Avisar de contenido inadecuado

Todo lo que hagas prosperará

{
}

 

Mucha gente le cree a Dios por sanidad, por salvación, por rescate de una deuda, por muchas otras cosas, pero cuando se trata de prosperidad todavía hay mucha gente vacilando y batallando en creer. Muchos de los cuales atacan a los llamados predicadores de la prosperidad. Por un momento ponte en los pies de Josué, Josué está en la frontera o en el borde de la tierra prometida. Son cuarenta años de espera, el fue espía que estuvo a punto de ser apedreado por creerle a Dios. Cuarenta años atrás había pasado eso. Cuarenta años después esta delante de la tierra y ahora Dios le dice “tómala”. ¡Es la hora de poseer la tierra!. 

¿Que había cambiado en esos cuarenta años? Josué era el mismo. Pero estaba delante de una generación diferente. Todos los mayores de 20 años ahora ya no estaban, solo estaban los que cuarenta años atrás tenían 20 años o menos.

Ahora Dios le da un discurso a Josué. Josué no era un bebe, ni mucho menos un bebe espiritual. Solamente él y Caleb habían vívido la experiencia de haber estado en la tierra prometida, solo él y Caleb habían esperado cuarenta años para poseer la tierra.

 

Todo lo que pise la planta de tu pie será tuyo

 

“Todo lugar que pise la planta de vuestro pie os he dado, tal como dije a Moisés”. Josué 1:3 (Biblia de las Américas)

¿Qué era lo que estaba pasando con Josué y el pueblo que iba ahora a entrar a poseer la tierra? La verdad no había cambiado mucho, solo se habían cumplido los cuarenta años que Dios había determinado que el pueblo estaría rodeando el desierto por incredulidad. No había cambiado mucho, los mismos descendientes de los gigantes todavía estaban ocupando la tierra prometida. Simplemente estaban frente al cumplimiento de una promesa de Dios.

Así como Dios se lo dijo a Moisés así lo iba a cumplir ahora a Josué y la descendencia más joven. Pero en la biblia hay situaciones similares que se repiten una y otra vez. Dios había determinado que Josué seria el que llevaría al pueblo a la tierra prometida. Dios determino que vendría un Mesías un Salvador, un Josué, para llevarnos a todos a la tierra prometida. ¿Te fijas en la similitud? Josué solo fue una figura que Dios uso para mostrarnos que hay un salvador, hay una persona escogida para llevarnos o dirigirnos a la tierra prometida. Su nombre es Jesus o Salvador, que es el mismo nombre Josué.

 

Moisés representa la carne, podemos estar viviendo en un cristianismo carnal pero no poseeremos la tierra. Aunque Moisés dependía de Dios todavía luchaba con sus hábitos antiguos al grado que también batallaba en entender los principios divinos. ¡Pero Dios lo determino así!. Estamos frente a una lección de vida que Dios nos dejó para que aprendiéramos de ella.

 

“Tal como le prometí a Moisés, yo les entregaré a ustedes todo lugar que toquen sus pies”. Josué 1:3 (NVI)

 

Hoy en día se nos hace difícil aceptar que Dios nos ha entregado una herencia a través de Jesucristo, la tierra prometida. Si tan solo entendiéramos que Jesucristo hizo todo para que tú y yo recibiéramos la tierra prometida. ¿Cuánta gente hay ahora mismo que batalla en entender que Dios quiere que tengas prosperidad en todo? Cuando él estaba muriendo dice la biblia que el velo se rasgo de arriba hacia abajo. Su carne había sido partida literalmente, había sido desgarrada y ahora Jesucristo gano por nosotros la entrada al lugar santísimo, pero al mismo tiempo estaba ganando la entrada a la tierra prometida espiritual.

 

Nadie te podrá hacer frente  

   

“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida. Así como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré”. Josué 1:5 (Biblia de las Américas)

 

Ante cualquier problema, ante cualquier reto lo primero que viene a nuestra mente es la duda. ¿Estará Dios conmigo? ¿Dios ya se enojo conmigo? ¿Dios me abandono? ¿Querrá Dios ensenarme una lección de  muerte para que yo aprenda? ¡Realmente me lo merezco por no ser buen cristiano! Y olvidamos todas sus promesas…

Vivimos en la carne y la carne nos mantiene separados de la verdad. Vivimos en el desierto espiritual. ¿Sera esto diferente a las declaraciones que hacia el pueblo en sus días en el desierto? ¡Cuidado esas declaraciones nos mantienen en un desierto espiritual!

Dios le dijo a Josué:

“Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré. Josué 1:5 NVI

 

¡Y a ti te dice así: “como estuve con Josué y Moisés estaré contigo”! Si supieras que Dios te ama tanto que tú también eres especial para Dios. Dios no le dijo a Josué fíate de tu fuerza y de tu inteligencia. Si no que le dijo así como yo le he dicho. Tal como le dije a Moisés ahora te lo digo a ti. Dios quiere que confíes en sus promesas y dejes de verte a ti mismo. ¡No es por ti ni por tus meritos, es por los meritos de Jesucristo que entras hoy a la tierra prometida!.

“Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré.”

  

Esto es vivir en la tierra prometida, declara que Dios está con nosotros así como estuvo con Moisés, así como estuvo con Josué. Así está con nosotros. Y por esta verdad y por esta realidad estamos hoy delante de la tierra prometida.

 

Todo te saldrá bien

 

“Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito”. Josué 1:8 (Biblia de las Américas)

 

Jesus vino a cambiar el rumbo de la historia, ahora la vida cristiana es más fácil. Imagínate que Josué no hubiera estado ahí en el desierto. Moisés fue un gran profeta y dio a conocer muchas cosas de las que sucederían en la tierra prometida y aun con Jesus. Pero el no fue el elegido por Dios para llevar a su pueblo a la tierra prometida. Josué fue el elegido. Dios tenía un elegido para ayudarnos a cruzar las fronteras de la bendición. Se llama Jesus. Jesus vino a enseñarnos el camino de la prosperidad.

La mente humana complica la verdad, Jesus la simplifica. Cuando Jesus vino la ley ya consistía de más de tres mil mandamientos. Jesus la simplifico en dos mandamientos. “Amaras al Señor tu Dios y a tu prójimo como a ti mismo”.

 

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito”. Josué 1:8 (NVI)

 

Dios sabe que la mente humana es frágil y lo que menos necesita el hombre es aprenderse y estarse cuidando de cumplir con los diez mil mandamientos que cada religión inventa. ¡Es imposible cruzar la frontera y poseerla tierra con esa mentalidad!

¿Si no estás convencido de que Dios no solo quiere tu éxito o tu prosperidad, entonces en quien crees? ¿ si él no ES tu prosperidad, entonces de que estas convencido?. ¡Él es la prosperidad, esa debe ser tu convicción!. Si no lo crees entonces estas dependiendo de tu carne. ¿Crees que Dios te saco de tu vida pasada para hacerte morir en un desierto espiritual?

 

 Como cristianos debemos estar consientes y seguros de que Dios es fiel a sus promesas. Así como lo fue con José. José pasó por muchas situaciones desagradables pero vemos como Dios lo saco de su tierra para prosperarlo. Pero cuando estamos en el pozo de la desesperación no entendemos la grandeza del poder de Dios y su deseo de prosperarnos, se nos hace difícil y se nos hace imposible. Cuando estamos en la cárcel de nuestras culpas, no entendemos el plan divino de Dios. Jose pudo ver que valió la pena estar en ese pozo, valió la pena estar en la cárcel, porque estaba en el plan divino de prosperidad de Dios. Si Dios dice que eso significa que todo me saldrá bien, eso debe significar para mí también. Pero recuerda que Dios no lo dejo ahí, eso fue pasajero y era el camino a la verdadera prosperidad.

Si tan solo aprendiéramos a confiar en Dios y que su plan es perfecto para cada uno de nosotros. ¿Ahora entendemos porque hay un desierto espiritual y una tierra prometida espiritual para cada uno de nosotros? ¡Jesus es nuestro guía, Jesus es nuestro salvador, Jesus es nuestra prosperidad, Jesus es nuestro éxito!.

  

¡Que este sea tu propósito, confiar más en Dios y sus promesas! Confiar ciegamente en aquel que tiene un plan de prosperidad y de éxito para tu vida. Ya no confíes en la carne, ya no confíes en la economía mundial, ya no confíes el tu inteligencia y sagacidad. ¡Confía y depende de el!.

 

Lee lo siguiente conmigo confiando de que él está contigo y te va a prosperar:

 

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. Josué 1:9 RVA60

 

¿Ves la gran diferencia en confiar plenamente en su promesa? ¡Camina siempre erguido, camina siempre adelante sabiendo que él es tu prosperidad, el es tu éxito!

 

¡Bendito sea Jesucristo! ¿Por qué no bendices en nombre de Jesus conmigo? ¡Te alabamos Jesus!

 

Escríbeme y con gusto te contesto:

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

      

 

 

{
}
{
}

Comentarios Todo lo que hagas prosperará

Hola Abdiel :
Me bendijo tu mensaje, Que Dios te bendiga sobremanera a ti y tu familia.
Un abrazo,
Carlos
CARLOS ANTONIO CARLOS ANTONIO 29/07/2012 a las 18:04
Gracias Carlos Antonio;

Sigue adelante sembrando en la obra del Senor, recuerda que eres un Arbol plantado junto a corrientes de las aguas y todo lo que hagas prosperara.

Bendiciones
Padre mío todos los días de mi vida camino y no dejo de pensar en ti, tu eres mí vida. mí esencia . Se que tu siempre estas conmigo. gracias Padre Santo por darme la vida y haberme creado te amo con todo mi corazón y tu lo sabes bien. gracias
arturo ignacio arturo ignacio 17/09/2013 a las 04:58

Deja tu comentario Todo lo que hagas prosperará

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.