Avisar de contenido inadecuado

Salvación Eterna

{
}

 

Muchos creemos en la salvación eterna, pero cuando le pregunto a muchos cristianos me dicen que si creen que la salvación se pierde ¿Entonces es eterna o no? Muchos creen que Dios nos rescato y nos salvo pero no creen que el pago cubre toda la eternidad comenzando desde el día que decidieron creer en Jesus. Otros me dicen que la salvación se gana por meritos como cumpliendo la ley o portándose bien. ¿Entonces la salvación no es un regalo de Dios? Que yo sepa un regalo no se gana, si no, no fuera un regalo. Muchos cristianos creemos en la salvación eterna pero no vivimos esa salvación. Vivimos creyendo que al sacrificio de Cristo le falta algo, está incompleto y por lo tanto le debemos ayudar a Dios a salvarnos. 

Trataré de explicar como nuestro modo de vivir a veces se contradice con lo que creemos y que hemos aceptado ideas erroneas, pero en realidad todavía no lo asimilamos en nuestro espíritu, son realidades espirituales profundas.             

 

Antes de continuar déjame decirte que esto es normal para nuevos creyentes, pero tambien la palabra habla de una madurez o crecimiento. Ese crecimiento no se da por conocer mucha palabra de Dios, más bien está relacionada con nuestro caminar juntos de la mano de Dios.           

 

“Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?”. Romanos 7:22

 

Si la salvación estuviera en nuestras manos sería un desastre. Imagínate que Dios te dice: "mi salvación funciona solo en el día que seas perfecto y el día que falles se anula". Imagínate que Dios te dice: "te he salvado hoy, pero de aquí en adelante tu salvación esta en tus manos y depende de ti". ¿Crees que llegaríamos a la meta? Pues déjame decirte que hay miles de cristianos viviendo en esa contradicción, esa contradicción se llama la ley del pecado. Es una ley porque siempre se cumple, esa ley está en tus miembros y esta tan activa que te separan de la gloria de Dios.

 

¿Te has preguntado porque la salvación no se puede entender con la mente? Porque si se puede entender entonces estaría limitada al razonamiento y por lo tanto seria de la carne.  

 

“Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios…

 

El hombre interior es el espíritu del hombre, es la esencia de tu ser. Tu ser interior o espíritu es el único que puede entender a Dios. De tal manera que lo poco o lo mucho que entiendas de asuntos espirituales es por medio de tu “hombre interior” o espíritu. Ese espíritu se deleita en entender las cosas espirituales.    

 

El hombre interior puede entender a Dios a tal grado que no hay argumentos que alterquen con Dios. El hombre interior es la parte espiritual que Dios te ha dado para que le puedas entender a él. Esa parte interior o espíritu si puede entender a Dios. Cuando entiendes las cosas espirituales entonces te puedes deleitar por tener un Dios tan grande y maravilloso. Te das cuenta que hay una ley espiritual que no se puede escribir en un libro o en tablas como lo hizo Moisés. Es una ley que funciona solo a nivel espiritual por eso uno puede conocer mucha biblia pero no vivir lo que dice la biblia.

 

    

“Pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?”.   

 

La ley del pecado esta en los miembros, es decir la parte carnal de mi ser se sujeta a la ley del pecado. Esa ley del pecado trae condenación y muerte. Cristo la sujeto a los miembros y la mente no lo puede entender. El pecado y la mentira alimentan la ley del pecado por eso viene la culpabilidad y la condenación. Pero eso no quiere decir que la ley de Dios este anulada o muerta. Simplemente se activa y se alimenta para controlar mis pensamientos y emociones.

 

Cuando la ley del pecado se activa en mis miembros, estos me dicen que yo debo trabajar para ser mejor hijo de Dios. La ley del pecado me dice que le falle a Dios y que ahora tengo una deuda que debo pagar. Este comportamiento es a nivel de los miembros o de la carne, lo cual quiere decir que se activa un círculo de comportamientos que engañan a mi espíritu. Ese comportamiento te hace sentir miserable, lo más bajo, lo de menos valor, lo mas indigno, lo más sucio, lo mas indeseable, lo mas detestable, lo mas impuro… entonces tus miembros te vuelven a engañar diciéndote que trabajes duro para ser mejor. Cuando ya has trabajado bastante tus miembros te dicen que tu vida ya no tiene solución, tu vida es un desastre. Aun asistiendo a la iglesia tus miembros te hacen sentir que debes cumplir, debes hacer, debes satisfacer ciertos requisitos para merecer algo de Dios. Estas atrapado en la ley de la muerte que cada vez te lleva a un desastre porque tus miembros nunca podrán sacarte de esa ley del pecado. La ley del pecado activa la ley del desanimo, la ley de la ansiedad, la ley de la depresión, la ley de la insatisfacción porque nunca satisfaces a nadie ni a ti mismo. ¡Esa es la ley de la muerte!. Esa es la ley que te hace sentir miserable. Estas atrapado en la ley de la muerte que poco a poco te enferma hasta aniquilarte completamente.

 

“Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado”. Romanos 7:25

 

¿Pero como salimos de esa ley de la muerte que muchas veces nos tiene atrapados? La gran formula se revela en la palabra de Dios, es tan simple que parece imposible de creer. La hemos leído tantas veces pero la leemos con la carne, no con el espíritu. Dios ya te doto del “hombre interior” o sea de tu espíritu para que te puedas deleitar y salir de ese círculo vicioso de muerte.

 

Entonces la formula es….

“Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro”.

 

Si, la formula es dar gracias a Dios por Jesucristo. Cuando volteamos a ver a Jesucristo y damos gracias por lo que él hizo, entonces ya no trato yo de satisfacer ninguna ley carnal de muerte. Me doy cuenta que Cristo ya lo hizo por mí. Me doy cuenta que yo no puedo agradar a Dios con la carne y con la mente. Me doy cuenta que yo no puedo ayudar a Dios en nada, sino que solo debo dar gracias Dios por Jesucristo.

 

Entonces me deleito en la ley de Dios. La ley de la carne necesita satisfacer una infinidad de requisitos, es una cadena de insatisfacción que nunca podre lograr con medios carnales. En cambio en el espíritu si puedo entender que Cristo ya pago por mis errores, faltas y fallas. Entonces tu salvación eterna ya no está en tus manos, entonces tu vida eterna no depende de tus errores, depende de quién es Cristo. Entonces tu amistad con Dios se restaura, tu vida se torna en vida eterna, la ley del Espíritu de vida se activa y da retroceso a la ley de la muerte.

Ahora la ley de Dios donde encontramos deleite se activa por medio de comunicarme con Dios. Ahora mi relación con Dios no depende de una ley escrita en piedra, es una ley de vida, porque le creí a Dios y ahora creo que Dios me habla y me enseña.

Tu salvación no depende de cómo vivas la vida, depende de la obra de Cristo. Depende de lo que vivas desde la ley de Dios. Por eso la ley de Dios nunca se debe desactivar, es decir no debes regresar a creerle a la ley de la muerte que radica en tus miembros. 

 

Cree en esta vida eterna y vas a experimentar la verdadera libertad de la que habla la biblia. Cree en estos principios y te darás cuenta que lo que vivas lo vives por lo que el es y no por lo que tu eres. Dios está satisfecho con tu vida siempre que dependas de Jesucristo. El día que te sueltes de Jesucristo ese día te sueltas de la gracia de Dios y volverás a caer en la ley de la muerte que radica en tus miembros. Esa dependencia de Jesucristo siempre estará presente en tu vida y podrás vencer la ley de la muerte. Cristo lo hizo posible en la cruz. 

 

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira”. Romanos 5:8-9

 

No eres salvo por lo que hagas o dejes de hacer, de otra manera no serias justificado por su sangre si no por tus obras. Dios murió cuando aun eras pecador, ahora que ya eres justificado el ya pago por todos tus pecados y ahora vives por gracia. A eso se refería el apóstol Pablo cuando escribió:

 

“¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano. Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?”. Gálatas 3:3-5

 

Por eso también escribió:

 

“Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno (Adan) murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo”. Romanos 5:15

 

No se puede comparar el regalo de Dios de Salvación con el erro de Adan. !Gloria a Dios! !Bendito seas Señor por esta salvación sin defectos! Creer que Dios te dio vida eterna una vez y para siempre es creer lo que declara la biblia, por la justicia de un solo hombre llamado Jesucristo el hijo de Dios tú y yo tenemos salvación eterna. En Jesucristo eres completamente aceptable para Dios. ¡Disfruta la salvación eterna!.

 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

¿DESEAS RECIBIR ESTOS MENSAJES POR TU CORREO? SUBSCRIBETE YA!

Enter your email address / Envianos tu correo electronico:

Delivered by FeedBurner

Bendiciones y escríbeme si estas siendo bendecido por este ministerio.

Cualquier comentario es bienvenido.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

               

 

{
}
{
}

Comentarios Salvación Eterna

E sido grandemente bendecida con las lecturas de su blog cristiano, doy gracias a Dios por la revelación de su palabra. Bendiciones.
julieta contreras julieta contreras 24/09/2012 a las 04:54

Deja tu comentario Salvación Eterna

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.