Avisar de contenido inadecuado

¡Preciosa Herencia!

{
}

 

“Tú, Señor, eres mi porción y mi copa; eres tú quien ha afirmado mi suerte.  Bellos lugares me han tocado en suerte;  ¡preciosa herencia me ha correspondido!” Salmo 16:5-6

 

Qué difícil es tener un corazón dócil, confiado en Dios, humillado y obediente a la voz de Dios. David inspirado por el Espíritu Santo declara cosas increíbles. Esta es una declaración de fe tremenda, es declarar lo que Dios es para ti. David usa un lenguaje figurado, yo me imagino a David como cuando uno toma una porción de vino en una copa para brindar. Una bella copa y un delicioso vino, que normalmente se usa para brindar por un logro en ocasiones muy especiales. ¡Debe haber un motivo grandioso para brindar!.  Tan especial fue el momento que David se inspiró de esta manera.

 

David declara: “Tú, Señor, eres mi porción y mi copa”

 

Tú eres todo para mí, tú lo representas todo, contigo Señor viene la bendición de mi herencia. Asi como la copa y el vino traen una sensación de saciedad, cuando participamos de la divinidad de Dios, eso trae realmente la saciedad que nuestra alma necesita. ¡En el estamos completos!

Ahora bien un grado más elevado de gratitud es bendecir a Dios. Este salmo es considerado un Mictam , un mictam se cree que es un salmo dorado, en otras palabras quiere decir que es una joya. Dada la dificultad de la traducción  es claro que David está hablando de su herencia. David le da gracias a Dios por las cosas que le ha dado.

Es curioso ver como David usa las palabras en sentido figurado para expresar la gratitud a Dios por la herencia, no solo por la celestial, pero también la bendición terrenal. Jesús uso la expresión “copa” como un suceso difícil de su vida de por el cual tenía que pasar. Todos sabemos que en Getsemaní Jesús tuvo la peor lucha con su carne, y esa copa era la copa que Jesús tenía que tomar, el sufrimiento de llegar a la cruz.

 

David por su parte vivió situaciones muy terribles, pero también otras muy gloriosas. David reflexiona y declara:

 

“Gracias Señor por todo lo que me ha tocado vivir”

“Esta es mi copa y esta es mi herencia”

“Tu eres mi herencia porque todo esto está diseñado por ti para mi”.

“No solo eso sino que tú me has afirmado en esta herencia”.

¡Bellos lugares me han tocado!

¡Preciosa herencia me ha correspondido!

 

 

Reconocer el señorío de Dios es dejarnos pasar por el proceso de Dios. No resistirnos sabiendo que tenemos una gran herencia, no solo en el cielo sino también en la tierra. David nunca se imaginó llegar a ser rey cuando estaba cuidando ovejas. Cuando luchaba con osos y leones nunca pensó en derrotar gigantes. Pero él supo que ese era el entrenamiento de Dios, esa era su copa, esa era su herencia. El tenía aspiraciones como todos, pero él sabía que los planes de Dios eran los mejores.

 

Yo te pregunto a ti:

 

¿Cuál es la herencia que te ha tocado?

¿Cuál es tu porción? ¿Estas recogiendo migajas como la mujer cananea? ¿Cuál es tu herencia?

 

Bendecir a Dios es reconocer el Señorío de Dios sobre todas las cosas y darle gracias por una herencia inimaginable, una copa de bendición, una bella herencia celestial y terrenal.

 

¡Por eso te alabamos Señor, Rey de reyes y Señor de señores!.

 

Escrito por Abdiel Salas.

 Abdielsalas@live.com

 www.abdielsalas.obolog.com 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

Delivered by FeedBurner

  Subscribete al Blog Cristiano de Abdiel Salas por Email

 

{
}
{
}

Comentarios ¡Preciosa Herencia!

GRACIAS HERMANO POR SU PRECIOSO TRABAJO, ES USTED UNA BENDICION PARA EL PUEBLO DE DIOS
LAURA ELENA REYES ALMANZA LAURA ELENA REYES ALMANZA 23/03/2013 a las 07:44

Deja tu comentario ¡Preciosa Herencia!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.