Avisar de contenido inadecuado

Ayudados por el Espíritu

{
}

 

“Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos. Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. Romanos 8:26-27

 

Miles de cristianos están batallando en sus vidas de oración o con en el rumbo de sus vidas. Hablan mucho del propósito de Dios pero en realidad están perdidos en sus propios asuntos y caminos. Como todos, tenemos necesidades, deseos e ilusiones y eso es bueno. Todos los seres humanos deseamos algo mejor y tenemos esperanza. ¡Que mejor que perseguir el propósito de Dios para nuestras vidas!. Pero la mayoría de los hijos de Dios no sabemos cómo pedir, es más me atrevería a decir que nadie puede orar la perfecta voluntad sin la ayuda del Espíritu Santo.

 

¿Vives una vida derrotada? ¿Has perdido la pasión por Cristo? ¿No conoces la voluntad de Dios para tu vida? ¿Sientes que has perdido el rumbo y no sabes hacia adónde vas?

 

La biblia dice claramente “El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad”, yo te pregunto en este momento ¿Estas siendo ayudado por el Espíritu Santo en tu oración? Observa que es en nuestra debilidad no en nuestras fuerzas o fortalezas. Es en nuestra debilidad que él se fortalece y nos ayuda.

Nota que en este capítulo 8 de Romanos, cuando habla de  espíritu y cuando está escrito en minúsculas se refiere al espíritu del hombre, pero cuando dice Espíritu con mayúscula se refiere al Espíritu Santo de Dios.

 

“El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

 

Aun cuando no sientas la necesidad de Dios o de orar, aun en esos momentos en el área espiritual están sucediendo cosas que desconocemos. Ahora bien que mejor que cuando estas consciente de la necesidad que tienes de Dios. ¡En ambos casos no sabemos cómo pedir! Tenemos una remota idea y creemos que sabemos lo que necesitamos, pero simplemente somos incompetentes. ¿Porque? Porque es en nuestra debilidad, es en donde no podemos, es en esas debilidades que todos tenemos de conocer el rumbo y propósito de nuestra vida y es en esas circunstancias que el Espíritu de Dios quiere ayudarte.

Muchos cristianos jugamos a los súper héroes pero en realidad hay momento en que se nos acaba la fe, la esperanza, las ilusiones, la confianza, nos sentimos derrotados y desanimados y es donde más necesitamos ver las cosas que ve el Espíritu Santo de Dios:

 

“Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.”

 

Se dice fácil pero esperar y aguardar por las promesas o que se cumpla la voluntad de Dios, no es tan fácil como se dice. Muchos oramos en nuestras fuerzas, en nuestro conocimiento, nuestra experiencia y nuestra confianza. Pero no es en nuestra confianza y nuestras fortalezas que debemos orar, debemos dejar que el Espíritu Santo dentro de ti interceda por ti:

 

“El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

 

 

Déjame decirte algo que te va a mover el tapete, te va a sacar de control o te va a espantar tal vez por lo que voy a decir. Hay muchos hijos de Dios que no saben orar en el Espíritu. ¿Y tú me dirás que es eso?. Pues en este último párrafo dice claramente que el Espíritu es el que intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Deja que el Espíritu Santo ore dentro de ti, usando tu voz y usando tu ser. Simplemente disponte a que el fluya dentro de ti. Empieza a hablar con Dios olvídate de las palabras no las prepares, no lo pienses es el Espíritu que quiere hablar e interceder por ti.

¿Cómo debemos pedir? ¿Cómo debemos orar? ¿Qué debemos orar? ¿Qué debemos decir cuando oramos en el Espíritu? La respuesta es sencilla, NO SABEMOS. Así que no te preocupes por saber.

Es por eso que necesitamos del Espíritu Santo para que nos ayude. En una ocasión estaba con mi esposa y no sabíamos como orar porque ella se sentía muy mal. El enemigo nos quería engañar haciéndole creer que tenia la enfermedad de la alta presión (eso habían dicho los doctores especialistas) y que ella iba a cargar con esa enfermedad por el resto de sus días por que era un problema hereditario.

Ella me dijo vamos a orar porque obviamente estaba agobiada por esta situación, y recuerdo que le dije vamos a orar en lenguas, en el espíritu. Ella nunca había hablado en lenguas y orado en el Espíritu. Pero se dispuso a orar, cuando comenzamos a orar ella no tardo mucho cuando desde su espíritu salió un llanto y expresiones que nunca había experimentado. Desde esa ocasión ella aprendió a orar en el Espíritu porque le dio lugar al Espíritu Santo que le ayudara a orar. Al poco tiempo ella dejo las pastillas, la medicina y ahora ella está sana de esa enfermedad completamente. ¡Gloria a Dios! ¿No es maravillosos?

¿Cómo debemos orar? No lo sabemos, pero contamos con la ayuda extraordinaria del Espíritu Santo.  Ahora mismo comienza a creer que el Espíritu brotara desde tu interior porque eres hijo de Dios y el Espíritu de Dios ya mora en ti. No lo hagas con la mente y el razonamiento ya que esto bloquea al espíritu y al Espíritu.

Así que no te preocupes que vas a decir, comienza a orar pidiendo la ayuda al Espíritu Santo. Es decir empieza con la mente pero poco a poco abandónate en la oración. Tal vez no suceda nada inmediatamente. Pero el tendrá paciencia de ti y fluirá desde tu interior como dice su palabra (Juan 7:38).

Aun si salen gemidos de tu espíritu no te asustes, es el Espíritu Santo que quiere ayudarte e interceder. Es tu espíritu clamando Abba Padre. ¡Papito!. No te asustes ¿Cómo llorabas cuando eras niño? ¿Recuerdas? ¿No acaso somos los hijos pequeños de Dios? ¿Si nosotros le podemos decir Papito, tú crees que él no nos diga también hijitos?

Me gusta la forma en que lo traduce la versión NVI:

 

“Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras”. Romanos 8:26 (NVI)

 

¿Porque debemos orar así?, la respuesta esta enseguida:

 

 “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”.

 

Porque Dios está en ti y él sabe cuáles son los obstáculos y debilidades que bloquean el hecho de que tú hagas la voluntad de Dios y por lo tanto seas bendecido. Pero no quiere que te centres en las debilidades tuyas, si no en las intensiones del Espíritu que ya están en ti. (Vuélvelo a leer). ¡Las intensiones del Espíritu ya están en ti, y el las conoce!.

 

“Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. Romanos 8:27

 

Si, las intensiones del Espíritu (mayúsculas) ya están en ti porque él las puso ahí. Pero hay una nube de confusión e indecisión que te aparta de saber y conocer la voluntad de Dios. ¿Cuál es la voluntad de Dios en este momento para ti?¿Qué hago con mi vida? ¿Hacia a donde voy? ¿Cuál es la voluntad de Dios?

La palabra interceder es alguien que ayuda, aboga o habla por nosotros. Entonces el Espíritu Santo nos conecta directamente con Dios Padre de tal manera que el Padre nos hace conocer su voluntad y comienza un fluir de esperanza, gozo, paz y amor en el Espiritu.

 

¿Estás recibiendo la ayuda del Espíritu Santo para orar? ¿Crees que esa ayuda sea para ti también? ¿Crees que el Espíritu Santo está lejos de ti?¿Estas en medio de una tormenta, una enfermedad? ¿Los doctores te desahuciaron y te dicen que esa enfermedad es hereditaria y ni modo ya es tuya? ¿Estás batallando para relacionarte con Dios? ¿No sabes cuál es la voluntad de Dios para tu vida? ¿Estás creyendo y luchando con las mentiras de Satanás en tu mente? Otra vez te vuelvo a preguntar ¿Cómo debemos orar? La biblia dice:

 

“No lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

 

Entonces necesitas la ayuda del Espíritu Santo. Déjate ayudar ahora mismo del Espíritu, el no te defraudara.

 

“ JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse? Pero en ti hay perdón, Para que seas reverenciado”. Salmo 130:3-4

 

Por un momento olvídate de tus pecados, enfócate en el Señor y si él te manda pedir por tus pecados pues pide perdón por ellos. Pero no te enfoques en tus pecados, enfócate en su misericordia y su perdón. Hazle reverencia por su perdón y misericordia.

 

En poco tiempo te encontraras orando en el Espíritu y ya no querrás regresar a las oraciones de siempre, sin fruto o centradas en ti por tu egoísmo. Pido al Espíritu Santo que te ayude en este mismo momento y que haga brotar la fuente que hay en ti de alabanza, de adoración, de oración e intercesión.

¡Todos tenemos esperanzas, todos tenemos necesidades, todos necesitamos del Espíritu Santo de Dios!. Así que comienza ahora…

 

Que Dios te bendiga abundantemente.

 

Escríbeme:

Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios Ayudados por el Espíritu

Especialmente, gracias porque el Senor te ha tocado y puedes transmitir su palabra, su deseo, su mandato... Nuestra madurez también viene de Él y es lo que nos hace tomar conciencia de la importancia que hay en buscar en cada milésima de segundo de nuestras vidas a Él, porque solo en su presencia seremos lo que es su voluntad...
Gracias, mi Se;or precioso, por escogernos como tus Hijos, y por haber escogido al hno. Abdiel
di di 04/05/2013 a las 22:39

Deja tu comentario Ayudados por el Espíritu

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.