Avisar de contenido inadecuado

El ministerio del Espíritu Santo

{
}

 

"Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado" Juan 16:8-11

 

 

Muchos hoy en día quieren hacer la tarea y el papel del Espíritu Santo. Nosotros no tenemos el poder de convencer a nadie. Tal vez Dios use la elocuencia y estilo de cierto predicador o evangelista. Pero el poder de convencer es del Espíritu Santo. Hoy en día gastamos nuestro tiempo en convencer y querer sacar del error a las personas con nuestros esfuerzos e inteligencia. Jesus dijo que nos convenía que él se fuera y el enviaría al Espíritu Santo. Esto quiere decir que estos tiempos son mejores que los años en los que Cristo camino sobre la tierra. ¿Te das cuenta de la importancia de estos tiempos?.

 

La pregunta  a contestar será: ¿Le estamos dando el lugar al Espíritu Santo en nuestra vida y ministerio?

 

El Espíritu Santo convencerá al mundo de pecado

 

…De pecado, por cuanto no creen en mí…

 

El pecado más que un error, es una dirección que lleva el hombre, el pecado es perder la dirección de tu vida alejándote de Dios. Hablar de pecado es hablar del conjunto de errores que nos hacen perder el rumbo alejándonos de Dios. En una ocasión estábamos evangelizando en una plaza pública de la ciudad, recuerdo que estábamos presentándole a Jesus a una señora la cual tenía a sus hijos enfermos. Ella rotundamente dijo que no y que no quiera recibir a Cristo. Después de insistir un poco yo seguí orando mientras otro hermano conseguía seguir hablando con ella. Seguí orando por ella y el Espíritu Santo me hizo acercarme por la espalda a la señora sin tocarla, y recuerdo que dije estas palabras: “suéltala Satanás”. Al darme la vuelta para estar con la señora y mi amigo, en ese momento ella dijo que si y recibió a Cristo en su corazón. Realmente el sorprendido fui yo porque yo nunca pensé orar esas palabras, sino que yo entendí que fue el Espíritu Santo guiándome y convenciendo a la persona. Y Satanás no pudo mantener atada a la persona por el poder del Espíritu Santo.  

 

Hoy en día usamos técnicas de convencimiento, usamos amenazas, usamos condenación, usamos muchos tipos de miedo para convencer a la gente. Muchas veces asustamos con el juicio de Dios. Pero pocas veces nos detenemos a pedirle a Dios que sea su Espíritu Santo convenciendo a las personas de pecado. Muchas personas no necesitan que les hablemos de sus pecados, sino que les hablemos de la solución de su vida pecaminosa.

 

¿Cómo debemos orar? No lo sabemos ¿Cómo debemos predicar? No lo sabemos ¿Cómo debemos evangelizar? No lo sabemos. ¿Cómo debemos convencer? No lo sabemos. Pero el Espíritu Santo si lo sabe, cuando debemos actuar y hasta lo que debemos decir.

 

“Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir”. Lucas 12:11-12

 

Para poder acceder a ese caudal de bendición a través del Espíritu de Dios solo basta creer en Dios, creer en Cristo y aceptar el ministerio y honrar al Espíritu Santo. Es una gran bendición saber que el Espíritu siempre nos dará las palabras correctas aun en medio del las amenazas en contra.

 

El Espíritu Santo convencerá al mundo de justicia

 

…de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más …

 

Una persona justa no es una persona que no se equivoca, en los términos de Dios es una persona que es completamente aceptable delante de Dios. Por lo tanto la justicia habla de lo aceptable que somos delante de Dios. La historia bien conocida de la torre de Babel, es una historia donde el hombre pretendió llegar a Dios por sus propios medios. El resultado fue una confusión tremenda, cada quien resulto hablando en un lenguaje diferente y hablando cosas diferentes. Hoy en día la gente construye sus torres de Babel creyendo que van a lograr llegar a Dios con métodos humanos. Esas torres se construyen lentamente y a través de medios humanos pretenden alcanzar a Dios. Las torres de babel son confusión a la hora de querer alcanzar con requisitos humanos a Dios.

La justicia de Dios se llama Jesucristo y él es el único medio para llegar a Dios. La justicia es lo que Cristo logró en la cruz para que nosotros pudiéramos alcanzar a Dios. Con su muerte en la cruz el nos hizo aptos de ser hijos suyos y de recibir la gracia de Dios y su justicia.

El pecado nos hace deudores ante Dios y la sangre de Cristo fue el pago por esa inmensa deuda. Ahora yo no le debo nada a Dios y el no me debe nada. El precio de mis fallas ya está cubierto y eso me hace acreedor de las bendiciones de Dios. El pagó con su muerte y con su sangre el precio de mi salvación, de mi salud, de mi bienestar, de mi bendición. El Espíritu Santo ahora me hace entender que yo soy completamente apto de recibir toda bendición por el sacrificio de Cristo.

Por eso le alabamos a él y estamos agradecidos.

 

“Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados”. Lucas 7:47-48

 

Cristo pagó el precio y ahora está con el Padre intercediendo como un abogado ante el Padre, su obra está completa, su justicia es completa, ahora solo basta con aceptar toda su obra y reconocer quien es Jesus el Hijo de Dios. Somos aptos de recibir la salvación por la obra de Cristo, eso me hace ser justo delante de él.

 

 

 

El Espíritu Santo convencerá al mundo de juicio

 

…y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado"

 

Un juicio es una determinación, el juicio es un veredicto, el juicio es la determinación de un juez. Un juicio es una ley que se promulgo y se debe cumplir o se está cumpliendo hasta verla completamente realizada. Satanás ya no tiene poder en nuestras vidas porque ya no nos puede mentir, ya no nos puede condenar, ya no nos puede destruir, el juicio ya está determinado, no necesito esperarme al final de los tiempos. Todas las mentiras de Satanás son echadas por tierra por carecer de invalidez.

 

Cuando Cristo estaba muriendo en la cruz, Satanás estaba siendo derrotado para siempre. El poder que él tenía sobre las personas y el control que él tenia sobre las personas fue completamente destruido. Pero eso no lo sabe mucha gente y sigue padeciendo de las mentiras de Satanás. ¿Quién merece castigo eterno? ¿Quién merece condenación eterna? ¿Quién merece castigo eterno en el lago de fuego? Todos los que no acepten el juicio de Dios. Dios envío a su hijo Jesucristo a salvar al mundo y el que no acepte a Cristo realmente rechaza el juicio de Dios de inocencia, para aceptar culpabilidad.

 

 Pidamos ayuda al Espíritu Santo y dejemos que él obre, démosle la gloria debida a su ministerio. El es la ayuda que necesitamos en nuestros ministerios.

 

Bendiciones

Escríbeme si estas recibiendo bendición de este ministerio.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El ministerio del Espíritu Santo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.