Avisar de contenido inadecuado

Llevaréis vuestras iniquidades

{
}

 

“Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi castigo”. Números 14:34

 

La primera ocasión en que fue usada la palabra “avon” o iniquidad en el Hebreo fue en Génesis 4:13. La iniquidad es un misterio como la biblia lo llama, en los últimos tiempos dice la palabra que la iniquidad será cada vez mas grande. Ahora bien la iniquidad es un misterio es para las personas que desconocen la biblia, pero este misterio está revelado desde la fundación del mundo en la palabra de Dios:

 

“Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado”. Génesis 4:13

 

Esta palabra “avon” se traduce como “castigo”, pero es la palabra “iniquidad”, es decir iniquidad es también castigo o castigo por la iniquidad. Es también culpabilidad o cargar con culpabilidad. La segunda ocasión en que se menciona la palabra iniquidad es en Génesis 15:16. Cuando Dios le habla en sueños a Abraham diciéndole lo que sucederá con su descendencia por cuatrocientos años en Egipto y cuarenta mas en el desierto antes de poseer la tierra prometida:

 

“Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí”. Génesis 15:16

 

Recuerda cuando Dios está hablando aquí con Abraham le está hablando en sueños, Dios le está diciendo todo lo que habrá de suceder con el pueblo de Israel, lo que sucederá con sus descendientes por cuatrocientos años. Los cuatrocientos años en que la descendencia de Abraham estará en Egipto y como saldrán con gran riqueza. Pero en el versículo 15 Dios sigue hablando durante el sueño y declara esto, que es como una clave escondida y difícil de descifrar:

 

“Y en la cuarta generación volverán acá (a Canaán); porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí”. Génesis 15:16

 

Si seguimos bien la descripción de lo que Dios está diciendo, se refiere a que después de salir de Egipto, los descendientes de Abraham entrarían a poseer la tierra pero después de cuatro generaciones. Es decir Dios ya sabía que el pueblo estaría cuarenta años en el desierto así como sabia que estarían cuatrocientos años en Egipto. Esta frase es clave para entender lo que sucedería aunque algo difícil de entender, tal vez porque Dios está hablando de algo que no se ha revelado completamente hasta ese entonces. Recuerda que iniquidad es igual a castigo, culpabilidad, cargar con culpas, pero hablando de estas cuatro generaciones Dios declara que no ha llegado al cumplimiento las cuatro generaciones. No hay más declaraciones de parte de Dios. Recuerda, todo esto sucedió mucho antes que Dios le dijera a Moisés sobre las iniquidades y sobre el efecto de la iniquidad que dura de tres a cuatro generaciones. Veámoslo otra vez:

 

“Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí”. Génesis 15:16

 

Ahora sabemos lo que sucedió así que podemos usar este pasaje para aprender más sobre este suceso. Analizando el hebreo de la frase, dice lo siguiente:

 

“Porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí” Gen 15:16

 

La palabra que se tradujo como “colmo” es  “shalem” que significa “completo, integro, perfecto, sin culpa”. Es importante notar que Dios está hablando de poseer la tierra. Pero antes de eso deberán pasar cuatro generaciones antes de entrar a la tierra prometida. Debo de admitir que es muy difícil traducir esto, pero Dios está hablando de que la iniquidad quede completada, o quede sin culpa. Aquí Dios está hablando que el poseer la tierra deberá ser sin culpa de pecado, sin culpa de iniquidad.  

Ahora bien, alguien podrá decir entonces Dios no es tan bueno como dicen. Pero la realidad no es que Dios este castigando a su pueblo, si no que él en su sabiduría sabe cómo se activa la culpabilidad y sabe que el pueblo de Dios al rebelarse y seguir su propios caminos se está castigando solo. Esa culpabilidad te impide entrar a la tierra prometida y esa culpabilidad esta determinada por uno mismo.

 

La iniquidad es castigo y culpabilidad

 

Ahora hablemos un poco sobre la iniquidad y sus efectos. No importa cuál sea el pecado, sus consecuencias siempre serán las mismas, esto es: culpabilidad, temor, angustia, ansiedad, inferioridad… es decir siempre hay autocastigo. Eso genera un círculo de pecado y culpabilidad interminable del que es imposible salir con medios humanos. ¡Solamente Dios nos puede sacar de ahí!. La iniquidad se transfiere hasta que se detenga, de otra manera será un círculo de pecado y culpabilidad del que no podremos salir… solo el poder de Dios lo puede hacer.

 

“No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. Éxodo 20:5

 

Ya he hablado mucho sobre la iniquidad en este blog, así que más que del problema de la iniquidad voy a hablar de la solución. Puedes leer todos mi escritos sobre la iniquidad y sus efectos. La iniquidad se transfiere y obra como una circulo vicioso de pecado, culpabilidad y castigo, que se transfiere de generación en generación. La iniquidad es un efecto que tiende a aparecer en las familias y se va transfiriendo. No es el pecado en sí, sino que es la tendencia a pecar lo cual es diferente.

 

La iniquidad trae en si castigo, lo dice la escritura:

 

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. 1 de Juan 4:18

 

Entonces llevar la iniquidad quiere decir transferir la maldad o circulo vicioso de pecado, condenación y castigo a las siguientes generaciones. Este círculo vicioso de pecado, condenación y castigo debe romperse para dar entrada a la bendición completa provista por Dios o sea la tierra prometida. Si tú como hijo de Dios no entiendes esto, transmitirás iniquidad a tus hijos. La palabra de Dios dice que la verdad nos hará libres, por lo tanto debes transmitir la verdad a tus hijos para que no sean engañados.   

 

“Conforme al número de los días, de los cuarenta días en que reconocisteis la tierra, llevaréis vuestras iniquidades cuarenta años, un año por cada día; y conoceréis mi castigo”. Números 14:34

 

Parece muy simple leer que los Israelitas no le creyeron a Dios, sino que quisieron comprobar que Dios estaba diciendo la verdad. Cual sería la sorpresa cuando entraron se dieron cuenta que la tierra prometida estaba llena de gigantes.

Por un momento pensemos en una generación que nació en el desierto y que no vivió en Egipto. En cuarenta años de vagar en el desierto además de haberse multiplicado el pueblo de Dios, el desierto les había enseñado otro tipo de vida diferente a la vida de Egipto. Egipto les enseñó el castigo de trabajar como esclavos, de soportar el oprobio y la humillación de parte de los verdugos. La vida en el desierto sin embargo estaba sacando la mentalidad de Egipto y al mismo tiempo la lección era aprender a ver los obstáculos para llegar a su objetivo. Después de todo el desierto no es tan malo como parece. En cuarenta años de dar vueltas no había más para donde ir, Dios les daba una lección de vida y esta era que no hay otra solución que seguir las indicaciones de Dios. No hay otro camino mejor que entrar a la tierra prometida. En el desierto ellos tuvieron una revelación del carácter de Dios y de Jesucristo sin darse cuenta. Dios los lleva a los límites y les muestra la manera de poseer la tierra. Moisés que representa la ley, visitó los límites de la tierra prometida pero no pudo entrar.

 

 “Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos”. Isaías 44:3

 

Estamos hablando de un pueblo que Dios lo llevo a los límites, estaban en los límites de la tierra prometida. Necesitaban un cambio de género o generación. Genero significa semilla, significa, perpetuar, una generación es una mente transformada con ideas nuevas, con conocimiento nuevo, pero sobre todo con la disposición de abrir su mente y su corazón a la bendición de Dios.

 

Es obvio que la tierra no produce leche y miel, pero Dios está hablando de riqueza material y espiritual. Esa riqueza está reservada para las generaciones que han roto esa cadena de iniquidad y maldición a través del poder del Espíritu Santo. No hay poder humano que pueda romper con la iniquidad, el poder está en creer en Jesucristo y es el único poder que puede romper el efecto de la iniquidad.

 

En el desierto espiritual que todos los hijos de Dios vivimos por un tiempo, es un desierto espiritual donde deseamos llenar o satisfacer a Dios por medio de la carne. El desierto espiritual es la búsqueda constante de querer satisfacer los requerimientos de Dios con nuestra carne. De ahí nacen las religiones del mundo cristiano. Creemos haber alcanzado a Dios a nuestra manera, nuestra carne cree que puede hacer lo que se le dé la gana y aun cree que Dios bebe entender nuestra mentalidad.   

 

“Porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí” Gen 15:16

 

Recuerda que la palabra que se tradujo como “colmo” es  “shalem” que significa “completo, integro, perfecto, sin culpa, en paz”. Esa es la misma palabra que se uso para Mequisedec.

 

“Abraham, a su vez, le dio la décima parte de todo. El nombre Melquisedec significa, en primer lugar, «rey de justicia» y, además, «rey de Salén», esto es, «rey de paz»”. Hebreos 7:2

 

Rey de Justicia

 

Dios anuncia la tierra prometida desde el siglo y hasta el siglo, Jesucristo es la tierra prometida. Jesucristo es el rey de justica, Jesucristo es el Rey de Paz. Jesucristo es la única manera de poseer la tierra. No hay otra manera de poseer las promesas de paz de Dios, de Justicia, de salvación, de santidad.  

 

 

La iniquidad tiene poder para aquellos que se dejan engañar, aun los hijos de Dios que ignoran la verdad. En los últimos tiempos el anticristo será usado con gran poder y señales, con un poder supremo de engaño:

 

“Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia”. 2 Tesalonicenses 2:8-12

 

 

Por eso el ministerio de Jesus es la máxima expresión de Dios, de salvación, de libertad, de Justicia:

 

“Porque yo Jehová soy amante del derecho, aborrecedor del latrocinio para holocausto; por tanto, afirmaré en verdad su obra, y haré con ellos pacto perpetuo. Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de Jehová”. Isaías 61:8-9

 

En Cristo se rompe toda iniquidad, en Cristo se rompe todo el poder del enemigo. El enemigo ya no tiene poder sobre tu mente renovada. Ahora Cristo ha roto toda cadena de iniquidad.

 

 “Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos”. Isaías 53:8-9

 

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”. Isaías 53:5-6

 

La obra de Cristo fue lo más extraordinario que pudo haber sucedido, Dios en su infinito amor dio a su hijo en pago por nuestras iniquidades. Cuando aceptamos a Cristo no hay poder que pueda quebrantar esa ley de libertad, de justicia y de salvación.

 

Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Hebreos 10:14

 

 

¡Bendecimos el nombre de Jesus por siempre por su obra maravillosa!

 

El pecado no tiene poder sobre el hombre espiritual.

¡Camina en libertad y en gozo sirviendo al Señor, vive bajo la gracia!.

 

Bendiciones y escríbeme si estas siendo bendecido por este ministerio.

Cualquier comentario es bienvenido.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

¿DESEAS RECIBIR ESTOS MENSAJES POR TU CORREO? SUBSCRIBETE YA!

Enter your email address / Envianos tu correo electronico:

Delivered by FeedBurner

 

{
}
{
}

Comentarios Llevaréis vuestras iniquidades

GLORIA AL DIOS TODO PODEROSO POR TU VIDA VARON.GRACIAS POR LA SABIDURIA QUE EL SEÑOR A DEPOSITADO EN TI SON DE GRAN BENDICION PARA EL PUEBLO DEL SEÑOR. SIGUE ADELANTE Y ILUSTRANOS MAS CON ESTOS PRECIONSOS TEMAS QUE SOLO POCOS ENSEÑAN.
ANGELES ANGELES 28/11/2012 a las 02:35
es para mi una gran bendicion el q comparta las ensenanzas de la palabra de DIOS tener ese alimento para nuestro espiritu bendiciones
adriana adriana 02/02/2016 a las 06:42

Deja tu comentario Llevaréis vuestras iniquidades

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.