Avisar de contenido inadecuado

Sabiduría enseñada por El Espíritu

{
}

Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 1 Cor 2:13

El orgullo o la soberbia espiritual es un grave problema para el creyente. El problema más grave en muchas iglesias en la actualidad, es la soberbia. No queremos aprender y mucho menos que nadie nos enseñe. Mucho menos dejar que El Espíritu Santo nos enseñe y que sea nuestro mentor, guia, maestro.

La resistencia al cambio es normal en toda persona. Aun hablando de cosas espirituales es difícil aceptar y cambiar nuestras creencias y amoldarlas a lo que Dios quiere hacer HOY. No podemos ser extremistas de aceptar todos los cambios y propuestas que vienen a nosotros, pero tampoco podemos cerrarnos completamente al cambio, no es saludable. ¡Dios es Dios de vivos y no de muertos! Dios no es estático.

Pero la pregunta más importante para nosotros es: ¿Estamos siguiendo normas, doctrinas, creencias, alguna religión o estamos siguiendo a un Dios vivo? ¿Quien dirige nuestra vida en las iglesias?

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”. Rom 8:14

Déjame ser muy claro al hablar, aun cuando tu sientas el impulso del Espíritu de Dios debes ser cuidadoso(a). Es decir, la dirección del Espíritu nunca se va a contradecir con su palabra y sus normas de conducta, ética y moral descritas en la biblia. Es necesario aprender a escuchar su voz. ¡El primer reto es distinguir las voces!. Tanto la carne, como el espíritu muchas veces se confunden porque los dos se reciben como impulsos o simplemente algún pensamiento que se repite una y otra vez en tu mente.  

Recuerdo cuando yo comenzaba a oír la voz de Dios (más bien cuando tuve más conciencia de la voz de Dios porque Dios siempre habla), debo confesarlo me equivoque muchas veces, creí haber escuchado la voz de Dios, pensé que era el Espíritu de Dios hablando a mi vida. Muchas veces fue a la primera y dio resultado. ¡Pero no siempre! ¿Porque? Porque simple y sencillamente el Espíritu es una persona que vas conociendo poco a poco como es. Es un conocimiento gradual de cómo trabaja, como habla, como se expresa, que le gusta, que no le gusta, como se comunica conmigo, como se comunica con otros… ¡Si, es como conocer a una cualquier otra persona con voluntad, con personalidad, sentimientos y emociones!.

¿Grandioso no? ¡A una persona no la conoces de la noche a la mañana. A Dios tampoco. Su voz tampoco, su dirección y enseñanzas tampoco!. ¿Quieres pagar el precio? Sigue leyendo...

 

I.- Debemos reconocerlo (humillarnos delante de Dios) y saber que el va siempre al frente de nosotros

Dios hablo con Abram y le dijo:

”Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso (El Shaddai); anda delante de mí y sé perfecto (sé bien placentero delante de mí y sé sin culpa) . Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera”. Génesis 17:1-2

Es un poco difícil entender que significa cuando Dios dice “camina delante de mi”. Dios no en un cuerpo por lo tanto no puedo ir delante de El. Más bien esta expresión debe tener una explicación espiritual. Como sabemos que Dios es espíritu y está en todo lugar, caminar de frente entonces significa siempre dar la cara. Es un caminar transparente, es decir muéstrate tal y como eres, no trates de esconder nada, (¿Recuerdas que Adan y Eva cuando pecaron quisieron esconderse de Dios? ¿Pudieron?) Dios le estaba diciendo a Abram conmigo tienes que ser transparente “yo lo se todo”, “no trates de esconder nada” camina con la conciencia de mi presencia. ¡Yo soy Dios y lo se todo! ¡Camina con la conciencia de quien es Dios!

Esta es una parte muy difícil, pero cuando tenemos esa conciencia platicamos con Dios todo el tiempo, conversamos con Dios siempre, sabemos quién es El y El nos conoce perfectamente. El es nuestro amigo, es nuestro socio, siempre va con nosotros.

Si te equivocas, el está para corregirte y ayudarte, si lo dejas a un lado el está ahí para cuando reconozcas que le fallaste. Listo para reconciliarse y amarte. (Rom 8).

 

II.- Perdemos de mucha bendición al no dejarnos enseñar por Dios

 

Yo no soy ingeniero porque alguien me busco y me obligo a ir a la universidad. ¿Verdad? Yo creo que los que estudiamos y tenemos un título universitario fue por la simple y sencilla razón de que queríamos aprender. Si tu quieres ser un chef vas adonde te enseñen a cocinar. ¿Cómo funciona con Dios?

Los grandes hombres de Dios pidieron, “Enséñame”:

“Enséñame tú lo que yo no veo; Si hice mal, no lo haré más”. Job 34:32

“Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas.” Sal 25:4

“Enséñame buen sentido y sabiduría, Porque tus mandamientos he creído”. Sal 119:66

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”. Sal 143:10 

Esta parte me gusta “Enséñame a hacer tu voluntad”…  ¿Cuántas veces oramos y le pedimos enséñame Señor a hacer tu voluntad? Se nos hace tan difícil hacer esta oración. ¿Cuánto tiempo, cuantas enseñanzas nos hemos perdido por la soberbia nuestra? Cuantos errores, cuantos dolores hemos sufrido por no dejarnos guiar por Dios y su Santo Espíritu?

 

 

III.- Nunca es tarde para empezar

 

Muchas veces he hecho esta oración, ¿Señor donde perdí el rumbo? ¿Señor donde voy? ¿hacia donde me quieres llevar?. Dios no desperdicia nada, cada error, cada falla es una lección, es una experiencia es algo para compartir y no dejar de enseñar a nuestros hermanos el como es Dios. !Todos somos humanos y cometemos errores similares!, estamos aquí para reconocer que todos necesitamos de Dios. No hay hombre perfecto, más bien hay hombres lavados, hombres comprados con la sangre de Jesus, hombres dispuestos a pasar vergüenzas y  dispuestos a seguir a Jesus.

 

“Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce”. Levítico 26:19

“Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal morirá; y quitarás el mal de en medio de Israel”. Deuteronomio 17:12

“Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría”. Proverbios 11:2 

“Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu”. Proverbios 16:18  

!Que dañina es la soberbia, limpiate de ella ahora mismo!

Oración:

“Padre enséñanos a guardar tus estatutos, enséñanos a escuchar tu voz. Perdona toda soberbia que sale de nuestra mente y corazón. Padre perdónanos por las veces que nos has querido enseñar y no nos dejamos, perdónanos por las veces que nos has advertido y no te escuchamos. {Espíritu Santo trae a la mente esas ocasiones en que te fallamos} Perdona toda soberbia y altivez de espíritu. Ahora nos humillamos ante tu poderosa presencia, nos humillamos ante tu Espíritu Santo. Espíritu Santo te pedimos perdón por las veces que te hemos entristecido, las veces que te hemos callado, las veces que quisiste guiarnos y no te hicimos caso.

Ayúdame a ser sensible a tu voz, ayúdame a saber interpretar tus impulsos, ayúdame a saber percibir tu voluntad, ayúdame a discernir tu voluntad. Padre hazme sensible a ti. Quiero ser obediente y quiero trabajar junto a ti. Quiero caminar consiente de tu presencia a cada momento, quiero ser sin culpa delante de ti. Quita toda culpabilidad de mi mente, por el poder de tu Espíritu Santo.

 

Amén.

 

Si tú hiciste esta oración déjame saber de ti y déjame también escuchar tus testimonios. Escríbeme a:  Pastor  Abdielsalas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Sabiduría enseñada por El Espíritu

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.