Avisar de contenido inadecuado

Puestos los ojos en Jesús

{
}

 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:2

 

Vivimos en un mundo legalista. Es decir tenemos nuestras propias leyes y queremos que el mundo se comporte de acuerdo a nuestras reglas. Y si alguien no se comporta de acuerdo a nuestras reglas pues esa persona está mal. Aun muchos de nosotros que vivimos y crecimos en la vida de la iglesia, vemos que esta es una constante para las mayorías. A donde quiera que vayas las personas te tratan de acuerdo a sus propios parámetros de lo bueno y lo malo. Vístanse así, coman así, hablen así, hágale así, compórtense así, etc.… etc. Son nuestros principios y valores los que determinan comportamientos y determinan también la aceptación de nosotros hacia ellos mismos y viceversa.

 

Sin duda el autor de hebreos reflexionando en la vida de fe del capítulo 11 y pensando en todas las dificultades que vivió Abraham, Noé, David, Jacob, etc., y todas las pruebas difíciles de la vida de un verdadero buscador de Dios. En ese momento el estaba teniendo una revelación o una manera más clara de ver las cosas:

 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”.

 

Leer Mateo:14:13-33

 

Pedro tuvo esta experiencia junto con los demás discípulos cuando Jesús camino sobre el mar. Jesús mismo les enseño sobre esto, primero el milagro de los panes y los peces, y después Jesús camina sobre el agua. Y estando Pedro en la barca y viendo a Jesús caminar sobre el agua, Jesús lo invita y le dice “ven”.

 

Regresándonos un poco a los acontecimientos, acababa de morir Juan el Bautista de una manera trágica y Jesús se había entristecido mucho por este suceso. Dice la biblia que al saber esto Jesús se apartó para orar. Pero la multitud supo que Jesús andaba cerca y lo aclamaba. Y dice la biblia que Jesús salió y tuvo compasión de ellos y sano a los enfermos.

 

Pero como Jesús no descuidaba a sus discípulos ya les tenía unas lecciones preparadas. Estando cerca de cinco mil familias reunidas y sin dinero suficiente para comprar comida para todos. Los discípulos le dijeron a Jesús que los despidiera. La historia ya la saben, Jesús alimentó a mas de cinco mil personas con solo cinco panes y dos peces y aun sobraron 12 canastas de desperdicios. Más adelante Jesús los envía por delante a cruzar el mar de Galilea. Fue ahí donde Jesús camino sobre el agua. La biblia dice claramente que ellos todavía no entendían sobre lo que había sucedido sobre los panes y los peces, ¡estaban asombrados!. La noche caía y dice que Jesús se aparto para orar en un monte mientras ellos cruzaban el mar. El relato de Marcos dice que los discípulos no entendían sobre el milagro de los peces y los panes porque todavía tenían el corazón endurecido (Marcos 6:52).

 

Cuando vemos las cosas con los ojos naturales, nuestros instintos nos ganan y nos engañan.  Para los discípulos les era imposible alimentar a toda la multitud con doscientos denarios, mucho menos con cinco panes y dos peces. Para ellos era imposible que alguien caminara sobre el agua. ¡Eso es normal eran humanos como nosotros!.

 

Pero la mirada de los discípulos estaba sobre lo natural, sobre lo que podían ver y entender. “Dos peces y cinco panes”, “doscientos denarios”,” Viento”, “mar embravecido”, “miedo” … ellos tenían sus propias ideas sobre las cosas. Lo que realmente estaba pasando por enfrente de ellos era una revelación de quien era Jesús, pero todavía no la veían claramente por su corazón endurecido. Más adelante cuando Pedro fue rescatado por Jesús y los dos entraron a la barca, dice que los discípulos entendieron algo:

 

“Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios”. Mateo 14:33

 

A mí me impresiona que poco a poco ellos estaban conociendo mas a Jesús y realmente quien era él. Dice el relato de Juan 6:14 que con el milagro de los peces y los panes ellos entendieron que Jesús era el profeta que habría de venir al mundo, Jesús se les estaba revelando poco a poco.

 

Mi amigo y amiga, en tu vida hay circunstancias en las cuales vas a ver los problemas, las circunstancias que te rodean, las apariencias, las amenazas, las enfermedades, los vientos, la seguridad tal vez en tu empleo, tus habilidades, lo natural, lo entendible, lo razonable. Tal vez vas a ver el reto, la gran multitud, la economía, la crisis, lo imposible. Es obvio que tu mente te va a decir, pues en estas circunstancias “esto es lo correcto”.  Lo correcto es decirle a la gente vayan y compren su comida porque no hay para comprar para todos. Lo lógico es hundirse y no caminar en sobre el agua, son las leyes físicas de la gravedad. La lógica de mi problema es así, así y así. ¡Lo lógico es que me voy a morir por esta terrible enfermedad! Lo dice el diagnostico.

Pero déjame decirte que mas que circunstancias, más que problemas, más que amenazas, son lecciones preparadas por Jesús. Hay cosas que vienen a tu vida como una lección preparada por Jesús. Son la preparación de Jesús para sus hijos que le aman y le siguen. Para que Jesús sea revelado en sus vidas… y al final le adoren como el hijo de Dios, como a Dios mismo.

¡Mi hermano y hermana, tu problema, tu enfermedad, tu circunstancia, tu adversidad, no es más que el siguiente peldaño de tu crecimiento y madurez!. Estoy hablando de los problemas que llegan a tu vida. Estoy hablando del trabajo andando en el camino de seguir a Jesús. (Si tú estás en completa rebeldía y haces atrocidades, no esperes que Dios te va a sacar de todos tus problemas). La biblia dice claramente que a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien. ¡Aun si tú en tu ignorancia hiciste mal y te arrepientes, hay esperanza para ti!.

Recuerda que era mucha la gente que seguía a Jesús, recibía su milagro y posteriormente seguía su camino y no volvían a ver a Jesús. Estoy hablando de los que viven de cerca con Jesús, aquellos que han decidido seguir a Jesús de cerca y caminar con el todos los días. Los discípulos estaban viendo los milagros y viendo lo que sucedía y estaban entretenidos con el significado de los milagros y lo que Jesús hacia. ¡Pero ellos no sabían todavía que Jesús les estaba revelando realmente quien era él!.

¿Pudiera ser que tu estés enfocado actualmente en entender el problema? ¿Quizá estés enfocado en cosas externas y aparentes entendiendo tu situación? ¿Tal vez estas enfocado en el diagnostico del doctor? ¿Tal vez estas enfocado en lo que dice la lógica la economía y las matemáticas? ¿Tal vez estas enfocado en lo que dice la situación de lo que ves a tu alrededor?

 

No me mal entiendas, todas estas cosas no hay que ignorarlas, son reales. No estoy hablando de ignorar lo que te sucede. Tu enfermedad existe, tu problema existe, no estoy hablando de pretender que no existe o ignorar completamente la situación. Si no estoy hablando de que tu enfoque no debe ser el problema, ni siquiera la solución. ¡Caminar sobre el agua es un imposible!, ¡alimentar a cinco mil con dos peces y cinco panes es un imposible!. ¡Hacer milagros es imposible!.

 

Pero para Jesús no es imposible. Jesús lo puede hacer, Jesús está obrando en cada quien. Jesús esta en tu problema. ¡Tal vez se ve como un fantasma! Se ve muy borroso no alcanzas a ver a Jesús en tu problema. Crees que es y que no es, y te dices “no es posible que Jesús este en tu problema”. Y de repente hasta te atreves a decirle, si tu eres manda a que yo camine cobre el mar. Y está bien, Jesús te dice “ven”.

 

Y en trayecto comienzas a temer, estas yendo en contra de la palabra, porque Jesús te dijo “no temas, yo soy”. “Jesús te dice no temas, yo soy”, y tú dices, ¿porque me has abandonado?. Estas yendo contra la palabra, estas declarando algo contrario a la palabra. El dice, !Yo estoy contigo!.

La biblia dice que Jesús está intercediendo por ti ahora mismo, en aquellos momentos Jesús estaba orando por sus discípulos, por un bien tiempo no lo vieron, el los envío por delante. Ellos se sentían solos en la obscuridad en medio del lago, con cierta seguridad porque estaban en la barca, pero temeroso por la obscuridad y los vientos soplaban cada vez más fuerte. Nada era claro. Jesús no se aparecía. ¡Jesús estaba intercediendo!.

 

Pero llego la cuarta vigilia, llego el tiempo indicado y Jesús comenzó a acercarse. Pero todavía no se veía claro. Tus has leído muchas veces que eres hijo de Dios, pero viene una prueba y dices, “Dios ya no me quiere”, “Dios no está conmigo”, “Dios ya me abandono”. …estas yendo en contra de la palabra.

 

De repente te hundes porque te acercaste mucho al problema. De repente sientes que todo se derrumba porque confiaste mucho en Jesús. Si tu decidiste salir de la barca, salir de la comodidad, salir de lo común, salir de lo que tú ya sabes que funciona, es lógico y es natural. La barca flota y es un lugar más seguro que estar dentro del agua. ¡saliste de la confianza en que otros están!. Tu como Pedro dijiste quiero intentar lo que Jesús hace. Pero no falto alguien de los discípulos que dijera “he he te hundiste”, “miedoso”, “falto de fe”.  

 

El problema está en frente de ti, la oportunidad que Dios te da está enfrente de ti. La lección y hasta donde Jesús te quiere llevar están obrando para que tu aprendas. Ese problema es el siguiente escalón, ese reto es la siguiente oportunidad para crecer. Todavía los discípulos no entendían el milagro del los cinco panes y dos peces y Jesús ya les estaba dando la lección siguiente. Era cuestión de minutos Jesús ya había orado para que los discípulos entendieran. Según los discípulos ellos no estaban preparados, pero para Jesús ya estaban listos para la siguiente lección. Y Jesús les da la lección caminando sobre las aguas.

¿Disides ver más al problema que a Jesús? ¿Cada vez que viene un problema a ti disides ver más al problema que a Jesús?  ¿Estás entretenido contando los panes y los peces y no te hace lógica? ¿Miras más la potencia del viento y lo peligroso del mar que lo que Jesús es? ¿Ves mas a tu enfermedad que al Sanador y Salvador? 

 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:2

 

¿Qué es lo que Jesús piensa de tu problema? ¿Qué es lo que Jesús piensa ahora mismo de tu enfermedad? ¿Qué es lo que Jesús dice en su palabra a cerca de tu problema? ¿Qué es lo que Jesús está diciendo de tu enfermedad? ¿De tu situación? ¿Para ti es lo peor? ¿para Jesús?.

¡Es que mi lógica me dice que dos panes y cinco peces no alimentan a cinco mil!, ¡Es que mi lógica me dice que yo no puedo caminar sobre el agua!. ¡Es que mis síntomas dicen que tengo esta enfermedad! ¡Es que mi problema es lo peor! ¿Pero qué dices Jesús? Y Jesús te dice:

 

“No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer”

“Traédmelos acá”

 !!Tened ánimo; yo soy, no temáis!

 “ Ven”.

 

Entonces tu actúas sobre su palabra. ¡“Y actuando sobre su palabra no te de temor” “No dudes” “ten confianza”.!

 

Pero estas actuando en su palabra y no en tu lógica o en tu confianza:

 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:2

 

Tus ojos son los ojos de la fe, que a pesar de ver borroso, de ver amenazas, de ver imposibles, el viento soplando y cosas imposibles. Actúas de acuerdo a cómo has visto a Jesús actuar, de acuerdo a lo que él te dice en su palabra que hagas.

Jesús, se aparto para orar y preguntarle a Dios: “¿Padre que hago, Juan fue asesinado cobardemente?”, “estoy sirviéndote, estoy trabajando con los discípulos”. “¿Padre que sigue? ¿Padre muéstrame lo que debo hacer?” Pero Jesús se queda en oración, hasta que llega la respuesta, llega la cuarta vigila de la noche. Es tiempo de actuar dice Jesús. La cuarta vigilia es la última parte de la madrugada, es lo más obscuro que hay de la noche, es cuando el problema se ve peor, o no se ve nada, pero es la última parte de la noche. En pocas horas o minutos todo se aclarara, vendrá la luz, y todo será obvio. Así es cuando miramos hacia atrás de nuestros problemas, amenazas y circunstancias pasadas… ahora si tiene sentido y comprendo porque Jesús hizo lo que hizo.

 

Más adelante los discípulos pudieron escribir de Jesús, Pedro dijo de Jesús:

 

“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”. Hechos 10:38

 

Y más adelante Juan dice:

 

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. Juan 1:14

 

 

Así es la vida en Jesucristo, Jesús se te está revelando en ese problema, en esa circunstancia, en esa situación. Por eso dice:

 

“Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:2

 

Jesús se te está revelando en cada problema, ¿cómo le has conocido? ¿cómo profeta solamente?, ¿como salvador solamente?, ¿cómo sanador solamente?

 

Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo; y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.  Juan 5:19-27

 

No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre. Juan 5:30

 

Poner lo ojos en Jesús aumenta nuestra fe, poner los ojos en Jesús nos hace imitar su comportamiento y obedecer. Es la voluntad del Padre honrar a Jesucristo. Al poner atención a sus enseñanzas. No importa las circunstancias que estes viviendo, no quites la mirada de Jesús.

 

Bendiciones;

 

Abdielsalas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Puestos los ojos en Jesús

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.