Avisar de contenido inadecuado

La verdadera Adoración

{
}

La verdadera adoración es una entrega total, Jesus le dijo a la Samaritana, la hora viene y ahora es cuando los verdaderos adoradores, adoraran en espíritu y en verdad.

 

Alguien dijo en alguna ocasión “Jesus es mi religión”, ¡y que razón tenía!, pero muchos nos equivocamos con respecto de Dios, y creemos que vivir una vida de ir a la iglesia los domingos y pertenecer a un grupo religioso basta para lograr ir al cielo. Jesus lo quiere todo, no nada más tus domingos de misa o culto, no nada más tus cantos y tus diezmos, no nada más tus limosnas y tus caridades, ¡El lo quiere todo!.

“Jesus lo quiere todo, el quiere ser tu religión”

Cuando Jesus murió en la cruz, el lo dio todo, el vivió sus 33 años en la tierra con un propósito, “llegar a la cruz”. Es increíble como el objetivo de Jesus fue morir en la cruz, él sabía que era la única manera de lograr su propósito. La cruz fue cruel y despiadada con él a tal grado de desgarrarlo vivo. Jesus orando en Getsemaní que significa “prensa de aceite”, ahí le rogaba al Padre; Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú”.    

¡Qué manera de someterse a Dios!, Jesus vivía para complacer a Dios su Padre y vivía con ese temor de no desviarse de la voluntad del Padre, esa es la verdadera adoración. Cuán lejos estamos de esa perfección muchos de nosotros, por eso Jesus les dijo a sus discípulos; Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”.  Cuán fácil es desviarse de la voluntad de Dios y que difícil hacer su voluntad cuando estamos en la carne.

Jesus instruía a sus discípulos, velad y orad para que no se desvíen de hacer la voluntad de Dios mi Padre. Se lee fácil, pero Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa” es algo muy profundo. Jesus a punto de cumplir su propósito, a unas cuantas horas de morir en la cruz, oraba hasta sangrar dicen los relatos.  Lucas, Juan y Mateo dicen que oraba muchas veces esta oración. Lucas da más detalles y dice que oraba intensamente porque estaba angustiado hasta la muerte a tal grado que sudaba gotas de sangre. Jesus a punto de cumplir su objetivo tuvo su lucha más grande y tal vez la mas importante y no fue con Satanás precisamente, ¡fue con su carne!. ¡Si!, Jesus lucho con su carne, ¡si!, fue una lucha sangrienta, ahí fue donde Jesus derramo su sangre por primera vez por ti y por mi, ahí en Getsemaní fue también la prensa de Sangre para Jesus.

Es increíble como Jesus se levanto después de esta oración tan ferviente que le costó su sangre porque Getsemaní hizo honor a su nombre,  aun necesitó ser fortalecido por un ángel. Pero Jesus se levanto con convicción después de esta oración y listo para ser entregado y ser llevado a la cruz. Jesus se levanto en el espíritu, la carne estaba dominada completamente. Jesus iba decidido a morir por ti y por mí en la cruz. Esa lucha estaba resuelta, ¡De ahí en adelante Jesus nunca titubeo!. ¡Gloria a Dios el venció a la carne!.

Cuán lejos estamos de la perfecta adoración en espíritu y en verdad, Jesus logro su propósito debido a su vida de constante adoración, el vivió para hacer la voluntad de Dios. Adorar significa sacrificio, Pablo lo describe como un sacrificio vivo que es presentar nuestros cuerpos y nuestros miembros en adoración racional. Sabiendo lo que eso significa.

Jesus nos daba una gran lección; ”el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”.

Para ser un adorador tienes que entrar en la dimensión espiritual, ahí está la disposición de hacer la voluntad de Dios, no en la carne. En la carne hacemos cosas que parecen espirituales, en la carne nos equivocamos, en la carne sufrimos para hacer la voluntad de Dios porque algunas veces hay que hacer cosas desagradables (para la carne claro está!).   

 Para ser un adorador en espíritu y en verdad necesitamos vencer todo el tiempo la carne y entrar a esa dimensión espiritual de disposición; disposición de hacer la voluntad de Dios, solo así lograremos el propósito de nuestra vida, solo así llegaremos a cumplir la voluntad de Dios agradable y perfecta. Dios no trabaja al nivel de la carne, trabaja al nivel del espíritu.

Jesus inmediatamente después de expirar al morir en la cruz, hizo el acto más sublime que jamás se haya hecho y el más importante de todos, entro en el cielo con un sacrificio de sangre (figura del templo terrenal – ver Hebreos) y de su propio cuerpo. Fue al cielo y ofreció su sangre ante Dios en sacrificio vivo por toda la humanidad, así como lo describe Hebreos:

He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero (antiguo pacto), para establecer esto último (nuevo pacto). En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.

Jesus estaba cumpliendo su propósito en esos instantes, fue tan sublime y tan perfecto que la tierra tembló y el velo del templo se rasgo de arriba hacia abajo, ahí en el lugar santísimo.  Lo que nos separaba de Dios ahora ya no era un impedimento. Ahora tenemos libre acceso a esta adoración en forma viva, en espíritu y en verdad. Podemos entrar a la misma presencia de Dios sin morir ya que su sangre nos cubre y ya perfeccionados por la sangre de Cristo. ¡Se ha roto la barrera que nos separaba de Dios! La sangre del Cordero de Dios nos hizo perfectos, santos y aptos para disfrutar de la presencia de Dios.

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazonesde mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura”.

Ahora tú y yo podemos ser adoradores en espíritu y en verdad, ¿quieres ser un adorador de Dios? ¿Estás dispuesto a hacer su voluntad?. Te voy a decir que vienen luchas más grandes a tu vida, estas luchas son con tu carne, no son con Satanás. Satanás te hace creer que la lucha más feroz es con él, y te hace ver como una víctima. Pero la realidad es que el no te puede tocar si Dios no le da permiso y tu le abres una puerta para que el te ataque. Pero la carne la llevas contigo todo el tiempo, y no se sujeta fácilmente, es una lucha feroz, tanto domina que a veces no sabemos que domina porque siempre ha dominado. Pero cuando haces tuya esta dimensión espiritual de creer lo que Jesus hizo, entonces;   creyendo que Jesus es tu gran sacerdote sobre la casa de Dios, te acercas con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificado tu corazónde mala conciencia, y lavado tu cuerpo con agua pura. Entras a la presencia de Dios y adoras y El te habla y El te toca y te El llena del conocimiento de su voluntad. Sales fortalecido de su presencia y puedes vencer el pecado y la carne.

 ¿Quieres ser un adorador de Dios en espíritu y en verdad? ¿Estás dispuesto a hacer su voluntad? Es en esa entrega total y esa adoración constante en espíritu y en verdad que Jesus nos enseñó. Ahí es donde Dios te va revelar su voluntad y te llevará a cumplir tu propósito. Es una entrega total la que Dios busca, no quiere migajas. Jesus lo dio todo por ti y por mi, fue en Getsemaní donde Jesus derramo su Sangre por primera vez para que ahora tu venzas el pecado, ahí Jesus recupero tu fuerza de voluntad.  Por eso Jesus te dice hoy:

“Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.”

 ¡Adórame en espíritu y en verdad!.

 

Escríbeme si te gusto y/o te quedaron dudas.

abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios La verdadera Adoración

esa explicacion me dejo tan enamorada de el, soy adoradora de cristo, lo amo. que el señor siga bendiciendo
esa mente maestra, bendiciones de lo alto!!!!!!!!!!!!!!!!!!777777
yulisa yulisa 11/11/2011 a las 04:25
quiero decirle hermano que estas enseñanzas han sido de gran bendicion en mi vida que el Señor te siga dando mas y puedas expresar lo que ha salido del corazon de DIOS ES DE GRAN BENDICION
Argentina salazar Argentina salazar 07/02/2013 a las 00:19

Deja tu comentario La verdadera Adoración

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.