Avisar de contenido inadecuado

La ley perfecta que da libertad

{
}

  TAGS:

“No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.” Santiago 1:22-25

 

De acuerdo a Santiago hay una ley perfecta que da libertad. Contrario a lo que muchos pensamos una ley nos mantiene oprimidos y obligándonos para ser cumplida. La ley de Moisés fue dada para normar el comportamiento de las personas. De esa ley se derivan la mayoría de las leyes de todo el mundo. Hoy en día es común decir que aplicamos toda la fuerza de la ley. Es imposible hablar de leyes sin hablar de un sistema de gobierno. Aun Jesucristo hablo de un sistema de gobierno: “El reino de los cielos se ha acercado”. Pero si por naturaleza nosotros amaramos a las personas y a Dios, las leyes se nos harían más fáciles y agradables de cumplir. Luchamos dentro de nosotros porque nuestro deseo natural es en contra del amor de Dios y del prójimo.

 

Santiago nos enseña en estos versículos diciendo que el que practique la ley que da libertad, recibirá bendición al practicarla. Normalmente cuando uno se acerca a las cosas de Dios, aprendemos los requisitos para poder ser parte de una iglesia o un ministerio. Y comenzamos a interpretar todas las cosas a la luz de lo que observamos y alcanzamos a vivir. Pero no nada más esto sucede en un ambiente religioso, en todas partes existen requisitos que debemos cumplir para poder ser parte de un grupo o recibir algún beneficio, bendición o cosa buena. Esto es natural aunque no siempre sea lo mejor, pero no podemos negar que esto sea bueno.

 

Sin ley no hay gobierno

La ley de Moisés fue dada para que el pueblo se frenará de pecar y supiera los principios de Dios al buscar a Dios de manera natural y respectar a los prójimos. Al cumplir estas reglas de comportamiento la gente recibía bendición. Dicho esto, las leyes son principios que deben cumplirse para que se reciban ciertos beneficios prometidos por dicha ley. Santiago era el hermano carnal de Jesus y conocía perfectamente la vida de Jesus al crecer con él. Además Santiago conocía la ley de Moisés ya que cuando Cristo vino, no se había revelado el nuevo pacto de Jesucristo. Santiago mismo vivió esa transformación o cambio de ley. Así que cuando Santiago se refiere a “La ley perfecta que da libertad”, sabía exactamente a lo que se refería. La traducción de la palabra en griego es la misma que se utiliza para hablar de la ley de Moisés.

 

En este capítulo de Santiago 1, hay varias cosas que nos deben hacer recapacitar, ya que además de estos temas Santiago toca varios temas como la fe, la obediencia, las tentaciones, las pruebas, etc. Observemos cuando Santiago habla de la fe:

 

“Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor”. Santiago 1:6-7

 

Pedir con fe, ¿pero cómo podemos pedir con fe? La única manera que yo veo posible aquí es teniendo la seguridad que Dios nos quiere bendecir, de que Dios nos quiere sanar, de que Dios nos quiere proveer. Sabiendo a ciencia cierta que Dios nos quiere bendecir, que Dios nos quiere dar, que Dios nos quiere librar. Etc. Si tenemos duda de que Dios nos quiere bendecir, entonces venimos a ser inconstantes en nuestra fe y por lo tanto no recibimos la bendición. De manera natural aplicamos la palabra de Dios de manera parcial y no nos damos cuenta de que la palabra de Dios también se aplica a nuestros semejantes. Es decir Dios también quiere bendecir a todas las personas.

 

Te explico todo esto para que entiendas que todas estas leyes son principios fundamentales que hacen funcionar la bendición sobre nosotros. La ley perfecta que da libertad, es la seguridad de que siempre buscamos el agradar a Dios en todas las áreas y con toda nuestra vida. No importando si nos equivocamos en el camino, no importando si cometemos una equivocación, pero estando siempre seguros de que estamos buscando la mejor relación con Dios y con nuestros semejantes.

 

Piensa por un momento, si todos amaráramos a Dios por naturaleza (aun que sabemos que sin él no podemos ser felices). Si todos amaramos a nuestros semejantes por naturaleza (que sin ellos no nos realizamos como personas), la ley no tendría razón de ser. No necesitaríamos las leyes que gobernaran nuestro comportamiento porque nuestra tendencia seria siempre a lo bueno.

 

El apóstol Pablo por otro lado nos dice:

 

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”. Gálatas 5:23

¿Para que necesitamos ley cuando estamos llenos del amor de Dios? ¿Para qué necesitamos ley si hay gozo, paciencia, benignidad y bondad para con los semejantes? Llenos de Dios no necesitamos ley que nos forcé o nos obligue a respetar y amar a nuestros semejantes.

 

“Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.” Santiago 1:25

 

 TAGS:

 

La bendición de Practicar la ley de Dios

 

“Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”. Mateo 22:36-40

 

Jesus fue tentado para saber si en verdad conocía la ley, pero un intérprete de la ley se quedo boquiabierto al recibir esta contestación.

 

De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas”. Mateo 22:40

 

De aquí se derivan toda la ley y los escritos de los profetas, de aquí dependen, de aquí se ramifican la ley y los profetas.

 

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateo 6:33

 

Buscar el reino de Dios, es buscar que se cumplan sus leyes y principios. Es buscar la soberanía a de Dios en nuestra vida. Cristo rigiendo nuestras vidas al vivir el fruto del Espíritu. La ley perfecta que trae libertad se vive llenándonos de la presencia de Dios. Que su Espíritu inunde nuestra mente, alma y corazón.

La perfecta ley que trae libertad es la ley del Espíritu de vida, es el Espíritu Santo morando en nuestras vidas trayendo libertad. Es vivir la vida de paz y gozo que produce el Espíritu Santo.

 

“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría”. Salmo 90:12

 

La perfecta ley que trae libertad, es vivir en armonía con Dios.

 

 

Bendiciones. Escríbeme si estas recibiendo bendición.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Deja tu comentario La ley perfecta que da libertad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.