Avisar de contenido inadecuado

Destrucción de Fortalezas (Ideas Falsas)

{
}

Destrucción de Fortalezas (Ideas Falsas)

“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” 2 Corintios 10:4-5

Este versículo habla de una lucha, una batalla, entre nuestra naturaleza, y la naturaleza de Dios, o sea la forma de ser nuestra y la forma de ser de Dios. Nuestra naturaleza pecaminosa y la naturaleza sin pecado de Dios. Dios quiere que tú seas feliz y goces de sus bendiciones, pero mientras no hagamos lo que Dios quiere, no podremos alcanzarlo. Nuestra naturaleza busca las cosas que aparentemente son buenas pero nos alejan de Dios, resultan ser letales. Incluyendo las fuerzas del mal que nos atraen y nos arrastran lejos de Dios. Eso nos mantiene en la lucha contra nuestro deseo de ser felices y no poder alcanzarlo.

¡Nuestros obstáculos más grandes están en nuestra mente, en forma de argumentos o ideas!

Esta  lucha principalmente se encuentra en la mente, en ideas y formas de ser, hábitos, lo que hemos aceptado y hemos aprendido o alguien nos enseñó desde pequeños o simplemente así lo interpretamos, aunque en realidad no sea cierto. Satanás, sus demonios, la sociedad, la familia, etc. se han encargado de ponerlas en nuestra mente. También son decisiones que nosotros tomamos hace muchos años tal vez, son votos internos como: “yo nunca me dejare humillar por nadie”, “nunca me voy a dejar humillar por un hombre (esposo/a)”; “voy a demostrarle a mis padres que yo si puedo y no necesito de nadie”, etc, etc. Esas ideas falsa, formas de pensar, ideologías, votos internos o hábitos se hacen tan fuertes que son muy difíciles de arrancar de nuestra mente, algunos ya forman parte de nuestro subconsciente y de nuestra vida diaria, de nuestra forma de ser. Han estado con nosotros muchos años:

“Ya las hemos aceptado en nuestra vida, aun cuando nos hacen daño”

Esas ideas erróneas y malévolas, se han arraigado tanto en nuestra forma de ser y en nuestra mente, que la biblia les llama “fortalezas”, como las grandes murallas que se construían alrededor de los castillos antiguos y servían de protección contra los ataques de extraños, difíciles de penetrar y derribar. Esos castillos, murallas o fortalezas las hemos construido a lo largo de nuestra vida o dejamos que Satanás las pusiera) y ya están en nuestra mente o subconsciente muy arraigadas. Aparentemente, “Son para nuestra protección y para justificar nuestra manera de ser y de actuar”. Solamente hay una cosa que las puede derribar, que las puede cambiar y las puede eliminar por completo ya que son muy difíciles de derrumbar, y ese es el poder de Dios.

Es el poder de Dios a través de las armas espirituales que son poderosas para la destrucción de fortalezas, esas armas espirituales están a nuestro alcance y son la oración, las verdades de la biblia y meditación en su palabra, la adoración a Dios, y el ayuno espiritual en las más fuertes. Será una lucha espiritual usando las armas de Dios. Dios nos las dio para que tú y yo arrebatáramos la bendición que nos pertenece de las manos del enemigo. Para que puedas vivir libre y en un propósito definido para tu vida.

No es sino hasta que entramos en esta dimensión espiritual que podemos empezar a creer y la victoria se puede hacer realidad, de ninguna otra manera se puede lograr. Aceptar a Dios, es aceptar su palabra y sus mandamiento. Jesus dijo “la verdad os hará libres”. ¡El conocimiento de su Verdad nos hace libres! Dios así lo estipuló, es su manera de hacer las cosas en nosotros, date cuenta de la importancia de esto:

“Una instrucción que es igual para todos, que Dios lo dejo escrito en su palabra al alcance de todos.”

Busca a Dios con toda sinceridad, emplea las armas que Dios nos dejo. Yo personalmente hice esta oración por mi mismo durante algún tiempo, ¡es una batalla y toma tiempo, no es fácil derribar fortalezas!, todos los días orando para que Dios derribará toda fortaleza en mi mente y leyendo la biblia. Y Dios derribó muchas fortalezas en mí mente y en mi vida, luego oré por mi esposa igualmente de manera constante. No recuerdo si fue un mes o dos meses pero todos los días oraba de esta manera y me dedicaba a leer la biblia. Yo personalmente vi como se cayeron las fortalezas en mí vida, de la vida de mi esposa y de toda mi casa.

Muchos ejemplos son: Falta de perdón, odio, envidia, rencor, pecados sexuales, inmoralidad, mentira, abuso, brujería, violencia, complejos, alcoholismo, maldiciones, drogas, depresión, queja, ignorancia, todo lo que tú sabes que te aleja de Dios, todo lo que te consume por dentro y te hace daño puede ser una fortaleza en ti o en tus seres queridos. Aun adicción a la tristeza (melancolía), a la violencia, a las personas (si hay adicción a la aceptación de las personas), al alcohol, drogas, etc.   

“Todo lo que tú sabes que te aleja de Dios, todo lo que te consume por dentro y te hace daño.”

Tú lo sabes dentro de ti, que eso te está alejando de Dios, eso es una fortaleza. Pídele a Dios, pídele a Jesus y su Espíritu Santo que derribe toda fortaleza en tu mente y en tu corazón, dile que estas dispuesto a obedecer y actuar en su palabra, no en tus pensamiento, no en tus creencias o tu forma de ser, sino en lo que El te pide hacer en su palabra. 

Por ejemplo si tu problema es la falta de perdón, busca pasajes bíblicos relacionados con el perdón, medita en ellos y busca que es la falta de perdón. La palabra de Dios dice en cuanto al perdón hacia las personas o hacia Dios:

“mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”. Mateo 6:15

Este verso claramente dice que si uno no perdona, Dios nuestro Padre tampoco nos perdonara. Es decir iremos al infierno por no perdonar y Dios no nos puede perdonar. ¡El no puede actuar en contra de su misma palabra!.

 “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas. Mateo 18:21-35

    Si no perdonamos somos entregados a verdugos que no nos dejan en paz y nos atormentan, debemos perdonar. Perdonar significa “romper cuerdas o soltar cuerdas”. Así cuando nosotros perdonamos, nos soltamos de la persona que nos tiene amarradas o atadas por nuestra falta de perdón, por eso siempre hay un lazo en nuestra mente con las personas que no hemos perdonado.

Has esta oración de todo corazón, actúa sobre lo que la biblia te pide hacer, después con tus propias palabras dile a Dios que quieres que te libere y destruya toda fortaleza en tu mente y en tu corazón:

Oración (ejemplo):

Padre Dios, estoy aquí delante de ti humillado(a), pidiéndote perdón por mis pecados, mi corazón ha estado alejado de ti, yo sé que he pecado y merezco la muerte. Pero tú dices en tu palabra que si confesamos nuestros pecados tú eres fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de todo pecado y de toda maldad.

Límpiame en esta hora, límpiame de:………………………………………………… Yo confieso mi pecado de ……………………………… y te pido perdón. Yo confío en la poderosa sangre de Jesus y creo que tu sangre es el pago de mis pecados. Te doy gracias por tu sacrificio en la cruz. Perdóname y límpiame de toda maldad. Lávame más y más de mi maldad.

Padre yo te pido que derribes toda fortaleza en mi vida, todo engaño del enemigo en mi vida, yo reconozco mis fallas y te pido que me perdones. Derriba todo fortaleza con el poder de tu palabra y de tu Santo Espíritu. Derriba todo argumento, toda idea falsa, toda mentira, todo pecado y toda altivez que se levanta en contra de tu conocimiento, en contra de tu palabra. Yo me someto a ti y quiero obedecer tu palabra. Quiero ser obediente en el nombre de Jesus. Yo decido perdonar a las personas que me han ofendido.. decido perdonar a :………………………………………

Derriba toda fortaleza en la vida de mi hijo(a), esposo(a), familia, amigos, cúbrenos con tu preciosa sangre y que tu sangre nos libere de todo pecado y toda maldad. Yo me cubro con tu sangre preciosa y cubro a mi familia. Gracias por tu sangre derramada en la cruz.

Ahora Señor santifica todo mi cuerpo, todo mi ser, toda mi familia, mi hogar, mi casa. Yo recibo el poder de tu espíritu Santo, bautízame, lléname de Ti de tu amor y tu misericordia. Quiero ver tu gloria. Quiero ver tu rostro. Quiero ser un hijo(a) tuyo. En el nombre de Jesus, Amen.

Has esta oración todos los días, prepara un tiempo para Dios y la lectura de su palabra y pídele a Dios que guie tu oración y deja que el Espíritu Santo guie tu oración. Al poco tiempo vas a hablar con Dios por largo tiempo y El te va a guiar claramente y te hablara por medios que nunca imaginaste y serán tus propias palabras las que ores.

¡Veras la Gloria de Dios! ¡Dios se hará una realidad muy fuerte en tu vida! ¡Vas ver caer las fortalezas en tu vida y la vida de tus seres queridos como yo lo vi por el poder del Espíritu Santo!.

Abdielsalas@live.com

Escríbeme si fue de bendición.

{
}
{
}

Comentarios Destrucción de Fortalezas (Ideas Falsas)

Muy buena la meditación. Felicitaciones y adelante con lo que Dios ha puesto en tu corazón.
kque bendicion este tema verdad que trajo claridad a mi vida en muchas preguentas que le habia hecho al señor le bendigo  y que el señor le siga dando claridad en la meditacion de su palabra  gracias
ingrid ariza ingrid ariza 09/04/2010 a las 23:55
Bendiciones, te invito a leer otros temas que Dios me a permitido aprender.

muchas grasias por el blog,estado vatallando con fortalesas-o-areas de mi vida,realmente quiero seguir a Dios-quiero ser parte de su pueblo-y-llegar aser usada grandemente para su gloria
Dios te bendiga Maria del Carmen;

Dios nunca se da por vencido con nosotros, simplemente dejate ensenar por Dios y conoce al Espiritu Santo como tu amigo y maestro... el resto solo es permanecer buscando de El mas y mas... Bendiciones!

Gracias x visitar este blog!! 
si la destruccion de fortalezas es dificil pero no imposible estoy en ese proseco.
muy bendecida con esta refleccion DIOS lo bendiga rica y abundantemente.
carolina carolina 04/11/2012 a las 03:48

Deja tu comentario Destrucción de Fortalezas (Ideas Falsas)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.