Avisar de contenido inadecuado

La Gloria de Dios

{
}

 Destituidos de la gloria de Dios

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Romanos 3:23

 

Antes que Adán y Eva pecaran gozaban de la gloria de Dios. Es decir Dios era todo para ellos y Dios veía por todas sus necesidades. Vivian rodeados de la gloria de Dios y no tenían necesidad de nada, pero cuando entro el pecado al hombre hizo que cayéramos de la gloria de Dios. Es decir el pecado nos separo y nos quito el privilegio de gozar de la gloria de Dios. Estar rodeados de la gloria de Dios es gozar de su presencia, de su manifestación, de ver a Dios, de ver su poder y ver como él obra por nosotros.

 

El nombre de Dios se manifestó de muchas maneras, pero principalmente como un Dios que no necesita de nadie más, un Dios que existe por si mismo, pero que además es dador de si mismo. Es decir se manifestó como el YO SOY. Es decir la gloria de Dios es el YO SOY, ¿qué es Dios? Dios es el YO SOY. ¿Porque el YO SOY? Dios sabia que es muy difícil entender esto se fue manifestando poco a poco. Dios se manifestó como YO SOY tu sanador, YO SOY tu proveedor, YO SOY tu Justicia, YO SOY tu pastor, YO SOY tu paz o tu bienestar, YO SOY tu salvador. Es decir Dios es todo lo que necesites. ¡Dios es lo que tu necesitas!

 

Todo lo que el pecado nos robo, Dios es. Dios sabía que después de pecar necesitaríamos de él y él se hizo la solución. La gloria de Dios, es el mismo. Al pecar fuimos separados de el y de su gloria y de todas las cosas que él sabe dar.

 

Dios nos puso a todos por igual y por ser hijos de Adán y Eva estamos separados de la gloria de Dios. Así nacemos y así heredamos el pecado y sus consecuencias. El plan que el Diablo diseño para nosotros caer de la gloria de Dios se vio frustrado con un plan mayor y muchísimo mejor.  Dios dijo que la paga del pecado era la muerte y se necesitaba un pago de sangre. Había una serie de requisitos que cumplir para merecer la gloria de Dios que muy pocos entendieron por ser muy complicado, rituales, sacrificios, mandamientos, etc.

 

El plan de Dios era pagar una vez y para siempre los pecados de la humanidad, entonces así como se cometió el primer pecado y fuimos separados de la gloria de Dios, así debía ser el pago de nuestro pecado. Obviamente ese pago sería tan especial y no se había revelado el misterio hasta el tiempo designado por Dios.

Llegando ese tiempo Dios envió a su hijo Jesucristo a pagar por ese error de Adán y Eva. Es decir ahora nosotros podemos gozar de la gloria de Dios de la misma manera que Adán y Eva la tenían. ¿Recuerdas que l pago de el pecado es la muerte a través de un sacrificio de sangre? Ese pago los hizo Jesucristo mismo al morir en la cruz.  El plan debía cumplirse al pie de la letra, Jesucristo estuvo diez veces en peligro de muerte, pero no debía morir de otra manera. ¡Debía morir en la cruz!. Dios mismo hizo que llegara a la cruz y ahí pagar por nuestros pecados.

  

Por eso el apóstol Pablo escribió de la siguiente manera:

 

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados”. Romanos 3:24-25

 

Vez como el plan de Dios era un plan gratuito donde el ya lo había planeado para restituirnos con la gloria de Dios mismo. Es decir el plan de Dios se estaba cumpliendo al ser el pago perfecto por nuestros pecados. Ahora toda la humanidad puede estar unida a la gloria de Dios por medio del pago de Jesucristo con su sangre.

 

¿Porque muchos no gozan de la gloria de Dios a pesar de ser creyentes en Cristo? Creo que el plan de Dios va más allá de lo que podemos explicar y entender. Así como esa gloria se fue perdiendo hasta llegar a nuestros días.  La humanidad se va degradando cada vez más y más. Dios prometió restituir todo lo perdido. 

       

Jesucristo nos restituyo la gloria de Dios:

Todo lo perdido fue ganado en la cruz. Cristo mismo fue el pago. El dijo este es mi nuevo pacto, a través de mi carne, de mi sangre y de mi cuerpo. Dios no pide sacrificios humanos de ningún tipo, el dio a su hijo como pago por esa gloria perdida.

 

¿Porque de esa manera? La única manera de recuperar lo que se ha perdido es a través de Dios mismo. No hay manera de recuperar la gloria de Dios, Jesucristo es la manera. 

 

 

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados”. Romanos 3:24-25

 

Propiciación quiere decir pago, cobertura, liquidación, sustitución, gracia, misericordia. El fue el pago y constituyo el pago por esa gloria perdida, ahora tú y yo podemos gozar de esa gloria. Jesus habla de esa gloria en su oración del capítulo 17 de Juan ya para despedirse de sus discípulos, justo antes de ir a la cruz.

 

“Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”. Juan 17:5

 

La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”. Juan 17:22

  

“Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”. Juan 17:24

 

La gloria ya fue restituida, el pago ya fue dado, su gloria ya es nuestra, la gloria de Cristo nos pertenece, su gloria es nuestra gloria. Ahora tu y yo podemos ver su gloria, ahora podemos gozar la gloria de Cristo.

 

¿Me preguntaras que debo hacer para ver su gloria?

Primeramente creer esto que está escrito en su palabra, si puedes captar te darás cuenta que Jesus hizo esta oración antes de ir a la cruz como si ya fuera un hecho consumado. Comienza tú a dar gracias por esa gloria,  comienza a alabar y adorar a Jesucristo por esa gloria. ¡Esa es la manera de ver su gloria!

La única manera de recibir la gloria de Dios que Jesucristo gano en la cruz es recibiéndola como un regalo y aceptando que ese sacrificio tan grande. Y ahora prepárate para que la gloria de Cristo sea restituida en tu vida.

 

 

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados”. Romanos 3:24-25

 

 

Recibes esa gloria por medio de la fe en su sangre:

 

La fe requiere esperar en Dios, creer completamente en Dios y esperar que el cumpla su palabra. Si todo fuera instantáneo no se necesitaría la fe. La fe requiere ser probada y probada por el fuego. Pero vale la pena creerle a Dios porque no hay otra manera, ni mejor manera, el es la única manera.

 

“Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”. 1 Pedro 1:7

 

Alguien puede decir, “yo no he visto la gloria de Dios y la he pedido y ya he orado”, la biblia dice que es necesaria la paciencia, pero llegará y no tardará. ¡Está más cerca de lo que piensas!

No importa que prueba venga, no importa cuánto tengas que esperar, la respuesta está en lo que Cristo ya gano por ti en la cruz. ¡Solamente bendícele y adórale!

Bendiciones en el nombre de Jesus.

 

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios La Gloria de Dios

Hermano Dios te bendiga, me gusto bien mucho tu mensaje. Estuve buscando algunos mensajes acerca de la gloria de Dios y me tope con el tuyo. Encerio que Dios hablo a mi vida hoy. Que Dios te siga usando. Dios te bendiga!!!!!
Marcos Granados Marcos Granados 10/01/2013 a las 05:40

Deja tu comentario La Gloria de Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.