Avisar de contenido inadecuado

La oración de fe

{
}

“Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.”  Santiago 5:15

 

Podemos orar de muchas maneras, pero hay una oración que es guiada por Dios. Muchas veces voy a Dios y pido y ruego y hasta clamo a Dios. Nos encanta la frase: “Clama a mí y yo te responderé”, una de mis oraciones favoritas… Todo eso está muy bien ya que hay muchos tipos de oración y podemos hacer todas ellas. Pero de acuerdo a Santiago, también hay otra manera de orar y es “Orando con fe”. Basado en meditaciones anteriores sobre la fe, entendimos que la fe es una convicción, es una decisión o determinación de creer en algo imposible.

 

Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.  Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.  Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?  Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho. Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. Mateo 21:18-22

 

¿Sería que Jesús ya había orado por la higuera y que al pasar solo pronuncio las palabras? En Marcos 11:13 dice que no era tiempo de higos. ¿Entonces porque Jesús maldijo a la higuera? Nuestras oraciones reflejan nuestra fe. La mayor parte del tiempo la pasamos pidiendo y pidiendo como si estuviéramos pidiendo limosna siempre. Y no hay problema está bien pedir al orar, eso no tienen nada de malo. Pero mi fe debe crecer de tal manera que me permita hacer oraciones de fe. Oraciones hechas por un hijo de Dios.

Jesus da una clave en el pasaje anterior:

 

 

“Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”.

 

La oración de fe se hace “creyendo”. Mire la actitud del hermano del hijo prodigo que siempre vivió en casa y mire la actitud del Padre.

 

He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.  Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Lucas 15:29-32

 

Como hijos de Dios podemos tener esta actitud del hermano del hijo prodigo o alguna otra actitud. El Padre contesta: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.”

 

Muchos cristiano sabemos que todos las cosas son de Dios Padre, pero cuando se trata de bendición. No creemos lo que declara esta historia: …y  todas mis cosas son tuyas

 

Cuando oremos, pidamos la dirección de Dios. Muchos cristianos sabemos que Dios es un Dios sanador. Un Dios de Amor, el dueño de todas las cosas. Pero cuando se trata de orar por sanidad, oramos pidiendo que se haga su voluntad. Rogamos y clamamos por mi sanidad. Pero el Sanador dice:

 

“Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.”

 

Marcos relata que la higuera no se seco al instante, más bien dice que a la mañana siguiente pasaron por ahí y entonces se dieron cuenta que la higuera que Jesús había maldecido se había secado de raíz. Esta lección que Jesús estaba dando a sus discípulos fue una lección completa de Fe. Si Jesús hubiera secado la higuera de manera instantánea no hubiera permitido que la fe trabajara. Por eso Jesús les dijo:

 

 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.  Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.  Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Marcos 11:22-24

 

Se nos hace fácil declarar que tan solo por declarar la salvación, recibo la salvación. Pero se nos hace tan difícil creer que de la misma manera puedo recibir sanidad, milagros, bendiciones, mover montanas, hablarle a mis problemas. Etc. Necesitamos cambiar nuestra manera de creer. Creemos verdades parciales y tenemos resultados parciales. Declaramos como hijos de Dios que el enemigo está vencido, pero vivimos como derrotados. Declaramos que el oro y la plata son de Dios, pero vivimos como pobres y mendigos. ¡Por no creerle a Dios!

 

 “Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!” Lucas 15:17

 

Creemos que Dios es el Dios de la abundancia, pero se nos hace difícil creer que Dios esté dispuesto a darnos de su abundancia. Entonces no conocemos a Dios.

 

“Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.”

 

No te escandalices, le paso al hermano del hijo prodigo, nos puede suceder a cualquiera. Para crecer en fe debemos comenzar a comportarnos como hijos de Dios sabiendo quien es nuestro Padre. La oración de fe, es aquella oración donde tu decides creerle a Dios. La oración de fe es aquella que conversa y escucha de Dios. La oración de fe es aquella que le habla a la higuera. Es aquella que le habla al problema y le da la oportunidad de trabajar. Al tiempo de Dios, eso es fe.

 

En mas de alguna ocasión le he hablado a un problema, le he hablado a la naturaleza e inclusive a algunos malestares. Tarde o temprano los síntomas cambian, la naturaleza obedece y Dios se manifiesta. ¿Cuál es tu higuera? ¿Cuál es tu higuera que no da fruto? Antes de mover montanas, comienza secando higueras. Para mover montañas necesitas primero secar higueras. Pero si Dios te da la orden háblale a esas montañas.

 

Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. Mateo 21:22

 

Dios no se limita, todo significa todo. Otra vez:

 

“Dios no se limita, todo significa todo”

Estando en oración siempre busca la oración dirigida por Dios. Algunas veces el Señor te va a decir : “ordénale al enemigo que quite sus manos de ahí”, otras tal vez te dirá que des una orden. ¡Estando en oración no dudes que era Dios usándote!.

 

Bendiciones

 

Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios La oración de fe

todo esta muy bueno la verdad es que se aprende , pero sabes podría decir que palabras o citas bíblicas hay que orar en la oración de fe!! dime yo la puedo hacer a mi mismo?
Hermano Octavio la oración de fe es todo aquello que esta basado en la palabra de Dios y crees que sucederá sin vacilar.
Ahora si quiere una oración modelo esta el Padre Nuestro, etc.
Vea por favor otro temas sobre la oración que yo escribí en este blog.
Bendiciones

Deja tu comentario La oración de fe

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.