Avisar de contenido inadecuado

Mi Alto refugio

{
}

“Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio. Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos”. Salmos 18:1-3

Un seguro de vida, un seguro de auto, un seguro de casa, un seguro de gastos médicos, son muy buenos porque nos hacen sentir muy protegidos. Claro que el seguro no cubre absolutamente todas la cosas, tiene sus limitaciones, exclusiones y hay una investigación de por medio antes de poder cobrar un seguro. Eso no le quita la ventaja a poder tener un buen seguro que cubra parte de nuestras necesidades y tener un respaldo. Pero cuando se trata de Dios, nosotros sabemos que no hay mejores manos que estar en las manos de Dios. ¿Pero como invocar a Dios? ¿Cómo hablarle para que el se presente y se haga real en nuestras vidas? Especialmente cuando creemos que Dios está muy lejos.

En las películas de Hollywood vemos como se invocan héroes y/o algunos personajes místicos o de fabulas. Tiene cierto procedimiento o manera de llamarlos. Pero hay una realidad entre muchos cristianos, que no sabemos cómo invocar a Dios o como llamarlo para que se acerque. Fíjese en las palabras de este salmo, enumera las maneras de llamar o invocar a Dios, ¿Quieres aprender a invocar a Dios? ¿Quieres que Dios no se resista a tu llamado?; vemos las maneras encontradas en estos versículos: (Usa tus propias palabras para invocar a Dios tomando como base este pasaje). Así como tú nunca te cansarías de que alguien te elogiara y te dijera lo que significas para él o para ella. Así Dios nunca se cansa de que le digas lo que significa para ti.

 

Te amo: te amo Dios, te amo, te deseo y te necesito, deseo estar cerca de Ti, quiero estar donde tu estas, quiero acercarme a Ti, te amo, Te necesito, acércate a mí. Te amo porque tú me escogiste y me hiciste tu hijo(a), te amo porque tú me amaste desde el principio.

Fortaleza mía: Tú eres mi fuerza, ayúdame, no puedo más, necesito de tus fuerzas, tu eres el único que me da las fuerzas para seguir viviendo. Tú eres mi ánimo, tu eres en mi el que infunde aliento a mi vida. Tú eres mi fuerza para levantarme, para ir al trabajo o a la escuela. Para enfrentar los problemas. Tú eres mi fortaleza en tiempo de debilidad.

Roca mía: En ti me siento confiado, tú eres mi protección, en ti estoy seguro, tú me rodeas con tu protección, nada temo y nada me hará daño cuando estás conmigo. Protégeme y cuídame, cuida de mi familia. Tú eres Dios fuerte y poderoso.

Castillo mío: En ti me siento confiado, tú me cubres y me proteges, en ti estoy seguro, tu eres mi protector, tu eres fuerte y nadie puede contra ti. En ti esta mi refugio. Tu eres mi protector. Rodéame con tu protección, rodéame con tus ángeles, rodéame con tus brazos de protección.

Mi libertador: Tu eres el que me da libertad, tú me liberas de toda maldad, de todo lo que hace daño y lastima, tu eres mi libertador, tu liberas mi alma y mi espíritu de todo ataque y opresión. En ti hay libertad. Líbrame de los perversos, de la maldad. Tu eres mi libertador, en ti encuentro libertad y amor.

Dios mío: Tu eres mi Dios, en ti he creído y confiado, todo mi confianza esta en ti porque tu puedes hacer grandes cosas con mi vida, tu eres mío y yo soy tuyo(a). Tú eres mi Dios y en nadie mas confío, tú eres mi Dios en nadie mas confiaré.

En él confiaré; En ti confío mi Dios en nadie más, en nadie más he puesto toda mi confianza y esperanza, en nadie más esta mi esperanza, en ti confiare por la eternidad. Tú eres digno de confianza y digno de ser llamado mi Dios.

 

Mi escudo: Tu eres un escudo para mí, me rodeas y me guardas con protección, me rodeas de amor y seguridad. Tú eres un escudo alrededor de mí.

 

La fuerza de mi salvación: En ti esta toda mi esperanza y confianza, en tus manos estoy seguro(a), tu eres la fuerza de mi salvación, en ti encuentro salud, en ti encuentro descanso, en ti encuentro paz, en ti encuentro seguridad y salvación completa, salud, amor y fe. Tú eres el que me mantiene de pie.

 

Mi alto refugio: En ti encuentro protección y salud, tu eres mi alto refugio, tu eres mi libertador y me rodeas de protección. No hay otro como tú en quien yo pueda confiar, no hay otro como tu en quien yo me pueda refugiar, no hay más alto refugio que tu Señor.

Digno de ser alabado: Solo tú eres digno de ser alabado, de ser glorificado, de ser honrado, de ser bendecido, te amo, eres mi Dios, mi Señor, mi libertador. Tu mereces toda mi alabanza, eres Digno de recibir toda la gloria, todo el honor, toda la magnificencia. A ti te alabo y te bendigo.

“Y seré salvo de mis enemigos”.

No me canso de repetir que eres mi Señor y Salvador, en ti confiare por la eternidad, en ti he puesto toda mi esperanza, te amo Jesus, Te amo Señor con todo mi corazón. Y veré tu gloria, veré tu Salvación y veré cuando me salvas de mis enemigos. Y te glorificaré aun mas y mas por que se que nunca me vas a fallar.

¡Tú eres mi Salvador y nunca me vas a fallar!  Amén.

(Haz tuyo este pasaje)

“Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en Ti confiaré; Tu eres Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, eres mi alto refugio. Te Invocaré porque eres  digno de ser alabado, Y seré salvo de mis enemigos”. Salmos 18:1-3 (Modificado para hacerlo propio).

 

Dios te bendiga  Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios Mi Alto refugio

Padre: A lo largo de mi vida he sentido tu compañía y tu protección. me has librado de la mano del enemigo, has puesto mi vida a salvo, me has dado una familia, un trabajo y lo mejor de todo has aumentado mi fe y mi esperanza, conforme a tus promesas. Hoy puedo decir con gozo que todo te lo debo a ti, porque tu has aumentado mis fuerzas y me has dirigido por los caminos trazados por ti. Tengo en mi corazón tanta gratitud que lo que sale de mis labios son palabras de amor para bendecirte y glorificarte como el Rey de Reyes y Señor de Señores, supremo Dios del universo, todo está sometido a ti. Tus manos nos guardan y eres mi alto refugio, te amo, te necesito mas que a nada en la vida,  rescátanos cuando estemos en peligro, no permitas que el enemigo triunfe sobre tu pueblo, somos tuyos, tus hijos y tu eres nuestro papá. Tu hija Carmen Elena.

Deja tu comentario Mi Alto refugio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.