Avisar de contenido inadecuado

El oír con Fe

{
}

  TAGS:

“Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”. Hebreos 4:2

 

¿Qué es oír con fe? He visto muchas personas que escuchan los mismos mensajes y no pasa nada en su vida, no crecen, no maduran, no procesan la palabra de Dios para bien. Desafortunadamente viven una vida frustrada con ellos mismos y con Dios. Lo más normal es echarle la culpa a Dios y decir que la palabra no funciona o que Dios simplemente no los quiere oír.

 

Jesus habló de ello en la parábola del sembrador, si te das cuenta al final habló de tener resultados. Es maravilloso que Jesus explique esta parábola en Mateo 13:

 

“Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.  El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.  Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”. Mateo 13:19-23

 

El sembrador y la semilla son las mismas todo el tiempo, pero lo que cambia es el tipo de terreno o sea el corazón de las personas. La primer persona no se preocupo por entender, la segunda persona no dejo que la palabra echara raíz, la tercera persona ya había permitido que la palabra creciera pero no llega a dar fruto. Pero la cuarta persona, oye, entiende y da fruto. ¿Pero qué significa entender, echar raíz y producir fruto?.

 

 

La mente debe estar lista para recibir

 

La manera en que procesamos cualquier información es a través de la mente. La mente debe estar dispuesta para procesar la palabra de Dios. Las piedras y espinos son todo lo que impide una buena siembra y es lo que está en la mente. La mente nos hace aceptar o rechazar cualquier información que escuchamos.

En el campo la tierra se prepara para ser sembrada. Antes que nada se quita todo aquello que pueda afectar la siembra y finalmente la cosecha. Cualquiera que predica la palabra de Dios es un sembrador y la semilla es la palabra de Dios. Esa semilla tiene la característica de dar fruto y multiplicarse.

 

El corazón debe estar listo para recibir

Según la biblia el corazón representa el centro de todo nuestro ser, la biblia no específica un lugar específico dentro del cuerpo o sea no se refiere al órgano del cuerpo, pero habla mucho del corazón. La biblia habla de pensamientos, de intentos, de que el corazón guarda cosas, esta parábola en especial especifica: “Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón”.

 

  TAGS:

 

La palabra de Dios habla directamente al corazón, no a la mente, la mente nunca entendería las cosas de Dios. Pero el corazón tiene otro tipo de entendimiento, discernimiento, decisiones y emociones. Cuando le das la oportunidad de razonar a tu mente lo más seguro es que te robara lo que fue sembrado en el corazón.

La mayoría de la gente no entiende la evolución, más sin embargo la acepta, la mayoría de la gente no entiende la astrología, mas sin embargo la acepta. ¿Por qué no aceptar el evangelio de Dios?

 

Las decisiones importantes se toman al nivel emocional:

“Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza”.  

¿Cuántas cosas hay que nos pueden causar aflicción? ¿Cuántas cosas podemos considerar como persecución? Sin embargo estas dos cosas nos pueden perturbar el corazón. La aflicción y la persecución son tratadas a nivel emocional. Una ofensa duele en el corazón, no en la mente, un desprecio duele en el corazón no en la mente. Un menos precio duele en el corazón… ¿cuántas cosas pueden dañarnos emocionalmente y causar aflicción? ¿Cuántas cosas nos pueden atacar por nuestra manera de pensar o actuar?

Cuando la gente no piensa igual que tu normalmente te desprecia. Esa manera de pensar puede significar una presión mental o emocional.

“Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”. Hebreos 4:2

 

Todos podemos escuchar la misma palabra de Dios, pero no todos la tomamos por igual.

 

“El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.  Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno”.

   

 

Finalmente podemos decir que la misma semilla fue sembrada pero el terreno no estaba dispuesto, o sea tu corazón. El afán y las riquezas puede ser una mentira que entra por la vista y te roba lo que fue sembrado en el corazón.

 

  TAGS:

 

 

Cuando tu corazón decide creerle a Dios y poner en práctica su palabra, estás oyendo con fe. La palabra de Dios es una semilla que tomara un tiempo en germinar y dar su debido fruto. La buena tierra representa el corazón que oye con disposición y busca entender la palabra, entonces da fruto y produce un provecho. Produce bienestar, produce éxito, produce un resultado favorable. Pero es necesario que la semilla muera y de fruto.

 

“Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”. Romanos 10:10

 

 Es tu corazón que convence a tu mente que la palabra de Dios es verdad y tu boca confiesa simplemente lo que has creído con el corazón. Cuando la palabra de Dios sea expuesta prepara tu corazón para oír con fe. Cuando escuches la palabra tu fe debe estar lista para oír y veras la gloria de Dios manifestarse porque has creído y tu fe dará fruto.

 

 

Bendiciones

 

Escríbeme si estas siendo bendecido por este ministerio.

 

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

{
}

Álbum de fotos de El oír con Fe

3 de 3

Ver fotos de El oír con Fe

{
}

Comentarios El oír con Fe

Bendecido, gracias por compartir esa verdad tan grande , si todos oyeramos y creieramos de verdad no existirian diferencias religiosas pues  seguimos un unico y verdadero salvador Jesucristo nuestro Señor. Saludos
alfredo cuadros alfredo cuadros 20/07/2012 a las 17:12

Deja tu comentario El oír con Fe

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.