Avisar de contenido inadecuado

!No os conforméis!

{
}

 

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2

 

Conformarse es tomar la forma de, o aceptar la forma de algo. El mundo tiene una y mil formas para ti y te dice cómo comportarte. Pero Dios quiere que sea un transformer o transformador  de mentes comenzando con la tuya.

 

Por muchos años he estudiado la biblia y eso no me hace un santo o me ha transformado. El poder de la palabra no está en que esta entra y te obliga a cambiar. Conozco personas que cada vez que las veo, yo sin preguntar nada, solitas me dicen “es que yo estoy mal”, si ya se que debo cambiar, soy un duro de corazón”.

El mundo tiene un molde para ti, para que te formes a su imagen y hagas las cosas que para ellos es aceptable. Aun en las iglesias. Muchos hermanos creen que deben obedecer a sus pastores ciegamente. No han leído las escrituras a cerca de que hay líderes religiosos que son ciegos.

El punto es el siguiente, llegamos a ser flojos en lo espiritual que nos conformamos con lo que se nos da a comer y beber espiritualmente. Pero estamos tomando la forma de otros, a través de tomar y comer sus enseñanzas. En una ocasión el apóstol Pedro dijo:

 

“Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” 1 Pedro 2:2

 

Por el contrario del hambre natural, es una función del cuerpo que nos indica cuando debemos comer aun desde pequeños bebes., dicen que hasta parecemos relojitos cada tres horas. Hablando de la palabra de Dios que es el alimento espiritual, la mayoría de los cristianos tendríamos muerte infantil en el primer años de vida. Nos hacemos al molde del cristiano mundano y nos gana el mundo. ¿Porque? Porque el mundo ya tiene un molde para nosotros. Pero Dios dice a través del apostol Pedro:

 

“Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” 1 Pedro 2:2

Por naturaleza somos conformistas a o que el mundo nos indique o la religión nos indique. Cuando realmente nos hace falta una transformación, pero esa transformación no va venir sin que yo me involucre en mi propia transformación.  Alguien me podrá decir es que  la palabra tiene poder para transformar. Si, hasta cierto punto, y ese punto es lo que tú le permitas que te transforme.

 

El cristiano espiritual debe ser un tranformer espiritual, primero con su vida y después con la vida de los que le rodean. Pero esa transformación no va a ser automática. Tú te tienes que involucrar en tu propia transformación.

Y Dios nos da la formula:  “transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento”

Si yo insisto en tomar la forma del mundo, no estoy transformando mi entendimiento, me estoy conformando a la mente del mundo. ¿Porque? La mayor parte de las cosas de Dios parecen locura, tonterías, cosas ridículas, aburridas, pasadas de moda, etc.

 

¡No has sido transformado!  Tu mente es la mente del mundo todavía. Tu mente es la forma que alguien puso en tu mente. Necesitas una transformación. ¡Somos cristianos conformistas!

 

Esa transformación se logra TODOS los días, no cada domingo o cada mes. Dios requiere de ti una transformación. Tu y yo lo sabemos. Nuestra transformación no puede ser automática e instantánea.  Al pueblo de Israel le tomo 40 años de vagar en el desierto y aun así quedo mucho que hacer.

Dios quiere una transformación de nuestro intelecto. ¿Cuál es la basura que he aceptado del mundo? ¿Cuál es el molde que aprendí del mundo? ¿En donde comenzó la mentira de que el mundo tenia un plan mejor para mi?

 

Muchas veces el problema de los cristianos comienza en que creemos que seguir a Dios es no usar la tecnología. Creemos que Dios está enojado con métodos y formas de enseñanza. Creemos que Dios no actúa de ciertas maneras. En una ocasión estaba el famoso paralitico de Betesda.

 

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese.  Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.  Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.  Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.  Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.  Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido sanado: Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho”. Juan 5:1-10

 

 

Jesús le hace la pregunta más ridícula del día ¿Quieres ser sano?

Y lo primero que sale del paralitico, fue su mentalidad amoldada y conformada a lo mundano. “ No tengo quien me meta…”. Había estado 38 años cargando con una enfermedad, cuando Jesús lo sano en un instante. El paralitico recibió su sanidad y el Diablo inmediatamente quiso volver a robar la bendición queriendo amoldar una vez más al mundo “Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho”

 

Déjame decirte que hay muchos cristianos que ya nos quedamos paralíticos espiritualmente. Ya nos amoldamos al molde de la religión, del mundo, del siempre ha sido asi, de la excusa “es que no hay nadie que meta al estanque”.

¿Eres de los que esperan que Dios mueva su Espíritu y recibas la bendición? ¿O eres de los que actúan basados en su palabra? ¿Eres de los que actúan cada vez que hay una palabra y parezca esta el espíritu de Dios o eres de los que mueven el agua espiritual y tú mismo te zambulles?

 

Tu transformación está en la palabra de Dios, cuando actúas y obedeces la palabra. Cuando no buscas la excusa del día y regresas a casa sin la bendición del día por causa de la excusa. ¿Está dispuesto a esperar 38 años? ¿Está dispuesto a esperar 20? ¿Crees que este paralitico pudo haber quedado sano antes sin  esperar  los 38 años?

Hoy en día hay paralíticos, ciegos, sordos, mudos, cojos, enfermos… espiritualmente en la iglesias (los estanques espirituales). Vamos y venimos y el agua no se mueve y regresamos a casa igual… 10, 20, 30 años y nuestra mente no ha sido transformada. ¿Quiénes de los que estaban alrededor del estanque reconocieron a Jesús? ¿Porque no le recocieron? Varios personajes en la biblia reconocieron a Jesús solo con verlo. Su esperanza estaba en el estanque, no en Jesús, porque ni siquiera lo reconocieron. Esta es una realidad en la iglesias.

¿Quieres ser transformado para recibir la sanidad física y espiritual? ¿Quieres ser transformado para recibir la bendición espiritual de parte de Dios? ¿Quieres ser transformado para cumplir tu propósito? ¿Quieres ser transformado para tener éxito a la manera de Dios? ¿Quieres ser transformado para recibirlas promesas de Dios?

Las preguntas son ridículas ¿Verdad? Pues la respuesta también es ridículamente fácil. Comienza hoy a caminar en la palabra de Dios de una manera que te transforme. De una manera que no se amolde a tu mente mundana o religiosa. De la manera que Jesús camino y actuó. ¡No te conformes! ¡No te conformes! Transfórmate en la persona que Dios quiere que seas, en lo que Dios quiere para ti. Involúcrate en tu transformación.

 

¡Bendiciones y cuéntame de tu vida transformada!

Abdielsalaas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario !No os conforméis!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.