Avisar de contenido inadecuado

El espíritu superior de Daniel

{
}

 

“Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino”. Daniel 6:3

 

Me toca trabajar con mucha gente manejando muchos proyectos a la vez. En este ambiente en el que me desempeño puedo ver muchas diferentes actitudes que tiene la gente. Tal vez una de las partes más difíciles del trato con la gente, precisamente es su actitud. Hay gente muy preparada, muy inteligente, muy astuta, en fin de todo tipo. Pero si hay algo difícil de entender es precisamente cual es la actitud que traen las personas especialmente cuando les pides algún cambio en su manera de trabajar. La experiencia me ha enseñando mucho en este campo y he aprendido el trato con la gente y en muchas ocasiones he sabido leer las actitudes que traen ciertas personas.

La palabra actitud no se utiliza mucho en la biblia de traducciones más antiguas, solo en las traducciones más recientes como la NVI. La palabra que más se le parece es precisamente la palabra espíritu en la versión RVA. Hoy en día la palabra actitud es muy común y la mayoría de las personas lo entendemos. Por ejemplo yo puedo expresarme libremente en cualquier campo y explicar que una persona tiene una actitud negativa y mucha gente me va a entender. La palabra actitud es tan conocida hoy en día que si yo digo que una persona tiene una buena actitud o una actitud positiva la gente lo entiende.

La actitud es el conjunto de pensamientos, ideas y acciones que una persona toma, es como se proyecta esa persona hacia los demás. Alguna vez escuche un refrán que dice: “Tu actitud habla más fuerte que no me deja oír tus palabras”. Sin embargo la biblia usa muchas veces la palabra espíritu, por ejemplo espíritu angustiado, espíritu humilde, espíritu inmundo, espíritu de mansedumbre, etc. Un ejemplo muy especial es el de Caleb:

”Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión. Números 14:24

 

¿Alguien pudiera decir mi actitud cuenta? ¿Mi actitud es importante? Claramente vemos a Caleb le conto su actitud para entrar a la tierra prometida. En el caso de Daniel vemos que el tenía un espíritu superior. ¡Daniel era superior porque en él había un espíritu superior!. En una versión cerca al original dice “espíritu excelente”, en otras palabras Daniel era excelente porque en él había un espíritu de Excelencia. Tenía la actitud de buscar siempre la excelencia. Eso hablaba más fuerte de el que sus propias palabras.

    

El espíritu de Excelencia:

Hoy en día decir espíritu de excelencia no nos dice mucho, pero decir una actitud de excelencia podría ser mas explicito para la mayoría de las personas. En fin lo importante de mi mensaje es acentuar lo siguiente: Daniel tenía algo en su persona que lo hacía ser excelente y eso le daba la ventaja competitiva que muchos cristianos necesitamos hoy en día. Necesitamos ese espíritu de excelencia que nos haga ser mas ordenados, más preparados, mas deseos de progresar, más competentes en todos los aspectos tanto en el ministerio como en nuestra vida secular.

Si tú eres perfeccionista sabrás que una persona perfeccionista sufre demasiado. Siempre queremos que las cosas salgan bien, salgan a nuestro modo. El ser perfeccionista no necesariamente es que las cosas sean perfectas, si no que se hagan a nuestra manera cuando nosotros creemos que esa es la mejor manera. ¿No es así?. Hace varios años yo tenía esa manera de pensar y me di cuenta que el ser perfeccionista hace que un persona sufra mucho y sea muy infeliz. Pero un buen día Dios me enseño que yo debo exigir perfección en mi persona, pero no en los demás. Nunca voy a poder cambiar a las personas. Cuando yo entendí eso me di cuenta que yo me debo de exigir a mí mismo y cuando yo sea perfecto puedo exigir a los demás, lo cual nunca va a suceder, pero como busco la excelencia siempre debo mantenerme buscando hacer las cosas mejor cada dia.

También aprendí que el ser excelente no es ser perfecto. No hay nada perfecto y nunca habrá una persona perfecta en el mundo. Pero la excelencia es diferente a la perfección. La excelencia es buscar hacer las cosas cada vez mejor, no importando si es perfecta o no. Tan solo buscando cada vez ser mejor. No para presumir, no para sentirme superior. Daniel no se sentía superior, el no andaba pregonando su superioridad, la gente se daba cuenta de su superioridad o Excelencia en el. Me di cuenta que el ser perfeccionista te impide realizar muchas cosas, porque al pedir perfección es casi imposible que al primer intento se logre. Pero el ser excelente te invita a buscar ser mejor cada día sin ser necesariamente perfecto. Aun que a decir verdad la perfección es imposible hablando en términos humanos.

En cambio el ser excelente nunca termina, siempre está buscando mejorar y destacar. Daniel en ese aspecto era muy competitivo. Sobresalía de los sátrapas, gobernadores, políticos, magos, adivinos, etc.

Al trabajar para Dios o al trabajar en alguna empresa, ¿cómo esta mi actitud? ¿Tengo una actitud de excelencia? ¿Estoy trabajando para obtener una actitud de excelencia?. Es triste ver como hay muchas mentes conformistas aun para servir a Dios. Y como dicen muchos al cabo que es para Dios. Pero que dice la biblia:

 

“ser renovados en la actitud de su mente”. Efesios 4:23 (NVI) 

 

“La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús”. Filipenses 2:5 (NVI)

La fuente de Excelencia

Si tú me preguntas ¿De dónde viene esa excelencia?, Yo te puedo decir que el ser excelente proviene del Espíritu de Dios. Deja trabajar al Espíritu de Dios en tu vida. Pablo decía:

 

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”. 2 Corintios 4:7 

 

Mucho de lo que la gente ve en nosotros viene de Dios, no necesariamente es nuestro. Así nuestra actitud de excelencia combinada con una actitud de humildad va a ser usada por Dios para que su nombre sea glorificado en nuestras vidas. Daniel puso muy en alto el nombre de Dios, hasta el rey Darío llego a promulgar:

 

”Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra:

Paz os sea multiplicada. De parte mía es puesta esta ordenanza:

Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin. El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones.

 

Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío y durante el reinado de Ciro el persa.” Daniel 6:25-28.

 

Si buscas fama, dinero y beneficio propio en este camino estas en el camino equivocado. Si buscas la gloria para Dios, estas en el camino correcto a la excelencia.

Que tengas esta actitud de excelencia que hubo también en Cristo y que ahora tú y yo podemos recibir, que haya en ti ese mismo Espíritu de excelencia que tuvo Daniel.

 

¡Buscar la excelencia es buscar a Dios cada día más!

¡Bendiciones de lo alto!

Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Deja tu comentario El espíritu superior de Daniel

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.