Avisar de contenido inadecuado

Plenamente convencidos

{
}

 TAGS:undefined

                  La Biblia hablando de la fe de Abraham dice que él estaba plenamente convencido. ¿Cómo es eso de estar plenamente convencido de algo? Por mi parte a mi me gustaría tener la fe de Abraham, aunque en cierta manera la tenemos. Por eso es llamado nuestro padre, el padre de la fe, pero creo que muchas veces fallamos al intentar tener esa fe como la tuvo Abraham. Me gusta la manera en que Pablo lo describe en Romanos 4:21 y 22, ahí habla sobre esta clase de fe de Abraham.

 

“Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo”.

 

¡El evangelio está en esta frase!. Que impresionante que Abraham con poco conocimiento de Dios se atrevió a tener fe en él, te recuerdo que Abraham no tenía una Biblia, ni asistía a una iglesia, no tenía la ley o la tanaj. (Muchos me colgaran por esto). Pero… ¿Y tú qué tal? ¿Cómo está tu fe? ¿Estas plenamente convencido de tu fe? ¿Has llegado a tener una fe tan sólida y perdurable como la de Abraham? ¿Podrás decir que tu fe ha madurado a tal grado de creer plenamente? Estoy impresionado la manera en que Pablo habla al final de Romanos sobre este nivel de madurez donde se nos hace difícil juzgar a los demás. Veamos la manera de hablar de Pablo:

 

¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.  Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté PLENAMENTE CONVENCIDO en su propia mente.  El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios. Romanos 14:4-6

 

                ¿Cómo sería el mundo si dejamos de juzgar a las personas a la ligera y comenzamos a pensar más como Pablo lo comenta? Como hijos de Dios no estamos exentos de criticar o de ser criticados, no importa lo bien portado o lo mal portado que eres, siempre serás juzgado. Desafortunadamente el pueblo de Dios también critica duro o es criticado duramente y sin misericordia. ¿Pero que dice la Biblia a cerca de criticar o juzgar a la ligera? ¿Es correcto comportarnos de esa manera?

 

¿Sabes lo difícil que es salir limpio de críticas? Es difícil criticar y no ser criticado, saldrás dañado por tus propias críticas, la mayoría de las veces lo hacemos por ignorancia o por inmadurez, pero realmente sin saber el daño que estamos haciendo a las personas y a nosotros mismos. 

Sabemos que todos necesitamos la convicción de hacer las cosas correctamente, la mayoría de nosotros esperamos una confirmación de alguien importante para nosotros, de que estamos actuando bien. Pablo escribe a los romanos sobre como recibir a los débiles y no contender sobre opiniones.

En el mundo existen demasiadas versiones de cultos cristianos que no necesariamente están equivocados, diferentes tipos de música, diferentes tipos de exponer la palabra, diferentes personalidades, diferentes métodos. Todos esos métodos los creo Dios para que nosotros tuviéramos una variedad de gustos y no necesariamente que uno u otro este en lo correcto. La única manera correcta es el propósito, “siempre glorificando a Jesús el Hijo de Dios”. Si tu corazón no te condena, no tienes por qué condenarte o condenar a los demás.

Pablo lo dice: “Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”. Al juzgar menospreciamos la obra de Dios en otras personas. Cristo está trabajando en todos sus hijos, en todas las áreas de sus vidas que muchas veces desconocemos. Al criticar a otros nos exponemos a ser criticados y ser puestos en vergüenza ya que Cristo es el que justifica a nuestros hermanos.

Un cristiano maduro debe preocuparse más por su vida delante de Dios que la vida de los demás. Si realmente te interesa la vida de otra persona debes interceder por esa persona. ¡No menosprecies a tus hermanos en Cristo por mal que perezcan estar! 

 

“Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano”. Romanos 14:10-13 

 

Delante de Dios todos somos iguales de imperfectos, de rodillas todos somos iguales, en la adoración todos somos iguales, cuando nos humillamos todos somos iguales. Si algo te molesta de alguna persona normalmente quiere decir que tú tienes un problema similar. Si no estás de acuerdo con tal o cual punto de vista es necesario que lo lleves a Dios en oración antes de criticar a tu hermano o a tu hermana. Si no puedes arreglar tus diferencias busca hermanos maduros y experimentados que te ayuden a entender. Y si no es posible estar de acuerdo es preferible seguir otro camino. Dios se encargará de sus hijos, si necesitan amor, disciplina o aprender de Dios alguna lección, lo aprenderán. Cristo exhorta a la iglesia de Éfeso en Apocalipsis de la siguiente manera: 

 

“Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son; y has descubierto que son falsos. Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte. Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor”. Apocalipsis 2:2-4

 

           En otras palabras, el reclamo de Jesus es por estar mal enfocados, como iglesia o como ministerio podemos estar mal enfocados. No es necesario que estés de acuerdo con todos, aun cuando sean falsos hermanos. Dios no nos puso de jueces y menos nos ha llamado descubrir quién es falso y quien es verdadero. Solo por el Espíritu de Dios y si es en verdad su voluntad él puede revelar los espíritus malvados y entonces debemos actuar en la dirección de Dios. Pero no hay ministerios que se ocupen de andar buscando los falsos apóstoles o andar descubriendo a los malvados, y menos debemos juzgar a los hermanos desde lejos, sin conocerlos. Pero hoy en día hay muchos “ministerios” que han perdido el enfoque. Pero Jesus le da más importancia al estar enfocado en el primer amor, que andar descubriendo malvados y falsos hermanos.

 

 “Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.  ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro. Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco”. Apocalipsis 2:4-6 

 

¡La advertencia es grande y es seria! Es importante saber que, si bien no toleramos las enseñanzas equivocadas, no toleramos a los malvados y a los falsos hermanos, eso no quiere decir que vivas para juzgar a los demás y sobre todo que no justifiques tu ministerio. Cuando eres guiado por Dios debes saber cuándo emitir un juicio y cuando callar para testimonio a los demás. Dios mismo hace el llamado a regresar al primer amor, a no olvidarse de dónde venimos. Pero principalmente de buscar su presencia.

“Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”. Si hay algo que debemos hacer en nuestros días es gastar tiempo con el Señor y buscar de su presencia. Cada vez más convencidos de que él es el que produce en nosotros esos cambios que necesitamos. Buscar ser renovados en el espíritu de nuestra mente estando en la presencia del Señor. Aprendamos cada vez más a juzgar menos y amar más a nuestros hermanos que piensan diferente. Aprendamos a dejar que Dios obre en la vida de los que no tienen un entendimiento como el de nosotros. Pidamos que Dios abra nuestros ojos espirituales y también obre a favor de nuestros hermanos. Tengamos un corazón agradecido de lo que Dios hace en nuestra vida y lo que hará en nuestros hermanos.

          Mi deseo es que la gracia de nuestro Señor Jesucristo reine en tu vida! !Recibe ese regalo de paz y de amor que solo Dios te da, la gran bendicion de ser su hijo e hija!.Da gracias a Dios por su amor y su infinita gracia. !Que Dios te ayude a caminar en esta verdad siempre!. !Recibe la abundancia de la gracia y el don de la justicia por medio de Jesucristo! !Cristo es digno de toda la honra y el honor!

 

Recibe sus bendiciones y escribeme con tu comentario. 

Escrito por Abdiel Salas.

Abdielsalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com

Bendiciones!

{
}
{
}

Deja tu comentario Plenamente convencidos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.