Avisar de contenido inadecuado

Tus temores se convierten en realidad

{
}

 TAGS: 

Porque el temor que me espantaba me ha venido, Y me ha acontecido lo que yo temía”. Job 3:25

 

Job es el libro más antiguo de la biblia, la sabiduría escrita en este libro es un tesoro incalculable. Job escribe muchos principios sin haber contado con la sabiduría de la biblia como ahora la tenemos, pero lo hizo con conocimiento de Dios. Lo más maravilloso es como Job y Dios tenían una relación de amistad. Esa amistad lejos de empeorar mejoro después de todos los problemas por los que Job atravesó.

 

Perverso temor

 

Job tenía miedos, y eran miedos que de alguna manera lo espantaban o atormentaban. Creo que muchos nos podemos identificar con Job en esta parte. De alguna manera todos tenemos miedos que hemos ido superando y tal vez otros no los superamos todavía.

Dios de alguna manera trabaja con nosotros para llevarnos a otro nivel de fe y de esperanza. El libro de Job narra el ascenso de la fe de Job. Siempre me ha impresionado la expresión de Job:

 

 

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven”. Job 42:5

 

Este es otro nivel de confianza y fe al que Job ascendió. Es obvio que nadie puede ver a Dios y Job tampoco lo vio de manera física. Pero su confianza creció a tal grado que sus ojos veían a Dios en fe. Lo veía obrar y lo escuchaba cada vez más de cerca.

 

Engrandecer el problema, empequeñece a Dios. Le resta poder y le resta confianza. Dios necesita nuestra fe para poder obrar. Sin nuestra fe atamos las manos de Dios y dejamos que los problemas tomen relevancia. Hacemos los problemas más grandes que a Dios.

 

“La guerra y el hambre que ustedes tanto temen los alcanzará allí mismo, y allí morirán”.  Jeremías 42:16

 

El problema de dejarnos dominar por los temores reside en que nos hacen tomar decisiones. Esas decisiones parecerán buenas pero en realidad están dirigidas por el temor. El temor entonces puede ocupar el lugar que le corresponde a Dios. El pueblo de Israel creía que estaba mejor en Egipto y Dios les dice, eso que temen les sobrevendrá. ¡Eso de lo que huyen y que ustedes creen estar más seguros en Egipto hasta allá los alcanzara!.

 

Es posible que tu vida este llena de temor y tus decisiones estén basadas en el temor. No hay nada mágico y no hay nada místico en el asunto. No atraes esos males a tu vida por magnetismo o ninguna ley de atracción. Es más bien el diseño de Dios a nuestra vidas la que causa que esto males sucedan. ¿Por qué? Porque ocupan el lugar de Dios. ¿Tomas tus decisiones alimentando y basado en tus temores? ¿o basado en la fe en Dios?.

 

La cura para el temor

 

Dios nos diseño para ser un complemento perfecto de él. Cuando él dice: No tendrás dioses ajenos delante de mí”, no es que Dios sea un Dios egoísta y quiera forzarte a que vivas siempre con él. Es porque el sabe que así él te diseño, y vivirás en armonía cuando estés completo en el.

 

“Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado. Proverbios 29:25

 

Dios no quiere que temas porque sabe que sufres y el temor es un castigo para tu vida. Hay un espíritu de temor apoderándose de las personas al grado de enfermarlas hasta los huesos. El simple hecho de dejar entrar el temor por los pensamientos causa un estrés gravísimo que enferma el cuerpo. Va consumiéndote por dentro de tal manera que controla tu ser.

 

Miedos infundados cobran vida en personas enfermas. Hoy en día el miedo a estar gordo, el miedo a morir, el miedo a la sociedad, el miedo a la economía, el miedo a no cumplir tu propósito, el miedo a sufrir, el miedo a enfermarte. Etc.

 

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” 1 Jn 4:18

 

Ser perfeccionado en el amor es conocer plenamente a Jesus. Job nunca conoció a Jesus porque Jesus no había sido revelado. Pero el tuvo una chispa de confianza en Dios y una seguridad de que Dios estaba con él. Cuando al conocer y humillarse delante de Dios, Dios le permitió ver mas allá de su presente.

 

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven”. Job 42:5

 

 

Reemplaza tus temores

 

Reemplaza tus temores por el amor de Jesus, el perfecto amor que ahora nos es revelado por el hijo de Dios. Ven a la cruz de Cristo a recibir el perfecto amor que echa fuera todo temor.

 

Tal vez estas pasando por problemas físicos, emocionales o financieros. Todo ello trae el temor a lo desconocido. Es entonces cuando reemplazamos las amenazas del temor por las verdades de Jesus. Es entonces cuando Jesus se hace realidad en nuestra vida. Porque cuando todo marcha bien, estoy dependiendo de mi enteramente y no siento necesidad de Dios. Cuanto todo marcha bien no dependo de Dios. Ni siento necesidad de él.

 

Es enfrente de problemas y dificultades que Dios se hace presente y puedo echar mano de su verdad. Dios ve las cosas diferentes y ve a personas bendecidas. El salmista declaró:

 

“Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley”. Salmo 119:18

 

Abre mis ojos espirituales para entender tu palabra y enséname a vivir una vida dependiendo de ti. Abrir los ojos también es una decisión tuya de ver las obras de Dios. Decidir seguir adelante en medio de luchas y pruebas.

 

“Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley”. Salmo 119:18

 

Jesus echa fuera el temor

 

Revélame tu verdad y yo veré tus maravillas. Es una decisión de seguir adelante y decidir ver lo que Dios tiene para nosotros en su palabra.

 

 “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” 1 Jn 4:18

 

Antes de dejar dominarte por el temor, antes que dejar que el temor arruine tu vida. Practica la fe y la verdad de Dios. Ármate del amor de Dios y toma tu lugar en la familia de Dios. Llénate del amor de Dios y comienza a echar fuera todo temor.

 

 

Oración;

Padre tu palabra dice que el perfecto amor echa fuera el temor. Jesucristo es el amor perfecto y tengo a Jesus en mi corazón. Por lo tanto echo fuera de mi mente y de mi cuerpo todo temor, echo fuera de mí de mi vida todo temor y ansiedad. Yo estoy lleno de tu perfecto amor, porque tú moras en mí. Por lo tanto con la autoridad que me has dado, el derecho ganado en la cruz por medio de Jesucristo, echo fuera todo temor de mi vida. En el nombre de Jesucristo. Amén.

 

Bendiciones

Escríbeme y te invito a leer otros mensajes referentes al tema de la fe.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios Tus temores se convierten en realidad

justo lo que buscaba, muy buen articulo, bendiciones
johanna johanna 05/06/2014 a las 06:03
buenas y gratas palabras de fe gracias y bendiciones
oscar oscar 16/04/2015 a las 22:34

Deja tu comentario Tus temores se convierten en realidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.