Avisar de contenido inadecuado

Ríos de Vida

{
}

“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. Juan 7:38

Me ha tocado visitar ríos hermosos o ver los ríos cuando paso por las carreteras, una particularidad de los lugares donde hay ríos, es que los arboles crecen grandes y frondosos a las orillas de los ríos, también hay mucha vegetación. A diferencia de los arboles que están lejos de los ríos. Muchos plantíos también están cerca de los ríos, de los cuales toman el agua para hacer crecer dichos plantíos. De los cuales hay variedad de buenos alimentos que sirven para la alimentarnos y darnos vida.

Un rio existe cuando hay agua corriendo, ríos grandes y pequeños, pero todos ellos tienen un cauce, un fluir de agua de un lugar a otro por la diferencia de pendiente o de nivel de la tierra. Esta agua corriendo o moviéndose causa muchos efectos, primeramente limpia o barre objetos de un lugar a otro, una vez que se ha llevado la basura, limpia el lugar y el agua se puede ver cristalina. Provee de agua a varios o miles de kilómetros la cual lleva vida a muchos lugares, a través de regar la tierra y esta dar su fruto. Dice este capítulo de Juan 7 que Jesus se puso de pie y alzó la voz, no lo dijo titubeando, no lo dijo en secreto, sino que alzó la voz y dijo:

 

“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. Juan 7:38

 

Creer es una palabra muy pequeña, pero creerle a Jesus por todo lo que El es y hace, es algo muy diferente. Jesus lanza la invitación: “el que cree en mi, el que quiera creer en mi va a experimentar ríos, no un rio, ríos, ríos de agua viva”. “Va a experimentar el fluir de Dios a través de su vida, va a experimentar un fluir de gozo, de comunión, de oír la voz de Dios”. Ese fluir que trae limpieza, que trae sanidad, que trae libertad, es una comunión perpetua con El, trae orden a tu vida. Dios quiere limpiar tu vida de estorbos que impiden ese mover, ese fluir de Dios.

Muchas de las veces nosotros no queremos quitar esos estorbos, tú sabes cuales son, pero tienes indiferencia, tienes pesadez por remover los obstáculos que impiden el fluir de Dios. Ya te has tornado indiferente, ves como alguien más te quiere ayudar y no quieres ser ayudado. Estas en completa indiferencia, los problemas y las circunstancias de la vida te han endurecido el corazón.

El siguiente mensaje es para las Iglesias, no para los no creyentes como muchos lo utilizan:

El mensaje a Laodicea Apocalipsis 3:14-22

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias“.

 

El que tenga oído, oiga lo que Cristo dice a las iglesias, este mensaje es para la iglesia, para el cuerpo de Cristo, es para todos los que EL ama. ¡Vuelve a leer el pasaje!, habla de una condición espiritual, no una riqueza material, si no de una condición espiritual en que podemos estar o caer como hijos de Dios. Es una condición espiritual de indiferencia, frivolidad, conformismo, independientemente si soy pobre o rico materialmente hablando, yo me puedo sentir que “estoy bien espiritualmente y nada me falta”. Fíjate la condición espiritual en la que puedes estar:

”Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad”

Por esta condición de creer ser rico, pero en realidad se pobre espiritual, dice que podemos ser unos ignorantes de nuestra propia condición, al creer que espiritualmente estamos bien, y creer que no necesitamos crecer más espiritualmente: “y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo” v17.

Si tú crees que tienes a Dios y tienes la verdad absoluta, pero te sientes “desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”  [esto implica preguntarle a Dios tu condición y hacerte un análisis interno y profundo] claro esto puede pasar después de muchos años, después de intentar llevar tu vida a tu manera a través de todos esos años y no has visto el fruto y el fluir de Dios en ti. Entonces te falta el Rio de Dios, el Rio de vida, el Rio que produce vida y vida en abundancia. Entonces viene la respuesta divina:

“yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Ese oro refinado, esas vestiduras blancas, ese colirio, se encuentra en las escrituras, se encuentra en la obediencia, se encuentra en las decisiones que tomamos día con día, en el buscar a Jesus a cada momento.  

“sé, pues, celoso, y arrepiéntete”.

Si alguna vez has sentido celos, sabes que celar quiere decir desear, desear estar con el ser amado, un deseo enfermizo de estar con la persona e inclusive al grado de molestarnos si alguien más se le acerca, porque queremos ser los privilegiados. Hice un análisis de esta palabra y me encontré con los siguientes sinónimos:

Ferviente, intencionado, con propósito, determinado, ingenioso, diligente, ambicioso, resoluto, serio, sincero, implica tener cualidades de profundidad y firmeza, implica tener propósito y acrecentar, ser riguroso en entusiasmo, genuino, confiable, nada superficial…

Se pues celoso en toda la extensión de la palabra, desea ese Rio de Vida, desea que Cristo viva en ti, desea ese fluir de Dios en tu vida, búscalo apasionadamente y con resolución.

Quita todo estorbo, quita la indiferencia, levántate si estas dormido, actúa y escucha, ¡has algo por ti!. Deja las ideas viejas, deja las enseñanzas viejas, deja las lecciones viejas, no te aferres a las mismas aguas de siempre (eso no es un rio, es aferrarte a aguas estancadas), deja correr las aguas podridas, destapa todo lo que impida librarte de lo viejo. Deja que las aguas de vida inunden tu ser. ¡Que corran, que fluyan!

La decisión es tuya, el ya está tocando la puerta, el está listo para encontrarte, solo arrepiéntete de tu condición y reconoce que eres “un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Entonces el vendrá, te cubrirá y dará de su riqueza y poder:

“Para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. v18

 

Si decides hoy celosamente buscar a Dios y a Jesus de todo corazón, muy pronto vas a experimentar este rio de Vida.

“Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.”v21

 

Dios comparte su bendición con cada uno de nosotros que el ama tanto, vuélvete un celoso buscador de Jesus y muy pronto encontraras ese Rio de agua de Vida que salta para vida eterna.

 

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias“.

 

 

Escríbeme Abdielsalas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Ríos de Vida

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.