Avisar de contenido inadecuado

Guerra de pensamientos

{
}

 

“Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo”. 2 Corintios 10:7

 

Cuando Pablo escribió esto el estaba recibiendo muchas críticas y ataques, hasta le decían que era carnal, que no estaba en las cosas espirituales. Puedo asegurar que él se dio cuenta que esos ataques no provenían de las personas. Dios le revelo que eran ataques espirituales. Cuando Pablo escribe estas líneas escribe de manera poderosa y nos da una clave que muchos pasamos por alto.

 

“Yo Pablo os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo, yo que estando presente ciertamente soy humilde entre vosotros, mas ausente soy osado para con vosotros; ruego, pues, que cuando esté presente, no tenga que usar de aquella osadía con que estoy dispuesto a proceder resueltamente contra algunos que nos tienen como si anduviésemos según la carne. Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta”. 2 Corintios 10:1-6

 

Los pensamientos dominan a las personas, las personas actúan de acuerdo a sus pensamientos. Se necesita ser muy observador para ver más que los actos, los hechos de las personas. Se necesita el discernimiento para ver mas allá de hechos aparentes para poder ver actitudes. Esto me recuerda el pasaje:

 

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo”. Proverbios 23:7

 

Nuestros pensamientos nos dirigen, esos pensamientos están en el corazón. Hay personas que solo están esperando una falla pequeña en nosotros y cuando tienen el argumento completo se lanzan en contra tuya para destruirte. Desafortunadamente muchos de nuestros propios pensamientos se levantan contra nosotros mismos. Realmente la lucha es de pensamientos. Esta es una guerra terrible de pensamientos del corazón. Gran parte de las cosas que observamos en la gente, conductas, pensamientos, actitudes, son solo superficiales son producto de los pensamientos arraigados en el corazón.

Pablo habla de una guerra militar, de armas destructivas, de prisioneros de guerra, todo con el fin de destruir pensamientos. De manera particular esos pensamientos se han levantado para destruir el conocimiento de Dios. Los ataques mayormente son contra la sabiduria de Dios, contra el conocimiento de Dios, contra lo bueno de Dios.

Esos pensamientos son dirigidos específicamente para desviarte a ti del camino de Dios, destruir lo que Dios ya ha puesto en tu corazón, arrebatar la semilla de bendición que Dios ha puesto en ti. Desafortunadamente Satanas muchas veces lo logra confundiendo a las personas y haciendolas caer en estas trampas.

Mucha gente piensa que la lucha es cuerpo a cuerpo con las fuerzas del mal, Pablo vuelve a escribir sobre este tema en Efesios 6.

 

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”. Efesios 6:11-13

 

Sea cual sea tu pensamiento, sea cual sea tu argumento, sea cual sea el pensamiento de los demás que se han lanzado contra ti. Estamos en una guerra de pensamientos lanzados por los poderes malignos en los aires. La única manera de vencer estos pensamientos es a través de argumentos espirituales. Estos argumentos espirituales son a principio de cuenta ilógicos. Antes que nada debes ser dominado por la obediencia a Cristo. !Observa que esta guerra inicia estando firmes y termina estando firmes!. !Esa es la finalidad que nadie te mueva de la verdad!

Pablo era atacado por su manera de predicar, por su ministerio, hasta por su forma de ser y de vestir tal vez. ¿Cuántas veces tu y yo no somos atacados de mil maneras para ser sometidos, controlados y presionados por pensamientos externos o internos? Que nada tiene que ver con lo espiritual.

 

Pero... ¿Cómo se someten esos pensamientos a Cristo?...  Llevándolos cautivos.

    

Imaginate el siguiente dialogo:

Tu: “Señor, aqui te traigo estos pensamientos que se quieren levantar en contra tuya”

Jesus: “¿Que dicen de mí y de ti?” 

Tu: “Señor, dicen que no valgo nada, que no merezco tu gracia y que no merezco ser sano, que no merezco tus bendiciones”

Jesus: “Solo recuérdales que mi sangre tiene poder, que yo compre tu Salud en la cruz y derrote a Satanás y ellos saben los que les espera en el abismo”    

 

“El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos”. Salmo 2:4

 

No hay pensamiento ni argumento que no pueda someterse a Cristo. Es la palabra de Dios la que siempre sale ganadora. Con Cristo a tu lado no hay poder maligno que pueda vencer. Se vence al nivel del pensamiento, obedeciendo la palabra de Dios en lo espiritual y dejando que sea el Espíritu de Dios hablando a tu corazón. Entonces podrás someter los pensamiento de mentira en tu mente que fueron lanzados para destruír. Si Dios te ha hablado promesas aférrate a esas promesas y saldrás ganador de la batalla, la victoria está garantizada.

No hay argumento que pueda derrotar la verdad, por eso Cristo los humillo (Demonios) clavando todo argumento en contra tuya y mia en la cruz, avergonzandolos publicamente.

 

"Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.  Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo". Colosenses 2:14-16 

 

Dios siga derramando de sus bendiciones en tu vida. ¡Esa será tu fortaleza en tiempo de necesidad!

 

Bendiciones

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Guerra de pensamientos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.