio. !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad." Mateo 23:26-28

 

La religiosidad a demás de esclavitud, produce ceguera. Los fariseos habían caído en esa religiosidad e ceguera espiritual. Ellos nunca pensaron que estaban al frente del hijo de Dios, aquel que conoce los corazones. Nosotros como hijos de Dios debemos ser cuidadosos en no caer en la religiosidad.

 

Cristo ya murió para poder hacernos libres, libres de cargas, libres de apariencias religiosas, libres de falsa espiritualidad, libre de la opresión del enemigo. Debemos mantenernos creyendo en ese Cristo que vino a liberarnos de esa ceguera espiritual. Seamos libres de todo yugo que nos esclaviza, dejemos que el Espíritu de Dios nos guie a esa libertad en la palabra de Dios.

Echa mano de esa libertad dando gracias  Dios por Jesús Señor nuestro el cual derramo su sangre y pago el precio de nuestra libertad. Alaba y Bendice el nombre de Jesús.

{
}
{
}

Comentarios El yugo de la religiosidad

para han sido de bendicion estos temas, se que Dios esta obrando en mi vida, estoy buscando un tema sobre el velo que usan las mujeres en algunas iglesias que piensas de eso.
felix rivera felix rivera 23/12/2013 a las 17:18

Deja tu comentario El yugo de la religiosidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.