Avisar de contenido inadecuado

¿Vives en un mundo de confusión?

{
}

En una ocasión Simón Pedro el discípulo de Jesus confesó: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Juan 6:68-69.

Vivimos en un mundo lleno de confusión, lleno de muchas opciones de vivir la vida, aun se han aceptado maneras de vivir que en otro tiempo eran inaceptables. Lo que antes era vergonzoso ahora es causa de orgullo para muchos. El mundo está cambiando buscando manearas de ser feliz, de ser libre y sentirse realizado. El hombre sigue buscando y buscando más de estas maneras para saciar su alma. Buscamos la felicidad y la realización en fuentes que nos hagan sentir completos, exitosos y libres de vivir la vida a nuestra manera. Esta búsqueda no tiene fin, a menos que busquemos en los lugares correctos.

Ayer nada menos me toco platicar con un joven que decía: “estoy confundido, mis sentimientos están confundidos, tengo luchas y no sé como vencerlas, no sé que decidir; mis sentimientos me engañan”. Esta confusión impera a tal grado en nuestra sociedad que nos dejamos llevar y nos convence la manera incorrecta de pensar y ver las cosas, nos hemos extraviado. Ayer mismo vi las noticias que una televisora rechazó un anuncio gay para el superbowl, los que proponían el comercial alegaban discriminación. Que tan fácil nos podemos confundir, porque los limites se van moviendo (lo que antes era malo ahora ya no es tan malo… así sucesivamente hasta que la gente lo llega a aceptar) y ahora aceptamos lo que antes era mal visto. No estamos lejos de que esos anuncios con gays besándose salgan por todas las cadenas de tv. (algunos ya las transmiten).

Eso hace que la gente se confunda más cada día, porque no vamos a la fuente de la sabiduría y tampoco rendimos nuestras emociones y sentimientos a Jesus. Esta confesión de Pedro se dio en medio de una confusión muy grande de los que seguían o comenzaban a seguir a Jesus. Jesus les hablaba palabras espirituales y difíciles de entender, mucho más difíciles de aceptar.

En una ocasión Jesus les dijo a las multitudes señalándose así mismo: “Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Juan 6:50-51

Entonces dice la Biblia que se creó una confusión muy grande promovida principalmente por los religiosos que creían tener la verdad:

“Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí. Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.

Puedo ver aquí a los religiosos confundidos porque no interpretaban las palabras de Jesus de manera espiritual. Jesus sabia eso y más les daba una descripción detalla de porque y como comer su carne y beber su sangre. Jesus sabía que el primer paso para entender las cosas espirituales es aceptar las palabras de Jesus (Porque son Verdad). Su corazón estaba completamente cerrado a Jesus y por lo tanto no podían interpretar sus palabras de manera espiritual. Que tremendo es cuando alguien está cerrado completamente a entender lo espiritual. Cuando tú abres tu mente y das la oportunidad de entender, las cosas se aclaran y puedes ver más allá de lo que antes veías.

Dice la Biblia que a partir de ese momento muchos seguidores de Jesus se apartaron porque decían: “dura es esta palabra ¿quien la puede oír?” (Es muy difícil de entender) v60, y Jesus le pregunto a los doce que también entraban en confusión “¿esto les ofende a ustedes también? v61.

Así es la vida espiritual, mucha gente no entiende el mundo espiritual, porque está cerrado a él. Ha decidido en su corazón que es difícil, que es dura y difícil la vida espiritual, que es algo insólito, difícil de creer y entender. Han cerrado su mente y su corazón a entender. !!Es ridículo, es aberrante, es repulsivo (¡comer su carne y beber su sangre!), es totalmente ridículo e inaceptable!!. Así piensan.

Mas sin embargo nos estamos acostumbrando ver en la tv lo que anuncian de manera normal y hasta lo aceptamos y nos reímos. No nos damos cuenta que esto abre camino a que esta manera de pensar entre a nuestras casas y nuestros hijos crean que eso es normal. Pero no podemos aceptar el sacrificio de Cristo en la cruz porque es alocado. Se nos hace muy difícil. ¡Estamos cerrados a la verdad!.

 

Decide creer, decide confesar que Jesucristo realmente murió y dio su cuerpo en sacrificio, dio su vida entera para que podamos tener vida eterna. Jesus el hijo de Dios, se hizo como uno de nosotros y habito entre nosotros y no le reconocimos, porque hemos cerrado nuestra mente.

Si tú vives en una situación llena de confusión, llena sentimientos, emociones y pensamientos encontrados, realmente no has conocido a Dios y Jesus su hijo en toda su plenitud.

Ábrele todo tu corazón y tu mente y decide creer y veras que es muy fácil entender cuando Jesus dice: “este es mi cuerpo, comed, esta es mi sangre, bebed”. Jesus no se avergonzó de hacer el ridículo e ir a la cruz y morir por ti y por mí. ¿Estás dispuesto a seguirle y amarlo por lo que El hizo por ti? ¿Estás dispuesto a parecer el ridículo por amar a Jesus y seguirle? Cristo no fue con pena o con vergüenza a la cruz. El fue con gusto sabiendo que valía la pena morir por ti y por mi. El sabía que tu y yo un día íbamos a estar adorándole, íbamos a estar agradecidos y juntos con El. Vive libre de confusión y de mentira.

¡Vive siguiendo a Jesus!

 

¡Dios te bendiga!

Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Vives en un mundo de confusión?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.