Avisar de contenido inadecuado

El velo que te impide ver a Cristo como es.

{
}

 

 

“Si la Buena Noticia que predicamos está escondida detrás de un velo, solo está oculta de la gente que se pierde”. 2 Corintios 4:3

 

        Hay un velo que está cubriendo la mente de las personas que no pueden entender el evangelio, o más bien dicho no quieren. Hay una distorsión del Evangelio o Buena Noticia, una cosa es ver algo borroso, pero otra cosa muy diferente es ver claramente. Jesus tuvo muchos encuentros con religiosos que no podían entender sus conceptos o verdades, no querían aceptar las cosas divinas.      

 

       Nadie en el antiguo testamento entendió claramente el propósito que Dios tenia de enviar a Jesucristo. Pablo menciona como ejemplo el velo que utilizó Moises para que la gente no viera su rostro cuando bajo de la montaña.

 

       “No somos como Moisés, quien se cubría la cara con un velo para que el pueblo de Israel no pudiera ver la gloria, aun cuando esa gloria estaba destinada a desvanecerse”. 2 Corintios 3:13

 

       “NO SOMOS COMO MOISES”. Moises con toda su revelación no tuvo una idea clara de Jesus el Mesías. El velo viene siendo el antiguo pacto, el velo no permite ver claramente, aunque la gloria de Dios estaba ahí, aunque la ley fue dada por Dios, aunque Moises se atrevió a buscar a Dios en el monte. El velo fue puesto por Dios, el velo lo tenía puesto porque no había llegado la hora de que Jesucristo fuera revelado claramente.

 

       Espiritualmente todos los patriarcas de la antigüedad tenían el velo puesto, el velo estaba ahí, ellos no sabían que Cristo moriría en una cruz para salvarlos a ellos. Ellos hacían sacrificios, pero no sabían que el verdadero sacrificio era Jesus. Alguno escucho decir: “Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos”. El Mesías, el Salvador del mundo era una figura borrosa, era una nube, era una sombra, no había claridad. Jesucristo no se había revelado. No había llegado la hora, más sin embargo su fe fue contada como justicia.

 

       La gloria del antiguo pacto se desvaneció porque no era la verdadera, Pablo lo dice así: “NO SOMOS COMO MOISES”. Ahora tenemos la revelación completa de Jesus el Hijo de Dios, el ya vino y cumplió su palabra.

 

 

EL VELO ES LA VIDA RELIGIOSA   

 

“Pero la mente de ellos se endureció y, hasta el día de hoy, cada vez que se lee el antiguo pacto, el mismo velo les cubre la mente para que no puedan entender la verdad. Este velo puede quitarse solamente al creer en Cristo”. 2 Corintios 3:14

 

       Existe un velo religioso que impide ver con claridad el propósito de Cristo. Esto es solo un ejemplo de lo que sucede en todos nosotros. Todos sin excepción somos religiosos y llegamos a creer que algún día podremos ganarnos el favor de Dios. Cuando no vemos con claridad, creemos que hay una religión verdadera, creemos que tenemos la formula, creemos que hay algo que podemos hacer para ser salvos. El velo esta puesto en nosotros.

 

         Hace varios años cuando visite Europa por primera vez existían puntos de revisión en las fronteras entre algunos países, se necesitaba mostrar el pasaporte para poder cruzar entre esos países. Varios años después regrese y esos puntos de revisión entre fronteras habían desaparecido. Es decir, las leyes cambiaron y ya no hay razón para esas revisiones. Hasta hoy uno puede pasar libremente las fronteras de la Unión Europea. Sería ridículo querer mostrar algún documento si ya no hay necesidad de hacerlo, la ley cambio.

 

       Cuando Cristo murió en la cruz el antiguo pacto quedo invalidado, es decir las leyes cambiaron para algo mucho mejor. En la vida religiosa muchos que pretenden conocer a Dios no reconocen estos cambios. Con el velo puesto pretenden explicar a Dios y creer en un evangelio al estilo del antiguo pacto. Jesus dijo:

 

«Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre, la cual es derramada como sacrificio por ustedes. Lucas 22:20 

 

       Personas religiosas aferradas a la ley de Moises o antiguo pacto, insisten en cumplir todo o algo de la ley. Su religiosidad les impide ver claramente que Cristo murió para liberarnos del yugo de esclavitud, del yugo de la religiosidad, del yugo de la carnalidad. En el nuevo pacto la ley es el amor, al amor cumple con la ley de Dios, no la ley de Moises. La ley de Dios es superior. 

 

“Efectivamente, incluso hoy en día, cuando leen los escritos de Moisés, tienen el corazón cubierto con ese velo y no comprenden”. 2 Corintios 3:15

 

¿Que es lo que esta cubierto con el velo? El corazon. Este velo se convierte en algo espiritual, el no querer ver o entender que Cristo quitó el velo con su muerte. Ahora podemos ver claramente que Jesus es la verdad. Jesus dijo YO SOY LA VERDAD Y LA VIDA. Y Dijo LA VERDAD OS HARA LIBRES. Es decir, la libertad es Jesus.

 

“En cambio, cuando alguien se vuelve al Señor, el velo es quitado”. 2 Corintios 3:16

 

Tú tienes el poder de decidir volverte al Señor... con el corazon, el corazon es todo tu ser, quita completamente la religiosidad que te impide ver a Cristo. Esto es aceptando la única verdad, el único sacrificio que quita el pecado del mundo. La única manera de llegar a Dios se llama Jesucristo. Acepta las palabras de Jesus escritas en su palabra, nada ni nadie tiene más poder y autoridad que las palabras de Jesus:

 

“—Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Juan 14:6

 

 

PARECIDOS A EL, PARECIDOS A JESUS   

 

“Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen”. 2 Corintios 3:16

 

       La única manera de quitar el velo completamente es que Jesus sea todo en nosotros. El hombre no necesita la ley, necesita al creador de la ley, el hombre no necesita guardar el sábado, necesita al creador del sábado, el hombre no necesita religión, necesita una relación con Jesucristo Hijo de Dios. Cuando Jesus toma el lugar de tu religión, cuando Jesus toma el lugar de la ley, cuando Jesus toma el lugar de tu esfuerzo carnal, el velo se desvanece. La religión te pide esfuerzo, la religión te pide cumplir, la religión te pide hacer. Jesus te pide creer.

 

       Es Jesus quien nos transforma y no hace más parecidos a él cuando aceptamos su palabra y su verdad. La religión te pide que te transformes a ti mismo, Jesus te pide que te dejes transformar con su Espíritu. La religión te pide hacer cosas para merecer bendiciones de Dios, Jesus te ofrece gratuitamente de su gloria.

 

“También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos”. Apocalipsis 20:6

 

      Todo aquel que tenga sed, (palabra de Jesus) beberá gratuitamente de los manantiales del agua de vida. Los que salgan vencedores heredaran las bendiciones, y yo seré su Dios y ellos mis hijos. Todo esto ya se cumplió y Cristo lo predicó, ese era su mensaje, ese era su propósito. Él lo vivió en tiempo presente, no en tiempo futuro. Veamos:

 

-      «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin.

 

Estas palabras las dijo Jesus en la cruz:

 

“Después de probar el vino, Jesús dijo: «¡Todo ha terminado!». Entonces inclinó la cabeza y entregó su espíritu”. Juan 19:30

 

También Jesus habló del agua de vida que el mismo representa:

 

“A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida”.

 

Esto lo vemos en Juan:

 

“Pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna”. Juan 4:14

 

Cuando Cristo venció en la cruz, nosotros también resultamos vencedores al creer en su sacrificio. Jesus no pide más sacrificios. Estas promesas las vemos desde el inicio de su ministerio en las bienaventuranzas.

 

"Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos”.

 

La promesa de ser hijos la vemos en:

 

“Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios”.  Juan 1:12

 

Para un religioso tu debes alcanzar con tu esfuerzo las bendiciones de Apocalipsis 20:6 en un FUTURO, pero para Jesus ya se cumplieron en la cruz. Para un religioso eso no se ha cumplido todavia, pero cuando el velo es quitado, TU ENTIENDES QUE eso ya se cumplió en la cruz. !YA FUE HECHO!

 

¡El velo se quita cuando reconoces que Jesucristo ya lo hizo!

¡El velo se quita cuando das toda la gloria a Jesus!

¡El velo se quita cuando decides creer que Jesucristo es todo lo que necesitas!

 

            Mi deseo es que conozcas al verdadero Jesucristo que describe la Biblia. Que goces de la libertad de nuestro Señor Jesucristo y que su gracia reine en tu vida! !Recibe ese regalo de paz y de amor que solo Dios te da, la gran bendicion de ser su hijo e hija!. !Recibe la abundancia de la gracia y el don de la justicia por medio de Jesucristo! !Cristo es digno de toda la honra y el honor!

 

Donar en Pesos

Donar en Dolares

 

Recibe sus bendiciones y escribeme con tu comentario. 

Escrito por Abdiel Salas.

Abdielsalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com

Bendiciones!

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El velo que te impide ver a Cristo como es.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.