Avisar de contenido inadecuado

¡Al fin una madre!

{
}

 

”Mientras él decía estas cosas, una mujer de entre la multitud levantó la voz y le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste. Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”. Lucas 11:27-28

 

 

Este pasaje me dio mucha risa cuando lo estaba leyendo, yo me imagino a esta mujer, al fin madre y pensando como una buena mama y en la gran bendición de ser madre. Al observar a Jesus en su sabiduría ella se sintió muy orgullosa de ser madre, me imagino que tomó suficiente aire y se preparó. Me imagino que ella se aseguro que todos la escucharan, se paro bien, agarro más aire y valentía y grito:

 

 

<<  “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste” >>

 

 

 

Imagínate esta escena en cámara lenta, yo me imagino hasta los pensamientos que pasaron por la mente de esta mujer. Al mismo tiempo ella inspirada por el sentimiento y la emoción de ser madre. Sin duda ella se asombró por la sabiduría con la que hablaba Jesus. Nadie más con un sentimiento de orgullo podría haber dicho esto.

Y es que lo que Jesus enseñaba tenía sentido, hacia lógica y aparentemente provenía de una mente ágil, sabia e inteligente. No se le entendía todo por supuesto ya que era complicado, pero ella estaba deslumbrada por el conocimiento de Jesus.

 

Jesus se volteo y con tono suave y amoroso le dice:

 

“Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”

 

¡Bum!, en ese momento Jesus suelta mas sabiduría e inteligencia. Jesus sabía que muchos no entendían la profundidad de las enseñanzas, al mismo tiempo Jesus estaba consciente de que mucha gente escuchaba, pero no estaba dispuesta a practicar la palabra de Dios. Exactamente pasa hoy lo mismo.

 

El ser humano tiende a ser superfluo, vemos pero no entendemos, oímos pero no interpretamos. Nos fijamos en cosas muy superficiales. Y no nos enfocamos en lo que realmente interesa. Más adelante Jesus le dice a la gente: “Generación mala”.

 

Yo no sé cómo te caería esta palabra a ti. Esta palabra es muy fuerte, esta palabra indica género, indica toda una raza, se refiere a toda la gente que está en la plenitud de la vida física. Y les llama generación mala. Jesus les replica:

 

“Esta generación es mala; demanda señal, pero señal no le será dada, sino la señal de Jonás”. Lucas 11:29

 

Una señal que indica que alguien no está escuchando, es que ese alguien que te habla de algo diferente a lo que tu estas tratando de explicar. Me he topado con personas que tú les explicas y por alguna razón no tienen la habilidad de escuchar y procesar la información. Antes de que tú termines de hablar ellos ya tienen una respuesta en su boca. Y nunca prestaron atención a lo que tenían que escuchar.

Pero déjame decirte, así estamos mucha gente. Cuando se trata de escuchar, no hacemos una pausa para tratar de entender. Estamos más ocupados con nuestros sentimientos y emociones que se nos va lo principal.  En este pasaje la gente buscaba señal y la señal la tenían en frente de sus ojos.

Yo me imagino a mucha gente “Señor mándanos una muestra de tu amor y de tu misericordia”, “Señor mándanos al Mesías, al Rey y Libertador”. ¡Y nunca lo vieron!. ¿Porque?

 

Dios, Jesus y su Espíritu Santo están hablando todo el tiempo a sus hijos, pero sus hijos están tan ocupados en sus cosas que no le ponen atención. Jesus dijo claramente:

 

“Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”

 

¡Ellos querían la señal que ellos querían ver, no la que Dios les enviaba! Ellos no podían ver a Jesus porque en su mente y en su corazón no deseaban ver al Mesías así como Dios lo envió. Sino que lo querían ver a su manera y para sus propios propósitos.

 

El deseo de Jesus es bendecir a las personas, pero las personas quieren la bendición a su manera, a su forma de ver las cosas. Quieren su señal y no aceptan la señal que viene de Dios. Quieren una señal con los parámetros de sus pensamientos y de sus emociones. Muchas veces la bendición esta tan cerca de ti y no la has visto. Solo presta atención, apaga el ruido de tus emociones y pensamientos. Y mira la señal que Dios te esta enviando.

Apártate del bullicio de tus pensamientos, del escándalo de tus emociones y lo ruidoso de tus creencias. No importa que estés en el lugar más ruidos o el más callado. Si no apagas el ruido de tus propios pensamientos, sentimientos y emociones, no puedes experimentar el oír la palabra de Dios. La voz de Dios. La viva voz de Dios.

 

Jesus te habla todo el tiempo y te dice:

 

“La felicidad esta en escuchar mi palabra y ponerla en practica”

 

Queremos las bendiciones de Dios pero no estamos dispuestos a obedecer lo que Dios dice, nos pasamos la vida escuchando mensajes, predicaciones y leyendo la palabra de Dios. Pero no estamos dispuestos a obedecer, queremos las bendiciones pero no queremos obedecer lo que Dios dice. Jesus fue claro y dijo:

 

 

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Juan 15:7

 

 

Jesus dijo:

 

“Pedid todo lo que queréis, y os será hecho”.

 

Pero cuantos podemos decir,” ¡Yo tengo todo lo que le he pedido a Dios!” ¿Sera que la palabra de Dios es mentira? La verdad de las cosas es que Jesus condiciona esta promesa:

 

“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros”.

 

La verdad de las cosas, nos gustan las bendiciones pero no nos gusta sujetarnos a la palabra de Dios. Simple y sencillo. Escuchemos y hagamos lo que Dios nos pide. Entonces seremos bendecidos, entonces seremos bienaventurados. Entonces pediremos todo lo que queremos y lo recibiremos. ¡Es promesa de Dios!.

 

Bendiciones!

Abdielsalas@live.com

{
}
{
}

Comentarios ¡Al fin una madre!

Eso es verdad la Señora estaba tan inspirada escuchando que no pudo contenerse de tanto conocimiento que escucho y su voz fue oida, xque ella queria que oyeran lo que ella estaba pensando, a mi me pasa haveces en la iglesia, que quiero decir algo o opinar, y me quedo callada, yo pienso que hay que pedirle a nuestro Señor que nos de segun su  voluntad de dar nuestra opinion ante cualquier tema que se este predicando.  En ese momento Dios la estaba observando y le dio esa respuesta Amen.
marina marina 19/03/2011 a las 20:56

Deja tu comentario ¡Al fin una madre!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.