Avisar de contenido inadecuado

No intentes seguir la ley

{
}

 TAGS:undefined

 

“Pues, cuando intenté obedecer la ley, la ley misma me condenó. Así que morí a la ley —es decir, dejé de intentar cumplir todas sus exigencias— a fin de vivir para Dios”. Gálatas 2:19 NTV

 

                El apóstol Pablo intenta explicar el evangelio a los líderes de la iglesia, habían pasado más de 17 años desde que Jesus había sido crucificado. Desafortunadamente en todas las iglesias hay gente que distorsiona el evangelio de la gracia, pero lo peor estaba pasando cuando los lideres de la iglesia estaban siendo contaminados por este falso evangelio. Pablo lo llama hipocrecia cuando mezclaban la ley y la gracia.

 

                Hoy en día no es la excepción, Pablo lo llama el viejo sistema de la ley, veamos como lo explica:

 

“Pero supongamos que intentamos ser declarados justos ante Dios por medio de la fe en Cristo y luego se nos declara culpables por haber abandonado la ley. ¿Acaso esto quiere decir que Cristo nos ha llevado al pecado? ¡Por supuesto que no!” Gálatas 2:17

 

         Pablo hace un contraste entre la ley y la gracia. Esta es una clara confrontación hacia los que insisten en tener la ley como un sistema de Salvación (Cualquier sistema religiosos basado en meritos propios). Pablo explica que Dios no te ofrece la Salvación por medio de la fe y luego te dice que eres pecador por no cumplir las exigencias de la ley, es imposible que Dios haga esto. Dios no te pide que cumplas con la ley, cuando ya te ha dado su gracia.

         Por medio de la fe, Dios te declara libre de pecado para siempre, no temporalmente. Nunca mas te pedira que cumplas con la ley. Así que Dios no te pide que cumplas con la ley, ni con ningun sistema religioso basado en meritos.        

 

“Más bien, soy un pecador si vuelvo a construir el viejo sistema de la ley que ya eché abajo.” Gálatas 2:18

 

                  Muchas iglesias se construyen bajo el viejo viejo sistema de la ley. Es importante saber que estamos luchando con nuestra carne, nuestra carne es presa del pecado y el pecado es culpabilidad, en un sistema al estilo de la ley, a todo le llaman pecado y todo te lleva a una culpabilidad, de ahi se forma un sistema al estilo de la ley. El sistema de la ley le viene bien a la carne porque la carne no entiende la fe. Entonces Pablo explica que nos hacemos pecadores al volver a construir el sistema de la ley el cual sabemos que le viene bien a la carne. Pablo lo dice claramente: “Somos pecadores al querer cumplir con la ley”. 

      

“Pues, cuando intenté obedecer la ley, la ley misma me condenó. Así que morí a la ley —es decir, dejé de intentar cumplir todas sus exigencias— a fin de vivir para Dios.” Gálatas 2:19

 

                   El mismo Pablo estuvo 17 años intentando entender esta verdad, antes de confrontar a líderes tan grandes como el Apóstol Pedro. Pablo estuvo siendo enseñando por Dios, prácticamente apartado del sistema de la ley. Pablo había sido de la religión judía y conocía perfectamente lo riguroso del sistema de la ley. !Pablo era tan celoso de su sistema que mataba a los cristianos!.    

 

         Hoy en día hay muchas iglesias que se apartan de la gracia para construir el viejo sistema de la ley. Es decir construyen un sistema basado en meritos, no necesariamente en los mandamientos. Esos sistemas al estilo de la ley te dicen que debes obedecer y cumplir ciertos requisitos para poder recibir de Dios, eso es completamente falso. Pablo hace una declaración muy importante, “deje de intentar cumplir las exigencias de la ley, con el fin de vivir para Cristo”. Es decir, no puedes vivir para Cristo e intentar vivir de acuerdo a la ley. La fe cumple perfectamente con la ley, la fe reemplaza la ley, no necesitas la ley si ya tienes la gracia.  

 

         “Mi antiguo yo ha sido crucificado con Cristo. Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Así que vivo en este cuerpo terrenal confiando en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Gálatas 2:20

 

         Pablo le llama a la vida carnal o razonamiento carnal “su antiguo yo”, al decir que su carne ha sido crucificada con Cristo quiere decir que su pensamiento razonado o carnal ya no domina su vida. De manera contraria ahora Cristo domina su vida a través de la fe que hay en el amor y entrega de Cristo.

   

La vida cristiana es como una balanza, o te inclinas por la ley o te inclinas por la gracia. Debo explicar que vivir bajo el régimen de la ley o el sistema de la ley no es intentar cumplir con los diez mandamientos solamente. Vivir bajo la ley es intentar cumplir cualquier requisito que reemplace la gracia de Dios. Hoy en día muchas iglesias mezclan o reemplazan la gracia por más del sistema de la ley. Volviendo al ejemplo de la balanza, NO ES que la balanza tenga que estar balanceada. Si no que la gracia debe dominar, la gracia debe pesar completamente más que la ley, por decirlo de esta manera. Observa lo siguiente:

“Yo no tomo la gracia de Dios como algo sin sentido. Pues, si cumplir la ley pudiera hacernos justos ante Dios, entonces no habría sido necesario que Cristo muriera.”  Gálatas 2:21

 

                Cuando la gracia de Dios marca el sentido de tu vida, eres justo por la obra de Cristo, eres justo por regalo de Dios, ere salvo por la pura gracia de Dios. Cuando intentas justificarte o recibir de Dios por medio de la ley, haces innecesaria la muerte de Cristo.

 

                Un cristiano radical debe vivir en la gracia de Dios, estar consiente todo el tiempo del peligro que implica mezclar la gracia con la ley. Si vives queriendo cumplir la ley sabrás que el final es condenación y muerte porque nunca lograras satisfacer sus requisitos. Tu vida terminara frustrada y llena de culpas, cuando intentas cumplir las exigencias de una vida al estilo de la ley, dejas de vivir para Dios. Tu como Pablo intenta dejar de vivir al estilo de la ley, comienza a vivir en la libertad que solo Cristo ofrece. Por ultimo me gustaría concluir con lo siguiente;

 

“Pues, cuando intenté obedecer la ley, la ley misma me condenó. Así que morí a la ley —es decir, dejé de intentar cumplir todas sus exigencias— a fin de vivir para Dios”. Gálatas 2:19 NTV

 

Cristo reemplaza completamente la ley, Cristo debe ser el centro de tu vida, por eso no hay ley para un verdadero hijo de Dios. Luchar contra un sistema centrado en la ley terminara en muerte y condenación. Jesus dijo de si mismo:

 

 “Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres.” Juan 8:36

 

                Hoy en medio de tanta confusión y división en las iglesias es necesario permanecer centrado en Cristo, asegúrate de entender este regalo divino de Dios, la libertad que te ofrece el hijo de Dios. Tu vida no depende de tus esfuerzos humanos, depende de la fe que has depositado en el hijo de Dios.

 

                 Mi deseo es que la gracia de nuestro Señor Jesucristo reine en tu vida! !Recibe ese regalo de paz y de amor que solo Dios te da, la gran bendicion de ser su hijo e hija!.Da gracias a Dios por su amor y su infinita gracia. !Que Dios te ayude a caminar en esta verdad siempre!. !Recibe la abundancia de la gracia y el don de la justicia por medio de Jesucristo! !Cristo es digno de toda la honra y el honor!

Recibe sus bendiciones y escribeme con tu comentario. 

Escrito por Abdiel Salas.

Abdielsalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com

Bendiciones!

 

{
}
{
}

Deja tu comentario No intentes seguir la ley

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.