Avisar de contenido inadecuado

Cristo nos redimió de la maldición de la ley

{
}

 

Rompiendo maldiciones generacionales... segunda parte.

 

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). Gálatas 3:13

 

Mucha gente vive toda su vida lejos de Dios, siendo desobedientes y completamente perdidos y alejados de Dios. Pero de repente quieren que Dios les arregle su vida en un instante. Ellos ven a Dios como un amuleto o ven la palabra de Dios como un conjuro mágico que te libra de tus maldiciones. No es que Dios no tenga poder para hacerlo instantáneamente, pero la restauración y la sanidad total son un proceso que Dios tiene que llevar a cabo una obra completa y perdurable en el corazón del hombre.

En el tema anterior explique que Satanás opera bajo la mente carnal o pecaminosa. Opera bajo mentira y pone maldición aun en hijos de Dios por operar bajo el engaño. Cuando desconocemos la palabra y la obra completa de Cristo y nos dejamos engañar por Satanás. Cuando desconocemos la obra de Cristo, no se trata de conocer mucha biblia o letra, sino conocer la palabra por revelación de la obra de Cristo, al desconocer la verdad, entonces Satanás aprovecha esas oportunidades.  

 

 

El poder de la fe:

 

 ¿Tan necios sois?¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:3

 

Muchas veces comenzamos bien creyendo a Dios for fe, pero nuestra carnalidad nos arrastra de regreso a la carnalidad o legalismo. El legalismo que es el equivalente a vivir bajo la ley, la ley carnal nos engaña por ser parte de nuestra naturaleza o ADN. La ley carnal mezcla lo carnal y lo espiritual, trataré de explicarlo de la siguiente manera:

 

Cuando recibes la salvación lo haces por fe, es decir por creerle a Dios. Pero la religiosidad o engaño consiste en creer que tú lograras la salvación por meritos humanos. Hay religiones basadas en el cumplimiento de deberes para merecer bendiciones de parte de Dios. Si bien Dios bendice es por creer en su obra y no por hacer algo para merecer un beneficio de parte de Dios. Eso significa comenzar con la fe y despues regresar a la carnalidad.

 

 

La obra de Cristo es perfecta:

 

Cuando tú crees que tienes merito alguno, esto es tu carne te engaña y te hace creer que de ahora en adelante vas a recibir bendición porque estas en el camino de Dios. Realmente sigues siendo engañado y sigues acarreando maldición.

 

“Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús”. Gálatas 3:23-26

 

Ayo quiere decir maestro, la ley cumple su función al demostrarte que eres un pecador y nunca alcanzaras la salvación, la bendición, la justificación, la santidad, la libertad ni la paz por meritos propios. La ley Dios la hizo para demostrar al hombre la necesidad de un Salvador, de un libertador, de un justificador, de un santificador… de la vida eterna que se encuentra solo en Jesucristo.

La meta que Dios tiene para el cristiano legalista o carnal es que encuentre la verdad a través de Jesucristo. Es un proceso de crecimiento y es un proceso de sanidad completa.   

 

 

La carne cosecha maldición:

  

“Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” Gálatas 3:10

 

 El legalismo es inherente a la naturaleza de la carne, nuestra naturaleza carnal hace que caigamos en la esclavitud de nuestros propios pecados y mentiras de Satanás. Satanás no puede tocarte personalmente, pero si  sus dardos malignos de mentira y tal vez usando a otras personas, ellas si te pueden perjudicar. El Diablo te podrá zarandear pero no te puede destruir a menos que tu se lo permitas al creerle más a el que al mismo Dios.

 

El propósito de la ley fue para demostrarle al ser humano que con esfuerzos nunca podrá ser capaz de lograr lo que Cristo si pudo lograr. ¿Qué quiere decir esto? El propósito de la ley fue para demostrarle al ser humano que necesitamos de Cristo. La ley fue el guía para llevarnos a Jesucristo. Cuando encuentras a Jesucristo y te mantienes firme en la fe, no hay mentira que te pueda llevar cautivo.

Ahora que sabes la verdad, no permitas que tu carne te mienta. Cuando tu fallas en la carne la carne te miente y te lleva cautivo, quiere decir que cuando fallas, caes de la gracia de Dios. Esas fallas te mienten y te dicen que no mereces ser hijo de Dios. Ahora tu vida no depende de tu cumplimiento en la ley, sino que dependen de tu fe en Jesucristo.

 

 

Enseña estas verdades a tus hijos, ensénales las promesas a través del nuevo pacto. Jesus dijo:

 

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.” 1 Corintios 11:25

 

El nuevo pacto está basado en la obra completa de Jesus, no en tus obras o meritos. Es muy diferente trabajar como un hijo y obedecer como un hijo a obedecer y trabajar como esclavos por un salario. Recibe las bendiciones de Dios como hijo, recibe la libertad de toda maldición por ser hijo. No como el pago de algo que tú hiciste. Sino por ser regalo de Dios a través del nuevo pacto. Esto es por su cuerpo sacrificado y por su sangre derramada. !Somos libres de toda maldición por su nuevo pacto!.

 

“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.” Apocalipsis 12:11

 

 

¿Estás usando la palabra de Dios para derribar toda fortaleza? ¿Estás usando la palabra de Dios para derrotar toda mentira de Satanás?  ¿Estás usando la palabra de Dios para transmitir estas verdades a tus hijos? ¿Estás usando la palabra de Dios para derrotar todo ataque de Satanás?. Ningún argumento es válido frente al enemigo, ninguna credencial o merito alguno es válido. La falta de fe anula toda promesa de parte de Dios. ¿Estás maldiciendo tu vida al creer que la bendición te llega por ser muy cristiano? ¿Le estas dando poder al enemigo para que te zarandeé?

  

“Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.” Romanos 4:14

 

“Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” Gálatas 3:10

 

“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”. Gálatas 5:1

 

¡Cristo te redimió de la maldición, ahora camina en esa libertad que Cristo gano para ti!

 

Escrito por Abdiel Salas

 

¡Que Dios te bendiga y sigue adelante, que nuestra fe no es en vano!  

Cualquier comentario favor de escribirme. 

Abdiel Salas

AbdielSalas@live.com

www.abdielsalas.obolog.com 

"SUBSCRIPCION POR CORREO ELECTRONICO"

Delivered by FeedBurner

 

 Subscribete al Blog Cristiano de Abdiel Salas por Email

 

Blog Cristiano de Abdiel Salas

  

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cristo nos redimió de la maldición de la ley

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.