Avisar de contenido inadecuado

La convicción de lo que no se ve

{
}

  TAGS:

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Hebreos 11:1

 

            ¿Cuántas veces en la vida has querido estar cien por ciento seguro de tus decisiones? ¿Cuántas veces en la vida has tenido que tomar decisiones y no sabes si eso es lo mejor para ti? ¿A quien no le gustaría tomar siempre las mejores decisiones? ¿Pero imagínate estar ciego a las cosas que no sabemos si son las correctas o que más nos convienen? Imagínate tener una bola mágica y que siempre nos diga que hacer como en las películas. Muchos cristianos hijos de Dios vamos por la vida con mucha inseguridad batallando cada día porque no sabemos cuál es la voluntad de Dios. Estamos indecisos o estamos confundidos, a pesar de oír consejos todavía tenemos dudas de lo mejor para nosotros.

           Antes de continuar déjame decirte algo, si tuvieras un plan en tus manos que te diga cómo va a estar tu vida y que tienes que hacer y qué no hacer. ¿Lo harías? ¿Leerías solo los capítulos interesantes y los demás donde hay sufrimiento, tristeza o pruebas? ¿Borrarías algo y cambiarias los capítulos tristes? Pero ahora te pregunto ¿Dónde quedaría la fe?

 

Hay un canto hermoso que dice:



Quiero ser como un niño
Quererte por lo que eres
Volver a la inocencia
Y confiar en ti

Pero a veces soy desviado
Por mi voluntad de crecer
Me hago independiente

Necesito simplemente creer

No puedo vivir
Lejos de tu amor, Señor
No puedo vivir
Lejos de tus caricias, Señor
No puedo vivir
Lejos de tu abrazo, Señor ...
Abrázame ...

 

Abrázame por David M. Quinlan (Localízalo en youtube).

 

Somos dependientes de él

Déjame decirte que Dios te creo dependiente de él. Dios no creo al hombre para que fuera independiente. Siempre dependeremos de él y necesitamos de él para vivir y vivir de la mejor manera. Cuando Dios creó al hombre en el jardín del Edén inmediatamente lo buscó y estableció contacto con él. Nunca su intensión fue dejarnos solos y sin propósito.

 

La vida de fe tiene dos dimensiones importantes, la esperanza y la visión. Cuando el hombre pierde la esperanza y la visión esta vacio por lo tanto está condenado a terminar donde nunca se imagino. Pablo, ya para terminar su ministerio dijo así:

 

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 1 Timoteo 4:7

 

Los grandes hombres de Dios fueron movidos por una esperanza y una visión.

 

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Hebreos 11:1

 

Esperanza Certera:

 

Si yo te hablo por teléfono y te digo que mañana te voy a regalar un carro del año y es el automóvil que siempre habías soñado. ¿Me creerías? ¿En qué te basas parar creerme o no? Pues yo creo que basarías tu creencia en la relación o el conocimiento que tienes de mi. Ahora piensa en esto: ¿De dónde sacaron todas esas promesas los padres de la fe?

La esperanza era basada en la promesa que Dios les hizo de manera personal. La esperanza estaba basada en una relación con Dios. El creerle a Dios estaba basado en conocer a Dios y su amistad con Dios.

 

Hoy en día la religión te hace creer que hay requisitos y que hay métodos para alcázar las bendiciones y la promesas. Pero la relación con Dios te hacer ver que sin fe no hay esperanza, no puede haber visión. Por lo tanto la fe está basada en la relación con Dios y lo que Dios te promete personalmente a ti.

 

¿De dónde viene tu esperanza en la vida? ¿De dónde viene la confianza que tienes sobre un futuro? Si tu confianza esta en tu conocimiento y en tu teología, déjame darte malas noticias. !Eres religioso!. ¿De donde obtienes las fuerzas para vencer? ¿De donde sacas la esperanza para vivir? Observa la descripción de los grandes hombres y mujeres de fe:

 

“Por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. Hebreos 11:33-34

 

La certeza de que estas caminando bien solo vienen de estar en su presencia. Muchas veces buscamos y buscamos respuestas, pero Dios solo quiere que dependas de él y confíes que el está obrando a tu favor. Aun la paciencia que tienes al creer viene de él cuando estamos esperando en él.

 

Visión es la convicción de lo que no se ve

 

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Hebreos 11:1


             Cada cristiano debería tener una visón de que es lo que quiere en la vida. Esa convicción viene de Dios. Moisés tenía una visión y una convicción de lo que él quería y anhelaba. Quería que el pueblo de Israel fuera liberado, había en el una pasión por ser libertador de Israel. ¿Quien puso ese deseo en Moisés? Pablo tenía un celo por Dios desde antes de ser tocado y ser usado por Dios. ¿Quien puso ese deseo en Pablo? Dios puso deseos en ti. ¿Y tu estas descubriendo esos deseos puestos por Dios en tu vida?

 

                    Tal vez Dios no te de un plan detallado de tu vida, pero tal vez te de solo un punto en el horizonte. Tal vez el no te dé el panorama completo, pero ese punto en el horizonte no te dejara que te pierdas. Los grandes padres de la fe sabían a donde iban, tenía una esperanza y una visión de algo que no veían. Ese era el punto de referencia en el horizonte a pesar de sus errores, pero no perdían el rumbo porque veían ese punto en el horizonte.

  

Tener la convicción de lo que no se ve, es confiar en Dios viendo lo que nadie más ve, viendo lo que Dios te permite ver. Lo ves en tu espíritu y lo crees en tu espíritu. Ese es el punto en el horizonte es Dios guiandote.

 

“Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Mateo 5:2-3

 

Las bienaventuranzas son enseñanzas. ¿Por qué? Porque Jesus veía otra cosa en las personas. Veía el potencial de una persona cuando deja que Dios obre en su vida. El autor de hebreos dice de Jesus:

 

“El cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” Hebreos 12:2

 

Jesus con gozo veía el fruto de su obediencia al ir a la cruz. El podía ver millones de millares ir a la cruz reconociéndolo como su Salvador y Señor.

 

 Isaías 53:11 dice de él:

 

“Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho” Isaías 53:11

 

Jesus pudo estar seguro del porqué ir a la cruz. Aun cuando muchos no lo entendían en ese momento y quisieron persuadirlo de no ir a la cruz. El, como todos nosotros tuvo sus luchas en entender la perfecta voluntad del Padre. Pero salió de Getsemaní con la convicción de que era la única manera de redimir al mundo.

 

Vallamos a la presencia de Dios a recibir esa convicción de lo que no vemos, pero que podemos ver en nuestro espíritu por el Espíritu de Dios. Convencidos de que Dios produce el querer como el hacer por su buena voluntad.

 

 

Oración:

Padre danos esa convicción de que somos guiados por tu Espíritu Santo. Danos esa amistad de poder equivocarnos, pero consientes que tu estas con nosotros siempre y al final no vas permitir desviarnos. Padre encomendamos todas nuestras decisiones a tu voluntad. No permitas desviarnos a diestra ni a siniestra. Hoy como Job danos esa convicción de verte claramente. Y decir como Job dijo:

“De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven”. Job 42:5

Gracias Dios porque ahora vemos y entendemos tu plan maravilloso para nuestras vidas. Yo te pido que en estos momentos les des una visión diferente a las personas leyendo este mensaje. Dales hambre y sed de conocer más de tu palabra. En el nombre de Jesus. Amén.

 

Bendiciones, escríbeme!.

 

Abdiel Salas

abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios La convicción de lo que no se ve

Te felicito por este increible blog , fue de mucha ayuda , Yo te bendigo en el nombre del Señor !! 
Saludos desde Honduras 
Estefany Trochez Estefany Trochez 25/08/2012 a las 09:39

Deja tu comentario La convicción de lo que no se ve

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.