Avisar de contenido inadecuado

Como reconocer la sana doctrina

{
}

 

“Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo”. Colosenses 2:16-17

 

          Hoy en día muchos dicen tener la sana doctrina, pero no se detienen a analizar cuál es la sana doctrina. No saben en que consiste la Sana Doctrina. Ellos tal vez se engañan y engañan a muchos cristianos sinceros sin saberlo. Este pasaje dice que muchas prácticas de la antigüedad eran sombras de lo que iba a venir. Para muchos religiosos la sombra es lo que importa. Para esos religiosos la sombra determina si eres un hijo de Dios, porque no entienden la esencia de la Palabra de Dios. Por naturaleza el hombre no sabe distinguir entre lo bueno y lo malo, pero muchos nos creemos jueces de los demás. Las religiones tienen reglas y enseñanzas a las cuales se les llaman doctrinas y estas se basan en comportamientos para definir lo bueno y lo malo. Por eso vemos que algunos prohíben tomar café, otros prohíben que la mujer use pantalones, otros prohíben trabajar en sábado, otros prohíben honores a la bandera, otros prohíben comer carne de puerco, otros dicen que ir al cine es malo, etc., etc. Otras religiones permiten lo que otros prohíben y prohíben lo que otros permiten, así son su reglas. ¿De dónde viene tal confusión?.

 

          Yo creo que Dios permite que cada quien pase por todos estos procesos de búsqueda, Dios mismo llevo a su pueblo a la esclavitud de Egipto, a la búsqueda del desierto y posteriormente a la tierra prometida. En el desierto vemos que el pueblo ya era religioso al querer adorar a un becerro de oro hecho por ellos mismos. Dios dijo que él los había llevado al desierto para probarlos y saber que había en su corazón. ¿Entonces cuál es la verdadera enseñanza apegada a la verdad?

 

La búsqueda de Dios es un proceso

 

           Hay miles de cristianos engañados por pura religiosidad, viviendo en la sombra, creyendo en la sombra y sujetándose a la sombra. ¡Se conforman con la sombra! Tenemos el caso de Nicodemo líder religioso, maestro de la ley, cuando Jesus le explicó el nuevo nacimiento, no lo podía comprender, por su religiosidad:

 

“Había un hombre llamado Nicodemo, un líder religioso judío, de los fariseos. Una noche, fue a hablar con Jesús: —Rabí —le dijo—, todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo. Jesús le respondió: —Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios”. Juan 3:1-3

 

          Hoy en día la religiosidad puede causar un efecto que podemos llamar el efecto Nicodemo. Nicodemo vivía en la sombra de su religiosidad, no había comprendido la realidad, el conocer a Dios.

 

          Muchos cristianos no tienen un nuevo nacimiento y no entran al reino de Dios. El nuevo nacimiento te hace ver las cosas espirituales que antes no podías ver, pero el nuevo nacimiento es un solo el inicio. El nuevo nacimiento no significa que entiendes todas las cosas, significa que ahora puedes ver el reino de Dios y por lo tanto lo buscaras como algo muy valioso. Pero necesitas crecer en el evangelio y el conocimiento de Dios. Necesitas convertirte en discípulo o seguidor de Cristo, firme en sus enseñanzas. Nicodemo tenia a Cristo el hijo de Dios enfrente de él pero no lo podía comprender porque estaba enfocado en la sombra, pero un día nosotros veremos la gloria de Jesus en todo su esplendor, si dejamos que él nos enseñe y entramos en él reino. Has la decisión de buscar a Jesucristo más que una religión.

  TAGS:undefined

          Hoy en día, vemos gente predicando solo porque tuvieron una visión, otros porque tuvieron un sueño, otros porque se acaban de convertir de homosexuales, de drogadictos, asesinos, brujos, etc. y tan pronto se convierten los ponen a predicar y a evangelizar enseñando herejías y apostasías. Entre ellos se mezclan los hipócritas que no han nacido de nuevo. No hemos entendido que primero necesitamos convertirnos en discípulos del reino de Jesucristo. Entre los hipócritas y los recién nacidos crean un “evangelio” falso, contrario a la sana enseñanza de Jesus. Por el contrario, mucha gente se hace muy religiosa, o mas religiosa todavía, viviendo por las sombras y pierden lo esencial.

 

          Hoy en día mucha gente dice “Dios me hablo”, pero vamos a la palabra escrita y encontramos que Dios no pudo haber dicho tal barbaridad. Pero muchos no se dan cuenta porque no han permitido que Dios los enseñe, están segados por la religiosidad. No se han convertido en discípulos del reino, no se han tomado el tiempo de sentarse a los pies de Jesus y pedirle su dirección. Viven en la sombra de un evangelio obscuro que todavía no han entendido. La sombra no es la realidad, vivir por las sombras te engañara, vivir en la sombra es no comprender la obra de Jesus completa. Vivir en la sombra es estar enfrente de Jesus y no poder verlo a él. 

 

Jesus llamaba discípulos a sus más cercanos seguidores (los pocos no las multitudes). Jesus hablando de los discípulos del reino, con los discípulos del reino dijo:

 

“—Todo maestro de la ley religiosa que se convierte en un discípulo del reino del cielo es como el propietario de una casa, que trae de su depósito joyas de la verdad tanto nuevas como viejas”. Mateo 13:52

 

          El religioso vive por la sombra nunca se preocupa por la verdad, pero un discípulo del reino debe entender el significado de la sombra. Jesus no tiene problemas con los religiosos que se convierten a él. Jesus dijo que una vez que un maestro de la ley religioso SE CONVIERTE EN DISCIPULO es valioso. Jesus habla de convertirnos en discípulos del reino, y cuando nos convertimos en discípulos del reino nos compara como dueños de tesoros de la verdad, nota que habla de joyas de la verdad acumuladas tanto viejas como nuevas. Conviértete en un discípulo del reino, conviértete en un seguidor cercano de Jesus.

 

La búsqueda de Dios es un proceso donde acumulamos verdades viejas y nuevas.

 

La gente y la religión te fallaran

 

          La religión es la sombra, la gente es la sombra, no es la realidad, la realidad es ver con la luz de la palabra de Dios lo que Dios nos quiere enseñar. La religión se enfoca en perfeccionar a las personas, la religión quiere perfeccionar la sombra, se enfoca en la sombra. ¡El evangelio del reino se enfoca en Jesus!

 

“No dejen que los condene ninguno de aquellos que insisten en una religiosa abnegación o en el culto a los ángeles, al afirmar que han tenido visiones sobre estas cosas. Su mente pecaminosa los ha llenado de arrogancia y no están unidos a Cristo, la cabeza del cuerpo. Pues él mantiene todo el cuerpo unido con las articulaciones y los ligamentos, el cual va creciendo a medida que Dios lo nutre. Ustedes han muerto con Cristo, y él los ha rescatado de los poderes espirituales de este mundo. Entonces, ¿por qué siguen cumpliendo las reglas del mundo, tales como: «¡No toques esto! ¡No pruebes eso! ¡No te acerques a aquello!»? Esas reglas son simples enseñanzas humanas acerca de cosas que se deterioran con el uso. Podrán parecer sabias porque exigen una gran devoción, una religiosa abnegación y una severa disciplina corporal; pero a una persona no le ofrecen ninguna ayuda para vencer sus malos deseos. Colosenses 2:18-23

 

          La sana doctrina no se refiere a reglas humanas o religiosas. Tampoco se refiere a visiones nacidas de la carnalidad. Si hacemos una comparación de lo que Cristo hace y lo que la religión provoca, nos daremos cuenta que muchas cosas que parecen ser sana doctrina en realidad son religiosas, son puras sombras engañosas, reglas sin fundamento. Veamos algunas:

 

La religión ofrece: Condenación, culto a ángeles, visiones, mente pecaminosa, arrogancia, domino por poderes espirituales de este mundo, reglas, prohibiciones, enseñanzas humanas, parecen sabias, religiosa abnegación (falsa humildad), severa disciplina corporal, ninguna ayuda para vencer malos deseos.

 

Lo que Cristo ofrece: Fuerte unión con Cristo, crecimiento, nutrición, muertos con Cristo, fuimos rescatados de los poderes espirituales de este mundo.

 

          La religiosidad hace creer a la gente que la muerte de Cristo no es suficiente, porque ven la sombra no la realidad. La sombra le teme a lo desconocido. Cuando ya estamos muertos con Cristo, ya estamos unidos a él y ya fuimos rescatados de los poderes espirituales de este mundo. La sombra te hace creer que los poderes espirituales del mundo te pueden hacer daño. Nos damos cuenta que la obra de Cristo fue completa, tenemos una unión fuerte con Cristo lo sientas o no lo sientas, por lo tanto, ya fuimos rescatados de los poderes de este mundo.

 

          La religión insiste en que el diablo te puede robar lo que Dios ya te dio, la religión insiste en que el diablo te puede destruir. La verdad es que tu vida está escondida en Cristo, estas unido a Cristo y él mismo es él que te mantiene unido. No hay poder en este mundo que pueda romper con esta unión que Cristo logró con su muerte cuando has decidido creer. El cristiano no se libra del sufrimiento ya que este tiene un propósito dictado por Cristo. La sombra insiste en que si sufres es por tu pecado.

 

          Para un religioso cualquier falla te desliga de Cristo, mereces castigo, pero la Biblia enseña que hay un lazo fuerte entre Dios y nosotros imposible de romper. El apóstol Pablo enseña a Tito, Timoteo y a la iglesia a no apartarse de la sana doctrina la cual siempre relaciona con la fe y la gracia. Aunque da una lista de buenos comportamientos y testimonios, estos son el resultado de una unión con Cristo por medio de la fe y la gracia. Nuestros comportamientos, festejos, costumbres o ceremonias vienen a ser la sombra, no la realidad.

 

          Las fiestas o ceremonias religiosas tienen un significado, pero no son la realidad, son la sombra. Así como la fiesta de la pascua era una sombra,  la realidad fue que Cristo venía a morir por nuestros pecados. Así como la fiesta de pentecostés era una sombra, la realidad fue el derramamiento del Espíritu Santo y nacimiento de la iglesia, entre otras cosas.    

 

          Los verdaderos cristianos no nos comportamos bien para llegar a ser hijos de Dios. Nos comportamos bien como resultado de la unión con Cristo y si fallamos tenemos la fe, la gracia y la justicia. Lo único que te puede desligar de Cristo es si no crees en su palabra. Esto nos mantiene unidos a Jesus de manera inquebrantable, esta es la verdadera fe, esta es la realidad de lo que Cristo ya logró en la cruz. La sana doctrina se base en la fe y la gracia otorgada por Cristo. No confiando en nuestras fuerzas y méritos, si no confiando en la obra perfecta de Cristo en la cruz.

 

          La sana doctrina es no apartarnos de la fe en Cristo Jesus, por eso somos una nueva creación. La sana doctrina es no apartarnos de la gracia de Cristo Jesus, porque vivimos en un mundo caído con pecado y con maldad. La sana doctrina es no apartarnos de la Justicia que es por fe en Cristo Jesus, porque nunca lograremos nada separados de Dios y todo lo que Dios dice y hace es justicia.

 

 

“—A ustedes se les permite entender los secretos del reino del cielo —les contestó—, pero a otros no.”. Mateo 13:11

 

 

          Cristo predicaba a multitudes, pero solo enseñaba a sus pocos discípulos. Otros solo ven la sombra, la realidad solo es para los que quieren seguir a Jesus. La Biblia dice que el trigo y la cizaña crecerán juntos, dice también que su palabra sembrada en nuestros corazones puede ser arrancada si no nos aferramos a su palabra. Por eso es importante que medites, que crezcas, que pidas discernimiento, que te sientes a los pies de Cristo. Que tu unión con Cristo crezca y se fortalezca.

 

          Sueños, visiones, enseñanzas, experiencias, deben ser analizadas a la luz de la Biblia y la fe en Cristo, la realidad se ve a través de Cristo. Una visión, sueño o experiencia puede provenir de nuestra propia carnalidad. El diablo puede fingir milagros, dones, torcer la palabra, hasta provocar experiencias excitantes en nuestra vida, pero al final no producen la vida que solo Cristo Jesus puede producir en nosotros.

 

La sana doctrina está enfocada en la realidad no en la sombra, Cristo es la realidad.

 

Mi deseo es que conozcas al verdadero Jesucristo que describe la Biblia. Que goces de la libertad de nuestro Señor Jesucristo y que su gracia reine en tu vida! !Recibe ese regalo de paz y de amor que solo Dios te da, la gran bendicion de ser su hijo e hija!.

 

           Da gracias a Dios por su amor y su infinita gracia. !Que Dios te ayude a caminar en esta verdad siempre!. !Recibe la abundancia de la gracia y el don de la justicia por medio de Jesucristo! !Cristo es digno de toda la honra y el honor!

 

Recibe sus bendiciones y escribeme con tu comentario. 

Escrito por Abdiel Salas.

Abdielsalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com

Bendiciones!

 

Donar en Pesos

Donar en Dolares

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Como reconocer la sana doctrina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.