Avisar de contenido inadecuado

Abre mis ojos

{
}

  TAGS:

“Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos”. Efesios 1:17-18

 

Sin duda una oración poderosa para nuestras vidas: “abre mis ojos Señor Jesus”. Sin duda Dios se revela de dos formas a nuestra vida. Por medio del conocimiento de la palabra, es decir por medio de la sabiduría y por medio de la revelación, o la iluminación del Espíritu Santo. Estas dos condiciones para poder ver la gloria de Dios las vemos presentes en muchas escrituras, como símbolos, como requisitos, para ver la gloria de Dios.

 

Hoy vamos a experimentar como se conjugan estas dos condiciones para entender, para conocer, para conocer nuestro llamado y la esperanza que tenemos en Dios. Dios diseño estas dos características para ir y tomar de su sabiduría y ser iluminados por el Espíritu de Dios, así participar de la esperanza y las riquezas de Dios.

 

I.- Veamos como Dios actúa en nuestra vida

 

“Sucedió que, mientras hablaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos; pero no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados. Lucas 24:15-16

 

La muy conocida historia de estos discípulos caminando hacia Emaús, estaba dominada por la decepción y la incredulidad. Tres días hacia que Jesus había sido crucificado, estos discípulos escucharon que Jesus había resucitado pero no creyeron. No dejaron que la sabiduría de Dios los iluminara, de tal manera que ni reconocieron a Jesus que caminaba a su lado.

 

Cuando cerramos nuestra mente a las cosas escritas en la palabra, ponemos una barrera en nuestros ojos espirituales para no ver. No vemos lo espiritual y por lo tanto no vemos lo que está pasando en lo físico.

Podría juzgar a los hermanos que están en esta condición, pero la verdad es que todos hemos estado en esta condición de no querer ver lo que Dios dice en su palabra. Jesus continúa platicando con estos discípulos y le dice:

 

¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! . Lucas 24:25

 

 Jesus no les reclama que no hayan creído el testimonio de los discípulos y las mujeres que fueron muy de manan y no encontraron el cuerpo de Jesús y habían visto la aparición de ángeles. Pero si les reclamo con cariño: “Topes y tardos de corazón para creer”.

 

Ellos de alguna manera habían cerrado su corazón para no creer, por eso estaba un velo operando en sus vidas para no ver y entender la revelación de Dios. El plan de Jesus fue ensañarles a creer, viendo la sabiduría de Dios reflejada en las escrituras.

Por eso lo primero que debemos hacer como hijos de Dios es creer plenamente en su palabra, permitir que el Espíritu Santo nos recuerde las escrituras donde hace referencia a su sabiduría.

 

“Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará”. 2 Corintios 3:14-16

  TAGS:

II.- Cristo es el que abre nuestros ojos

 

Cuando el velo es quitado entonces entendemos que Cristo se encuentra en todas las escrituras. Esto es tan difícil pero a la vez tan sencillo. Cuando tú encuentras este principio, entonces tu comienzas a buscar a Cristo en cada parte de la escritura. Jesus les enseno este principio a los discípulos de Emaús, que por cierto Emaús quiere decir aguas calientes o aguas termales (Es un SPA moderno).

 

¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. Lucas 24:26-27

Jesus hablando de él, pero sin que se dieran cuenta que él estaba hablando de él mismo. En otras palabras él les explico cómo encontrar a Jesus en la biblia. Dice que les explico Moisés y Los profetas… es decir la biblia de ese entonces, toda. Si Jesus les hubiera abierto los ojos en ese momento lo hubieran reconocido y entonces ellos lejos de entender las escrituras se hubieran emocionado mas viéndolo a él. Y no hubieran captado el punto de lo que Jesus quería lograr en ese momento, y es que creyeran plenamente en las escrituras cuando lo buscamos a él desde el principio (Génesis).

 

Es curios ver como ellos describieron a Jesus y como termina esta historia. La forma de partir el pan y como lo bendijo, esa era una característica muy peculiar de Jesus. En ese momento el desapareció.

Te das cuenta sus ojos fueron abiertos y ahora debían caminar en fe, creyendo plenamente en la palabra y sabiendo que ha resucitado y vive.

 

Cuando Cristo abre tus ojos lo ves con los ojos espirituales, cuando lees la palabra Jesus se hace real. Se manifiesta a las personas que han decidido abrir su corazón a él y deciden verlo en las escritura.

 

“Topes y tardos de corazón para creer”.

 

 Ahora dice de ti:

 

“Sabio  y rápido de corazón para creer”.

 

Ahora tus ojos espirituales han recibido revelación, tus ojos espirituales han sido sanados para ver. Es curios que muchas sanidades que Jesus realizo fueron para dar vista a los ciegos, sanar cojos y leprosos. Porque más que una condición física era una condición espiritual. Es decir el ciego recibió la vista física, pero también la espiritual. El cojo cambio su caminar pecaminoso y desviado como un lisiado espiritual, a uno con un camino parejo y sano espiritual de sus piernas espirituales.

 

“Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque tú eres mi alabanza”. Jeremías 17:14

   

Oración:

 

 

Gracias Padre por darnos la vista, gracias Padre por darnos la salud espiritual y la física. Te alabamos hoy. Padre yo te pido que abras nuestros ojos espirituales para verte. Queremos verte claramente y actuar en nuestras vidas, decidimos creer hoy en toda tu palabra. Buscarte siempre en las escrituras para recibir la revelación de tu palabra. Ahora Dios llénanos con tu Santo Espíritu. ¡Sananos de la vista y seremos sanos!. ¡Sálvanos y seremos salvos!

¡Te amamos Señor Jesus y te bendecimos hoy y siempre!

 

Abdiel Salas

Abdielsalas@live.com

 

 

{
}

Álbum de fotos de Abre mis ojos

2 de 2

Ver fotos de Abre mis ojos

{
}

Deja tu comentario Abre mis ojos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.