Avisar de contenido inadecuado

Renovaos en el espíritu de vuestra mente.

{
}

 

“y renovaos en el espíritu de vuestra mente.” Efesios 4:23

 

Este pasaje es difícil de asimilar, ya que entender que nuestra mente tiene espíritu es algo difícil. La palabra espíritu en un tanto difícil de explicar. Pero pensemos un momento a cerca de la naturaleza de los pensamientos. Un espíritu es algo invisible a nuestros ojos naturales pero con vida. Nuestros pensamientos no se ven, pero llegan a tener un efecto en nuestras mentes muy poderoso.

Alguien ha comparado los pensamientos a los pájaros, queriendo hacer nido en nuestras cabezas. De alguna manera que yo desconozco, la mente puede captar ciertos mensajes del exterior. Sin meternos muy afondo a cosas imposibles de probar, hablaremos solamente de cosas más tangibles o apegadas a la palabra de Dios. Otra versión muy apegada al lenguaje actual es la NVI, la cual dice:

 

”Ser renovados en la actitud de su mente.” Efesios 4:23

 

Pensar es una actividad que hacemos todo el tiempo, aun estando dormidos o estando inactivos estamos pensando. Podemos llegar a tener pensamiento irrealistas o extravagantes, la mente trabaja aun cuando no nos damos cuenta. Si dejamos volar la imaginación muchos pensamientos se ponen en acción. Todos esos pensamientos son invisibles y controlan muchas áreas de nuestra vida. De alguna manara yo tengo la opción de escoger o seleccionar que tipo de pensamientos acepto en mi mente.

 

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Filipenses 4:8

 

Es decir nuestras mentes tienen una capacidad de generar y aceptar pensamientos de todo tipo. Tenemos una capacidad extraordinaria de procesar muchos pensamientos a la vez. Algunos mas y otros menos. Pero todos procesamos miles de pensamientos diariamente.

 

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.” Efesios 6:16

Los dardos de fuego son precisamente pensamientos que se mandan a nuestras mentes. Alguien puede decir “Bueno estos pensamientos de dónde vienen?”. Ahí es donde nuestra fe funciona como un escudo. Si viene a mi mente un pensamiento de lujuria, puedo contrarrestarlo con mi fe en la palabra de Dios. Si viene un pensamiento de inferioridad, lo puedo contrarrestar con mi fe en la palabra de Dios.

 

Si yo tomo esos dardos de fuego y los tomo como míos o los acepto, entonces hacen un incendio en mi mente. El dardo viene para destruir y causas estragos, si no tengo una protección para apagar esos dardos entonces inicia el incendio de pensamiento relacionados a ese fuego maligno.

Pero si con mi fe apago esos fuegos, realmente estoy contrarrestando o anulando todo tipo de incendio en mi mente. La mente es tan poderosa que inclusive en partidos de futbol o cualquier competencia deportiva yo pudo ir ya derrotado, antes de iniciar la competencia. Y la biblia dice:

 

“y renovaos en el espíritu de vuestra mente.” Efesios 4:23

 

Mis pensamientos pueden llegan a cobrar vida de tal manera que se vuelven actitudes, comportamientos y acciones. La biblia también recomienda llevar cautivo todo pensamiento.

 

“Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios. 10:5

 

Cuando yo me someto mis pensamientos a Cristo, estoy anulando todo pensamiento altivo, destructivo, argumentos e ideas falsas. La palabra de Dios debe reemplazar todo pensamiento destructivo, negativo y de muerte.

 

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” 1 Tesalonicenses 5:23

 

Por medio de los pensamiento se puede contaminar todo el cuerpo y el espíritu. Renovar la mente es reemplazar nuestros pensamientos con lo que la palabra de Dios dice, con el Espíritu de Dios y con las cosas que son positivas que declara la biblia de mí.

Identifica esos dardos del maligno y reemplázalos usando el escudo y la protección que Dios nos ha dado. ¡Fe en su palabra y sus promesas!. ¿Necesitas renovar tu alma, mente y corazón? ¡Comienza hoy a declarar las promesas de Dios para tu vida!. Comienza a tener intimidad con el Espíritu Santo para quebrantar todo pensamiento que se ha convertido en yugo o atadura para tu vida. Llevando cautivo todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo.

 

“Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos.” Salmo 1:5

 

¡Pero Yo si me levantaré en la congregación de los justos! Renueva tu mente y tu corazón. Pídele a Dios y a su Espíritu Santo que renueven tus pensamientos. Es una decisión personal de llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

 

Levántate usando las armas espirituales como lo son la alabanza, la adoración, la oración, el ayuno, y otras que Dios te vaya revelando en su palabra. Aun la gratitud puede ser un arma espiritual muy poderosa.

 

Bendiciones

 

Abdielsalas@live.com

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Renovaos en el espíritu de vuestra mente.

Hoy recibí una enseñanza en el culto dominical, acerca de este tema, renovación espiritual y lo copie más o menos. Voy a transcribirlo para enviárselo a un hijo que esta apartado y estudiando en Internet siendo las 10 y media de la noche, me tropece con tu enseñanza, muy bella. Por eso te envio mi saludo y gratitud por tu servicio a Dios. Que el te continúe bendiciendo y dando de su gracia para compartir con otros. Abrazos una madre abuela colombiana desde Venezuela cerca de la capital. Bendicines
Betsabé de Durán Betsabé de Durán 05/11/2012 a las 04:01
Muchas gracias por la informacion, me es de bendicion!
Dios le continue bendiciendo en todos los aspectos.
Katia Katia 08/05/2014 a las 22:59

Deja tu comentario Renovaos en el espíritu de vuestra mente.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.