Avisar de contenido inadecuado

Jesucristo ofrece restauración

{
}

                    En los últimos años aprendí a restaurar muebles dañados, muchos de esos muebles son muebles caros que por su daño ahora no valen mucho. Algunos de esos son echados a la basura porque nadie los compra. La verdad yo me sorprendo de que con algo de técnica, algo de paciencia y con las herramientas correctas estos muebles recuperan su estado original, su valor y en muchos casos ni señales hay de esos daños. En algunos es imposible de saber que estaban dañados e inservibles.

            

 TAGS:undefined

            

             La palabra restaurar significa volver a su estado original para servir de acuerdo con el propósito de su diseño. Cuando algo se daña, se lastima, se golpea, se destruye como en el caso de los muebles ya no pueden funcionar y pierden su valor original. En una persona tal vez por una enfermedad, un accidente, tal vez un abuso, una tragedia, tal vez han dañado la vida de la persona y esa persona pierde su propósito y sentido a la vida. Se necesita una restauración completa, es decir volver al estado original. Muchas veces se piensa que esa persona no puede ser sanada, no puede ser restaurada. De igual manera Dios diseño el matrimonio, la familia, la iglesia, la sociedad y a las personas de acuerdo con sus propósitos y principios, etc. Pero cuando algo no funciona de acuerdo con esos propósitos y principios, en realidad es que está dañada, está decayendo o se está degradando hasta perder su propósito original y hasta su valor.

              En la mayoría de los casos esta decadencia o daño es gradual, muchas veces no se percibe, es poco a poco como lo describe el profeta Joel. Pierde su funcionamiento original, su propósito o diseño original. Este mensaje viene de Dios por medio del profeta Joel.

 

“Cuéntenlo a sus hijos en los años venideros y que sus hijos lo relaten a sus hijos.  Transmitan esta historia de generación en generación.  Después de que la oruga devoró las cosechas, ¡el pulgón acabó con lo que quedaba! Luego vino el saltamontes y llegó también la langosta. ¡Despiértense, borrachos, y lloren! ¡Giman, bebedores de vino! Todas las uvas están arruinadas y se acabó el vino dulce”. Joel 1:3-5

 

 

                   Dios le habla a su pueblo (a nosotros) y nos dice como viene la decadencia, como se producen los daños, la destrucción, la miseria, la enfermedad, etc. Lo que Dios quiere es que uno vea que esa tendencia no es el plan de Dios para nosotros. Por eso Dios nos advierte y nos ensena a transmitirlo a las generaciones. Debemos estar alerta y saber cómo opera la devastación. Debemos saber si estamos mejorando o estamos empeorando para detectar esta tendencia. Todos debemos estar alerta niños, jóvenes, adultos, ancianos. Todos deben saber cómo operan los daños, las tragedias, las devastaciones, la destrucción.

 

¡Despiértense, borrachos, y lloren! ¡Giman, bebedores de vino!

 

          Esta es la descripción de una persona que se sienta a observar su tragedia, su decadencia y solo se queja, sin hacer nada por su situación. Sin saber como sucedió, sin importarle lo que sucedió. Una persona que se conformo y se acomodo a su tragedia.

 

La decadencia y la degradación, no está en los planes de Dios. Dios no quiere que esto nos suceda. Dios quiere que todo el mundo sepa cómo opera la degradación. La degradación viene en etapas, poco a poco, sin darnos cuenta llega poco a poco la destrucción. A los ojos de Dios eso no es normal, esto no es algo que Dios quiera para tu vida o para sus hijos. El que tu matrimonio, tu familia, la sociedad vaya de mal en peor no es el deseo de Dios. ¡No está en los planes de Dios!. Por eso Dios dice:

 

“Cuéntenlo a sus hijos en los años venideros y que sus hijos lo relaten a sus hijos.  Transmitan esta historia de generación en generación.  

 

 

  

I.  ¿Qué estaba pasando con el pueblo de Dios?

   

 

              En este libro de Joel Dios le habla al pueblo de Dios que ya se había acostumbrado a la miseria, la degradación o destrucción gradual. Y les dice que este mensaje se debe de contar a todos por generaciones para que no se repita. El hecho de que Dios quiera que todos lo sepan es porque Dios no quiere que te suceda, ni a tu familia, ni a su pueblo. Debes saber cómo opera la destrucción.

 

             El pueblo estaba perdiendo su identidad, después de ser distinguidos por ser el pueblo de Dios, de conquistar reinos, demostrar que Dios estaba con ellos, ahora se distinguían por ser borrachos, por ser conformistas, por ser llorones, cada vez más se degradaba y el pueblo estaba en indiferencia total (emborrachándose). Así es la degradación o destrucción en nuestras vidas, matrimonios, familias… nos acostumbramos a la enfermedad, a la pobreza, a la degradación, a los pecados, pero en realidad nuestra relación con Dios es la que se está perdiendo, ha sido dañada  o tal vez nunca ha existido.

 

             Dios nunca está en pausa en nuestra vida, lo vemos en la vida de Job.  A pesar de que Job era una persona justa, Dios quería hacer algo más en él (Como lo quiere hacer con nosotros). Para que Job estuviera completo, completamente feliz, completamente maduro. Y que Job confiara en la justicia de Dios más que en la suya propia. El problema de Job era que “era tan justo” que llego a confiar en su propia justicia. La verdad detrás de esta historia de Job es que Dios sabe que nuestra vida es vulnerable, cuando confiamos en nuestras propias fuerzas, confiamos en nuestra propia justica. Esto sucede cuando dejamos a Dios a un lado y queremos manejar nuestra vida sin depender de Dios completamente. Tanto en el caso de Job como en el caso del pueblo de Israel vemos que Dios quiere una dependencia completa en él. Lo mismo para para ti, para tu familia, para tu iglesia, para tu matrimonio.

 

              Dios nos Diseñó para necesitarle a él, para depender de él, para no desconectarnos de él, para complementarnos con él, para funcionar en sus propósitos y principios. Para funcionar perfectamente con él. Por eso somos imperfectos, somos débiles, somos faltos de sabiduría, sufrimos dolor, daños, somos lastimados, es inevitable, etc. Pero Dios no nos diseñó para eso, Dios nos diseñó para funcionar con él y depender de el.

 

Dios nos diseñó para que todos seamos ganadores, no solo unos cuantos:

 

"Así que la promesa se recibe por medio de la fe. Es un regalo inmerecido. Y, vivamos o no de acuerdo con la ley de Moisés, todos estamos seguros de recibir esta promesa si tenemos una fe como la de Abraham, quien es el padre de todos los que creen". Romanos 4:16

 

Todos, niños, adultos, ancianos, mujeres, hombres, ricos, pobres, etc.

 

         Por un lado, vemos que la degradación, la carencia, la pobreza, la calamidad, la enfermedad, los desastres que llegan al pueblo de Dios. Pero vemos que Dios quiere revertir esa calamidad. Tal vez en el camino hemos sido golpeados por la vida, los mismos miembros de nuestra familia nos han fallado, nuestro cónyuge nos ha fallado. Todos esos factores han contribuido para que no estemos operado en los propósitos y principios de Dios. Dios quiere que sepamos que él trabaja en temporadas y en tiempos establecidos (Lo mejor que podemos hacer es entender los tiempos de Dios y unirnos a su plan). Dios no dice que no vamos a caer, lo que Dios nos dice es que no es lo normal permanecer en un estado de decadencia, que no te conformes, que la situación se puede revertir. (Rom. 12:1). Para Dios lo normal es avanzar, crecer, multiplicarse, progresar para funcionar como Dios quiere. Para operar de acuerdo con el diseño original de Dios. Si es posible revertir esa decadencia. Dios esta tan interesado en la restauración de tu matrimonio, de tu familia, de ti, que Dios mismo nos da la respuesta:

 

Por eso dice el Señor:  «Vuélvanse a mí ahora, mientras haya tiempo; entréguenme su corazón.  Acérquense con ayuno, llanto y luto.  No se desgarren la ropa en su dolor sino desgarren sus corazones». Regresen al Señor su Dios, porque él es misericordioso y compasivo, lento para enojarse y lleno de amor inagotable.   Está deseoso de desistir y no de castigar.  ¿Quién sabe? Quizá les suspenda el castigo y les envíe una bendición en vez de esta maldición. Quizá puedan ofrendar grano y vino al Señor su Dios, como lo hacían antes. Joel 2:12-14

 

Si ese es Dios, “Bendición en vez de maldición”, lleno de amor inagotable, misericordioso, compasivo, Deseoso de desistir!!! Wow ese es mi Dios. Esta última parte se refiere a la adoración, se refiere a la restauración de tu relación con Dios. Veamos otro ejemplo en Jeremías, donde también podemos ver que Dios quiere la prosperidad de su pueblo:

 

Jeremías 29:4-15

4 «Esto dice el Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel, a los cautivos que él desterró de Jerusalén a Babilonia: 5 “Edifiquen casas y hagan planes para quedarse. Planten huertos y coman del fruto que produzcan. 6 Cásense y tengan hijos. Luego encuentren esposos y esposas para ellos para que tengan muchos nietos. ¡Multiplíquense! ¡No disminuyan! 7 Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al Señor por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes”.

8 »Esto dice el Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: “No permitan que los engañen los profetas y los adivinos que están entre ustedes en la tierra de Babilonia. No presten atención a sus sueños, 9 porque les dicen mentiras en mi nombre. Yo no los envié”, dice el Señor.

10 »Esto dice el Señor: “Ustedes permanecerán en Babilonia durante setenta años; pero luego vendré y cumpliré todas las cosas buenas que les prometí, y los llevaré de regreso a casa. 11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. 12 En esos días, cuando oren, los escucharé. 13 Si me buscan de todo corazón, podrán encontrarme. 14 Sí, me encontrarán —dice el Señor—. Pondré fin a su cautiverio y restableceré su bienestar. Los reuniré de las naciones adonde los envié y los llevaré a casa, de regreso a su propia tierra”.

 

           “Y trabajen por la paz y prosperidad” de su matrimonio, de su familia, de su iglesia, de su sociedad. Una vez mas, el degradarnos, el empobrecer, el decaer, no está en los planes de Dios. Dios quiere que construyas casas, hogares, familias, matrimonios que multipliquen, que crezcan, que prosperen. Entonces vemos como el bienestar está en los planes de Dios en cualquier situación, aun en la peor como es este caso.

 

            La máxima degradación del hombre viene cuando hacemos todo a nuestro antojo y a nuestra manera y después le echamos la culpa a Dios, por lo malo que nos sucede. Veamos como Job llego a caer en esto, aquí Dios ya le está hablando a Job;

 

»Tú has hablado en mi presencia y he escuchado tus palabras.
9 Dijiste: “Yo soy puro; no tengo pecado; soy inocente; no tengo culpa.
10 Dios busca pleito conmigo y me considera su enemigo. 11 Él puso mis pies en el cepo y vigila todos mis movimientos”.

 

Este es el peor estado de decadencia del hombre.

 

II.  Dios quiere tu bienestar!!

 

Dios le habla a Job a través de una persona desconocida. Símbolo de Jesus en esa época:

 

JOB33:

»Pero estás equivocado, y te mostraré el porqué,  pues Dios es más grande que todo ser humano. 13 Así que, ¿por qué presentas cargos contra él?
    ¿Por qué dices que no responde a las quejas de la gente? 14 Pues Dios habla una y otra vez, aunque la gente no lo reconozca. 15 Habla en sueños, en visiones nocturnas, cuando el sueño profundo cae sobre las personas
    mientras están acostadas. 16 Susurra a sus oídos y las aterroriza con advertencias. 17 Él hace que se aparten de sus malas acciones; no las deja caer en el orgullo. 18 Él las protege de la tumba, de cruzar el río de la muerte.

19 »Otras veces Dios emplea el dolor para disciplinar a la gente en su lecho de enfermo, con dolores incesantes en sus huesos. 20 Ellos pierden el apetito;
    no desean ni la comida más deliciosa. 21 Su carne se consume y son puro hueso. 22 Están a las puertas de la muerte; los ángeles de la muerte los esperan. 23 »Pero si aparece un ángel del cielo —un mensajero especial para interceder por una persona     y para declarar que es recta— 24 él le tendrá compasión y dirá: “Sálvalo de la tumba,  porque he encontrado un rescate por su vida”. 25 Entonces su cuerpo se volverá tan sano como el de un niño,
    fuerte y juvenil otra vez. 26 Cuando él ore a Dios,   será aceptado
y Dios lo recibirá con alegría  y lo restaurará a una relación correcta.
27 Declarará a sus amigos: “Pequé y torcí la verdad, pero no valió la pena.[a]
28 Dios me rescató de la tumba  y ahora mi vida está llena de luz”.

29 »Así es, Dios actúa de esa forma  una y otra vez por las personas.
30 Él las rescata de la tumba  para que disfruten de la luz de la vida.

  

Esto es restauración:

 

"Entonces su cuerpo se volverá tan sano como el de un niño, fuerte y juvenil otra vez. Cuando él ore a Dios,   será aceptado y Dios lo recibirá con alegría  y lo restaurará a una relación correcta". Job 33:24-25

 

Jesus es el rescate para nuestra restauración, Jesus nos ha declarado rectos, Jesus pago el precio por nuestra sanidad, por nuestra prosperidad. Jesus es ese mensajero del cielo que nos declara justos ante Dios. Ahora Jesus permite que esa restauración llegue a nuestra vida.

 

Tu trabaja por entender restauración que Jesucristo ofrece gratuitamente, trabaja por la restauración de tu matrimonio de tu familia, de tu situación, Dios se encargará de la parte milagrosa. Esa parte que tú no puedes hacer déjasela a Él. Sabiendo que el ya pago el rescate, Jesucristo fue el pago por nuestra prosperidad, por nuestra sanidad, por nuestra restauración.

 

“Entonces TU cuerpo se volverá tan sano como el de un niño, SERAS fuerte y juvenil otra vez. Cuando ORES a Dios,   SERAS aceptado y Dios TE recibirá con alegría  y TE restaurará a una relación correcta”. (ENFASIS MIO EN MAYUSCULAS).

Dios quiere que nos enfoquemos en quien es El, No en nuestra herida, no en tu problema, no en tu situación, no en tu daño, ni siquiera en tus errores. Dios quiere que te enfoques en quien es El.

 

Para revertir tu situación Dios quiere una dependencia total, que creas en el completamente, que sepas que El pago tu rescate. Que sepas que el prometió restaurarte, restaurar tus bienes, tu familia, tu matrimonio. Y nuca más será avergonzado.

 

 

"Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.  Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.  Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado.  Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado. Joel 2:24-27

 

Promesa de Dios para sus hijos e hijas!!!

 

 

 

Es una bendición para mi poder compartir esta enseñanza, envíame tus comentarios.

 

            Mi deseo es que conozcas al verdadero Jesucristo que describe la Biblia. Que goces de la libertad de nuestro Señor Jesucristo y que su gracia reine en tu vida! !Recibe ese regalo de paz y de amor que solo Dios te da, la gran bendicion de ser su hijo e hija!. !Recibe la abundancia de la gracia y el don de la justicia por medio de Jesucristo! !Cristo es digno de toda la honra y el honor!

 

Donar en Pesos

Donar en Dolares

 

Recibe sus bendiciones y escribeme con tu comentario. 

Escrito por Abdiel Salas.

Abdielsalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com

Bendiciones!

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Jesucristo ofrece restauración

Mi querido hermano. Parece que yo te hubiera contado mi Vida y ahora la estuvieras narrando. Esto me sucedio a mi, el deterioro, la ruina en cada area de mi Vida, poco a poco el pecado, la desobediencia me fue destruyendo hasta tocar fondo. Pero sucedio lo que no yo podia imaginar, mucho menos mis conocidos. Me acerque a Jesús le suplique que me perdonara, le confese mi lista de pecados, le dije que ya estaba cansado de la Vida que llevaba, que queria volver a sus barazos, que lo dejaba to-do, que renunciaba a seguir llevando esa Vida libertina y desde ese momento comenzo el proceso de restauración, Prospero mi alma a tal punto de ser como un arbol plantado a orillas de un rio, dando fruto de justicia y luego de restaurarme, comenzo a restituirme todo. JESÚS es un especialista en restaurar vidas, doy testimonio de Ello. Doy gracias a Dios por su GRACIA INMERECIDA. Desde entonces no he vuelto a irme de la casa de mi Padre y aquí estoy difrutando de su bondad.
Gracias mi hermano por recordarme de donde me saco Nuestro Señor Jesùs.
Carlos Carlos 14/12/2018 a las 13:05

Deja tu comentario Jesucristo ofrece restauración

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.