Avisar de contenido inadecuado

Espíritu de Hijo

{
}

 

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!”. Romanos 8:15

 

Jesus enfrenta a muchos legalistas durante su ministerio, ellos son los que buscan confrontar a Jesus. Realmente al espíritu que se estaba enfrentando Jesus es al espíritu de esclavitud. Jesus durante su ministerio siempre se refirió a Dios como su Padre. Es impresionante ver la cantidad de cristianos orando como esclavos hoy en día. Cuando Jesus les dice a los intérpretes de la ley que eran esclavos, ello dijeron: “Somos hijos de Abraham y nunca hemos sido esclavos”. Jesus les contesto que aquellos que hacen pecado son esclavos del pecado. Pero… ¿A qué se refiere Jesus cuando dice esto?

 

Observa que hay una tendencia muy marcada que demanda atención de parte de la carne. La carne necesita ser satisfecha, aun en su manera de pensar. Es una lucha con nuestros miembros pero antes veamos:  

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu”. Gálatas 3:13-14

 

La ley no es maldición, la maldición esta en no cumplirla. Pero Cristo con su ministerio rompió esa maldición, ahora podemos vencer cualquier pecado por la bendición de Abraham que es por fe. Cristo al comprarnos dos veces (redención) pago el rescate de nuestra vida maldita por no cumplir con la ley. Es decir el pecado que antes me condenaba ya no tiene poder sobre mí, ahora soy libre para Dios. Ahora la maldición me llegara tanto como yo le crea o lo permita en mi vida. El nos ha dado libertad y gracias a esa libertad es que podemos caminar sin ningún peso de pecado.

 

El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor”. Romanos 13:10

 

Si yo amo al prójimo no voy a cometer pecado contra él (ella). Esta ley de amor es más fuerte que la ley escrita en piedra. Ahora la ley se convierte en un deleite. La ley que me condenaba al fallar en uno solo de los mandamientos ya no tiene poder condenador sobre mi porque sé que Cristo compró la parte faltante que me impedía cumplir con la ley. Cristo lo hizo posible de tal manera que para mí es un imposible cuando lo trato de hacer en la carne. Ahora solo necesito ese espíritu de hijo para entender esta realidad. El espíritu de esclavo siempre me va a engañar y nada será suficiente para poder cumplir con estas demandas de la ley o legalismo.

 

Esta realidad no solo sucedía con los religiosos, legalistas, algunos fariseos, etc. eso pasa en la actualidad en muchas iglesias cuando enfatizan que debes cumplir y hacer para merecer salvación y merecer bendición. Sin embargo pensando como hijo me doy cuenta que soy heredero de las promesas de Dios no porque alguna vez pueda cumplir con la ley. Sino que Dios me hizo hijo para que llevara el espíritu de su hijo. ¡El Espíritu de Jesucristo!  

 

 “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!”. Romanos 8:15

 

Ahora quiero que pienses en las veces que piensas como hijo de Dios pero luego regresas y te vuelves a los pensamientos de esclavitud. El esclavo es indigno y debe ganarse el salario, el hijo esclavo debe merecer la bendición. El hijo esclavo debe cumplir con requisitos y nunca podrá ser igual que el hijo libre. Hay hijos de Dios con mentalidad de esclavos y hay hijos de Dios con mentalidad de hijos libres. El ministerio de Jesus fue muy claro desde el principio:

 

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel”. Isaías 61:1

 

Siempre tendremos hijos esclavos del pecado, de la religión, del legalismo, de las demandas carnales, etc. Jesus vino a predicar que somos libres, que la cárcel de pensamientos erróneos que antes teníamos es falsa. Cristo es la verdad y vino a predicar la verdad, porque la verdad nos da la libertad que el mismo ganó e hizo posible con su vida. ¿Quien más que el autor de la vida para predicar la vida? ¿Quien mejor para predicar la libertad que el autor de la libertad?

¿Estás atrapado en una cárcel de mentiras de Satanás de esclavitud? ¿Estás preso de tus pensamientos de maldad? ¿Estás preso de tus pensamientos de culpabilidad o condenación? ¿Estás en una cárcel de religiosidad o legalismo? ¿Estás en una cárcel de pensamientos de esclavo(a)?

Cristo ya murió para que tú y yo recibiéramos el Espíritu Santo, Cristo murió para que recibamos el espíritu de hijos. Cristo dijo este es mi nuevo pacto, acepta este pacto recordando mi muerte y mi regreso a la tierra. Mi muerte fue para que recibieras el Espíritu de hijo.

 

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!”. Romanos 8:15

 

Eres bendecido por tener al que nos hace libres, a Jesucristo el Salvador.

¡Camina en libertad y en gozo!.

 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

¿DESEAS RECIBIR ESTOS MENSAJES POR TU CORREO? SUBSCRIBETE YA!

Enter your email address / Envianos tu correo electronico:

Delivered by FeedBurner

Bendiciones y escríbeme si estas siendo bendecido por este ministerio.

Cualquier comentario es bienvenido.

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Espíritu de Hijo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.