Avisar de contenido inadecuado

En Cristo se rompen las maldiciones generacionales

{
}

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13

 

La obra de Cristo en la cruz o madero fue tan amplia que tardaríamos siglos en entenderla. Gracias damos a Dios y a su Espíritu Santo que nos guían y nos enseña cómo es su promesa. Pocas familias están consientes de las maldiciones generacionales y cuando escuchan estas enseñanzas se alarman. Solo Dios a través de su palabra y con la ayuda del Espíritu Santo puede descubrir al hombre su verdadera condición.

 

La maldición está en la naturaleza humana:

 

La ley de Moisés representa la condición del hombre, la ley fue dada a Moisés para revelar el comportamiento incorrecto de los humanos. Una persona puede ser legalista sin tratar de cumplir la ley de Moisés, pero dentro de su ADN hay un comportamiento legalista. Esto es algo natural ya que pertenece a la naturaleza humana. ¿Quién te condena? ¿No es caso tu propia conciencia? ¿Quien le enseñó a Adán que andaba desnudo?. La biblia enseña que el pecado entro en la humanidad a través de Adán y con el pecado la maldición.     

 

 

Cristo nos redimió de la maldición de la ley:

 

Cualquiera que sea el pecado del hombre trae maldición, la biblia dice que los pecados causan una división entre Dios y nosotros. El comportamiento de Adán después de pecar fue muy notorio ya que experimento vergüenza, miedo, temor, pero lo más grave de las consecuencias fue que ahora su mirada estaba poderosamente inclinada hacia el mismo. El comenzó a verse el mismo en una condición terrible, la maldición había entrado y por lo tanto sus consecuencias.

Dios a través de la ley le demostró al hombre la condición de pecado de la humanidad, el apóstol Pablo lo dice claramente: "¿Cómo sabríamos que estamos sin pecado? La ley nos guía a reconocer nuestra condición de pecado”.  

La obra de Cristo consistió en romper toda maldición proveniente del pecado. Cristo compró literalmente la maldición. Hoy en día hay gente que le quiere ayudar a Dios queriendo pagar parte de ese precio que Cristo pagó. Es un comportamiento natural de la carne, está en tu ADN. Redimir quiere decir comprar dos veces. Cristo compró doblelmente la maldición. Cuando Cristo murió en la cruz llevo el pecado de toda la humanidad. Cristo pagó por tu maldición ya no hay mas precio que pagar.

       

 

Las maldiciones generacionales son reales:

 

El príncipe de este mundo opera bajo la mentira, es decir pone maldición sobre las personas que no conocen la verdad. Esa mentira opera bajo los límites impuestos por Dios, por eso la maldición es predecible y el comportamiento de Satanás es predecible, porque está limitado por Dios. Todo aquel que se deja engañar por el príncipe de este mundo se condena así mismo por no creerle a Cristo.

 

“Y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.”Juan 16:11

 

Cristo pagó por las maldiciones generacionales:

 

Es a través de conocer la verdad que podemos rechazar la mentira de Satanás. Sin entender la obra de Jesucristo y conocer la verdad es imposible refutar los juicios de Dios, eso le da permiso a Satanás de operar en nuestra vida.

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13

 

Cristo se hizo maldición al recibir los azotes y morir para que los que él estaba comprando en la cruz, recibiéramos la libertad de la maldición. Ahora bien déjame aclarar cómo opera la ley no escrita en tablas si no en tu corazón. Hay una ley que te culpa y te engaña que si bien es de bendición y para bendición, también es para maldición a todo aquel que falla y no cumple. Eso está escrito en nuestras conciencias y el ADN natural. Eso le da derecho a las mentiras de Satanás de operar en la carne o mente pecaminosa.

Cristo nos libra de esta ley de condenación, de muerte y de maldición. Si tú estás consiente que esta maldición ha pasado de generación en generación, a través de enfermedades, de malos hábitos o de tragedias, de acuerdo a la biblia, tu familia esta engañada o atrapada bajo la maldición de la ley natural o carnal. La biblia dice que Jesucristo expuso las mentiras de Satanás públicamente, Jesucristo no solo dio a conocer su obra sino que también la de Satanás.

 

Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz. Y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”. Colosenses 2:15

 

¿Te das cuenta como Satanás opera bajo la mentira?, si tú le crees, entonces le das derecho legal para que opere poniendo maldición a tu vida. Si vives engañado es porque no le has dado oportunidad a la verdad de operar en tu vida. Satanás tiene permisos restringidos pero operando bajo los hijos de desobediencia a la verdad. Para obedecer la verdad hay que conocerla primero …

 

¿Quieres apropiarte hoy de esta verdad? ¿Quieres apropiarte de los decretos de Cristo? ¿Quieres apropiarte de la salvación tan grande que Cristo ganó en la cruz?. Anula las maldiciones al creer esta palabra y saca las mentiras de Satanás de tu familia.

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13

 

¡Cristo nos hizo libres! Libres de la ley de la naturaleza carnal:

 

“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. Romanos 7:6

 

Esta es la parte más difícil de entender, la ley que opera en tus miembros debe ser reemplazado por el régimen del Espíritu. El Espíritu ahora te dice que eres libre, pero la carne va a querer controlarte y mentirte que no eres libre. Eso regresará el domino y el poder a Satanás si tu se lo permites, ya que Satanás opera baja lo carne. ¡Satanás no tiene poder sobre el Espíritu!.

Debemos morir a la ley que nos engaña y no mantiene presos de la mentalidad de pecado, es decir la que no cree la obra de Cristo. Este tema continuara....

 

¡No te pierdas la segunda parte de este tema!

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley”

 

Escrito por Abdiel Salas

 

¡Que Dios te bendiga y sigue adelante, que nuestra fe no es en vano!  

 

Abdiel Salas

AbdielSalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

Delivered by FeedBurner

 

 Subscribete al Blog Cristiano de Abdiel Salas por Email

 

Blog Cristiano de Abdiel Salas

  

{
}
{
}

Deja tu comentario En Cristo se rompen las maldiciones generacionales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.