Avisar de contenido inadecuado

Iniquidad sinónimo de castigo

{
}

 TAGS: 

Muchos de mis escritos están enfocados en enseñar sobre la iniquidad. Dios me instó hace ya muchos meses a escribir y enseñar sobre este tema. Ahora veo que este fue un plan de Dios aun cuando dude por no saber lo que hacía a ciencia cierta. Veo que todavía hay mucha necesidad de entender y salir de este círculo vicioso que tiene atrapado a muchos jóvenes, adultos y hasta niños.

 

La iniquidad es un círculo vicioso de culpa, pecado y castigo. Es un círculo del cual no podemos salir sin la ayuda de Dios. Antes de continuar debo explicar los síntomas y posteriormente me enfocare en la raíz del problema. Mayormente estaré hablando sobre cómo salir de este círculo de pecado y castigo. Tratare de explicar lo que el Señor ha provisto como solución a este problema y que Dios mis está usando y sacando a su pueblo de este círculo vicioso de culpabilidad a través de su verdad.

 

Independientemente del pecado, ya que cualquier pecado tiende a esclavizar al hombre. El pecado quiere reinar y controlar al hombre y lo hace. El hombre está controlado por la parte débil, la parte más vulnerable, la parte más sensible de manipular. Este efecto es casi inconsciente ya que muchos ni siquiera se dan cuenta que están en este círculo vicioso. Digo que no importa el pecado porque cualquiera que sea el pecado causara estos mismos síntomas. El pecado trae culpabilidad, la culpabilidad trae una serie de pecados recurrentes, a esta cadena se le llama iniquidad, y finalmente esta iniquidad se presenta como castigo. El castigo puede ser auto castigo, enfermedad heredada o adquirida o llegar a ser una depresión, una ansiedad, una opresión o castigo gradual. A veces es demasiado tarde cuando la persona solicita ayuda.

   

  

La Culpa

 

Existe un mecanismo gobernado por la mente que nos lleva a tener culpabilidad y un descontento con nosotros mismos. Este sentimiento de culpa es activado por el pecado y nos gobierna. Es decir muchas de nuestras actitudes y enfermedades son producidas por el efecto de la culpabilidad.

 

“Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos”. Romanos 2:14-15

  TAGS:

¿Vez como este mecanismo funciona aun hasta en los que no conocen la palabra de Dios?. La primera vez que se menciona la palabra iniquidad en la biblia se usa como sinónimo de castigo. Cuando Caín mato a su hermano Abel, muchas de las condenas y culpas se generaron a través de su maldad.

 

“Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará”. Génesis 4:13-14

 

Vemos como se activo la conciencia de pecado-culpabilidad en Caín. Gran parte de la sentencia fue auto impuesta, el mismo determinó que iba a ser castigado, el mismo determinó que no merecía la bendición de Dios, el mismo determinó que no merecía la presencia de Dios, el mismo determinó que sufriría y padecería, el mismo determinó que merecía la muerte. El comenzó a auto castigarse.

En uno o en otro grado el pecado sigue trayendo las mismas determinaciones a nuestra vida. Las consecuencias siguen siendo las mismas eso no ha cambiado.

 

Iniquidad

 

La iniquidad es una tendencia fuerte hacia el pecado es inherente a nuestra naturaleza carnal. En el hebreo original cuando se escribía con gráficos, la iniquidad era representada como un pequeño cordón torcido, lo más parecido al símbolo del ADN. El pecado de iniquidad esta adherido a nuestra herencia genética. Esta herencia genética esta en las células y en nuestra sangre. Es transmitida por nuestros padres por generaciones. Cuando el pecado se activa en nuestra carne quiere gobernar y lo hace desde diferentes aspectos aun a través de la culpabilidad y auto castigo.       

 

La iniquidad está asociada a las consecuencias, inclusive enfermedades y deformaciones físicas. La ciencia apenas está haciendo estos descubrimientos que la biblia ha enseñado durante miles de años. Yo no soy Dios y solamente Dios puede revelar cuando una enfermedad, un pecado o un hábito son consecuencias de la iniquidad. Así es que mi objetivo no es comprobar lo que la biblia ya estableció.

 

Quiero referirme a los síntomas de la iniquidad y la solución que Dios ha provisto, ya que un gran número de cristianos padece de los síntomas de la iniquidad por permitir que la ignorancia y la carne gobiernen sus vidas. Con el nuevo pacto Cristo aclaró el camino y declara que el pecado está condenado a la carne.

 

“El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar”. Juan 6:63-64

 

El pecado está condenado a la carne, Jesus nos enseñó que las cosas carnales nunca vencerán las cosas del espíritu. Cristo a través de este poderoso verso nos dice que la manera de traspasar esta barrera es creyendo al espíritu. El pecado se ensañó con Cristo y Cristo lo condenó a la carne, la única manera de salir de este círculo vicioso de iniquidad es quitándole el poder a la iniquidad a través de creer las verdades espirituales. La manera de quitarle el poder a la iniquidad es creer la obra de Cristo en la cruz.

 

“Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;  para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Romanos 8:3-4

  

Cristo destruyó el poder de la iniquidad y el pecado no tiene poder sobre ti, si tú no le permites que te condene. Cristo pago el precio y tú no debes aceptar ninguna condenación. Esto le quita el poder al pecado y desarma el engaño de la culpabilidad, condena y auto-castigo. (Romanos 8:1)

 

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Romanos 8:1

  TAGS:

La única manera de salir de este círculo de condenación, de culpabilidad y pecado es creyendo lo que la palabra dice y actuando sobre ella. La biblia dice que no hay ninguna condenación para sus hijos y Cristo llevo la condena, la culpa, la maldición y la enfermedad. ¡Somos libres por su gracia!. ¿Qué merito tiene la carne? Ninguno para que la carne no se sienta orgullosa de gobernar, eso le quita el poder a la carne y el espíritu comienza a gobernar. ¡Ahora ya no estás en la carne ahora estas en el espíritu!.

 

 

Castigo:

 

 

“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad”. Mateo 26:41-42

 

La iniquidad o círculo viciosos de pecado, culpabilidad y castigo nunca viene sola, siempre trae castigo. El castigo es en gran medida autoimpuesto por la culpabilidad. La culpabilidad no es el estado ideal del humano, pero este estado provoca miedo, ansiedad, angustia, depresión, enfermedad y muerte.

 

“En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”. 1 Juan 4:17-19

 

¿Cómo camino Cristo en el mundo? Cristo camino sin pecado y por lo tanto sin culpa alguna, Cristo camino sin condenación, Cristo camino demostrando ser hijo de Dios, Cristo camino con un propósito bien definido.

 

La iniquidad concibe una mentalidad de auto castigo y de condenación. Esta mentalidad siempre tiende a culparnos y condenarnos a nosotros mismos. Cuando fallamos a Dios nos decimos torpes, tontos… hasta nos ofendemos a nosotros mismos, a tal grado de no darnos cuenta de esta mentalidad.

 

“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”. Isaías 53:4-5

 

El fue molido por nuestras iniquidades, y sufrió las consecuencias de nuestro pecado también. El llevó nuestra culpabilidad, nuestro pecado y nuestro castigo. El pecado ya no tiene poder sobre nosotros ahora somos libres de esa atadura de pecado, culpabilidad y castigo. Cuando tu obedeces a tu carne y le sigues creyendo, crees que mereces castigo, culpa, sentencia y mereces lo malo. Pero si crees la verdad de Dios le quita el poder al pecado y reina la gracia de Dios en tu vida.

 

“Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”. Romanos 5:17

 

 

La verdad de la justicia de Dios, de la gracia de Dios, de la no condenación deben reinar en tu vida,. Esta verdad debe penetrara a tu vida para quitarle el poder al pecado. ¿Quieres recibir esa libertad de vivir en santidad y vivir en la libertad que Cristo ganó por ti en la cruz?. Cuando aceptamos este nuevo pacto que le costó a Cristo su vida y su sangre le damos el verdadero valor a su sacrificio y podemos entrar a esa libertad, y aceptar el amor de Cristo. Ese amor echa afuera todo castigo de muerte. ¡Ahora estarás destinado a tener el éxito que Cristo gano por ti en la cruz!.

  TAGS:

Oración:

Señor Jesus hoy acepto tu sacrificio en la cruz, hoy acepto que moriste, derramaste tu sangre y resucitaste y todo por mí. Desde hoy en adelante acepto vivir sin culpabilidad, sin castigo, sin temor y sin angustia. No acepto la enfermedad, la depresión y ansiedad que produce el pecado, porque el pecado ya no tendrá poder sobre mí. Hoy echo afuera de mi vida el temor para darle entrada al amor de Dios manifestado en Cristo Jesus. Recibo tu gracia y tu justicia por siempre. En el nombre de Jesus. Amén.

 

Si estas siendo bendecido por este ministerio escríbeme.

 

Abdiel Salas

abdielasalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios Iniquidad sinónimo de castigo

Ha sido de gran bendicion este articulo pues estoy preparandome para predicar sobre como romper maldiciones generacionales, y no entendia bien de donde venia las maldiciones sobre la familia si ellas estan sirviendole a Dios, ahora se que por causa del pecado de generaciones anteriores, el enemigo hace opresion,ataca sin derecho legal, pero entiendo que cuando hay pecado es una puerta abierta para el enemigo destruir, y lo que todos sabemos que hay una puerta sobrenatural que es Cristo, que una vez lo aceptamos rompemos con estas consecuencias, y su sangre nos limpia. Y la importancia de mantenerse limpio delante de Dios, arrepintiendonos de los pecados para no darle cabida al enemigo. Gracias por ese articulo. Lo pude entender y ahora puedo llevar el mensaje mas claro,,,La Gloria es de Dios. Dios te bendiga y el Senor te sabiduria, ciencia y revelacion de su palabra para abrir el entendimiento de los hombres, a la iglesia.
Elisa Elisa 17/01/2013 a las 02:46
Muy interesante sobre la iniquidad, he visto que muchos no tocan ese tema...
me gustaria saber mas sobre su ministerio y de donde pertenece, que denominacion tiene sus fundamentos biblicos.
Reciba un cordial saludo, Dios me lo bendice.
Asta Luego
Judith Salas
Judith Salas Judith Salas 06/08/2013 a las 10:00

Deja tu comentario Iniquidad sinónimo de castigo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.